Wilfried Zaha, Israel como método electivo




Del 5 al 18 de junio se disputa en Israel una nueva edición del Europeo sub-21, escaparate óptimo para los jóvenes talentos del continente y antesala de una Copa Confederaciones que ha ‘secuestrado’ a alguna de las jóvenes estrellas de países presentes en la cita como Italia. A modo de presentación, desde esta página iremos presentando a los jugadores más destacados de las selecciones presentes en territorio hebreo durante el próximo mes. Stuart Pearce ha vuelto a reclutar a un grupo de jóvenes talentosos que tendrán la misión de poner fin a la maldición inglesa en un torneo que no conquista desde 1984. Tras el descalabro de la última edición en la que no fueron capaces de superar la fase de grupos, los pross querrán resarcirse en Israel. A ello intentará contribuir el talento de una de las estrellas emergentes del fútbol británico, el extremo Wilfried Zaha.

Así juega:

Zaha es un potente atacante con el descaro por bandera. Pura verticalidad, la improvisación constituye el primer mandamiento de su juego. “No elijo los regates, simplemente suceden” reconoce él mismo para definir su forma de comportarse sobre el terreno de juego. Y es que cuando la posesión del balón pasa por sus botas una sensación de peligro brota por rivales y compañeros. Aún con margen de mejora en la orientación de sus controles por un mejorable posicionamiento de su cuerpo en el momento de la recepción, cuando encara con el balón controlado es totalmente imprevisible por su amplio catálogo de recursos para el desborde. No confía demasiado en su pierna izquierda pero aún así está capacitado para salir por ambos perfiles tras el regate.

Elástico, Zaha es demoledor en la arrancada, con una inusitada facilidad para mantener una frecuencia de zancada altaZaha en carrera larga y un descomunal cambio de ritmo para dejar clavados a los zagueros. De excelentes condiciones atléticas, con espacios por delante es incontenible y los contragolpes representan el escenario predilecto para explotar todas sus habilidades. Abre el campo y recibe cerca de la línea de cal, pero el carril del ataque no representa una jaula para él y se mueve por casi todas las zonas del ataque. Atrae rivales y les elimina con su espectacular regate en carrera. Entiende el juego como un constante desafío al rival. Apasionado del duelo individual, enseña el cuero, invita a su marcador a arrebatárselo para terminar alejándole de su alcance con un rápido movimiento de piernas.

Su confianza en el regate le conduce al individualismo en algunas ocasiones, aunque su toma de decisiones no acostumbra a ser una rémora para el colectivo. Malabarista, a su poderío en el regate añade un buen disparo desde media distancia que le permite aportar en el aspecto anotador, un apartado de su juego en el que aún no explota todo su potencial. Anárquico y fantástico a partes iguales, ofrece un alto rendimiento cerca de ambos costados pero la libertad que le otorga partir desde el flanco izquierdo le permite marcar diferencias. Recibe a pierna cambiada, se orienta de forma adecuada e inicia la diagonal hacia posiciones interiores realizando un eslalon sorteando contrarios a medida que se acerca al área, generando incertidumbre en los defensores y ventajas para sus compañeros de ataque. Capaz de ganar la línea de fondo con facilidad, saca provecho de la precisión de su golpeo para enviar certeros centros a la zona de castigo. Desequilibrio en estado puro, de su madurez dependerá el techo de su evolución.

Trayectoria:

Dazet Wilfried Armel Zaha nació en Abidján, la capital de Costa de Marfil, el 10 de noviembre de 1992. Comenzó su trayectoria futbolística en el ASEC Mimosas africano, aunque a los cuatro años ya se mudó con su familia a la capital inglesa. Instalado en Londres comenzó a jugar torneos infantiles con el Wimblendon hasta que el Crystal Palace le incorporó a su cantera. En el club de Selhurst Park fue escalando los peldaños de su cantera, compaginando su progresión con su desempeño en el combinado nacional inglés, hasta que las puertas del primer equipo se abrieron para él. Tras un año de aprendizaje, 2012 le sirvió para consolidarse definitivamente en el fútbol profesional. Tan destacadas fueron sus actuaciones que hasta Roy Hodgson le citó para estrenarse como internacional absoluto en un encuentro amistoso.

Una llamada que desató la polémica, puesto que sirvió para descubrir las dudas que el joven extremo albergaba sobre la camiseta de qué selección defender, puesto que Drogba había intentado convencerle para que dejase el combinado nacional inglés y optase por jugar para su país natal. Al no comprometerle de manera definitiva, decidió aceptar la propuesta de Hodgson y debutó al más alto nivel con la casaca de los three lions. Un bonito premio que iba a ser el preludio de una temporada de ensueño. Fichado por el Manchester United el pasado mercado invernal, permaneció cedido en el Crystal Palace y con sus espectaculares actuaciones ha conducido al ascenso a la Premier League. Una buena actuación en territorio hebreo puede ser la mejor declaración de fidelidad al país británico y supondría su carta de presentación a nivel continental.


1 Comentario

  1. Tesouro dice:

    Me gusta la foto.Segunda equipación del Crystal Palace. Buen artículo Iván.

Trackbacks/Pingbacks

    Deja un Comentario