Sandro despierta a España y la sitúa en semifinales




Francia será el rival en las semifinales de un combinado español que volvió a generar dudas

Sandro fue el protagonista de la victoria española

Sandro fue el protagonista de la victoria española

Los cambios reactivaron a un combinado español romo en ataque durante el primer acto

Un testarazo del canario Sandro Ramírez inició la remontada española y puso la primera piedra de una trabajada victoria difícil de imaginar tras una discretísima primera mitad de los discípulos de De la Fuente. Holanda, necesitada de los tres puntos tras la contundente derrota sufrida ante Portugal la pasada jornada,  fue más ambiciosa y trató de asumir la iniciativa del juego a través del dominio de la medular desde los compases iniciales. España volvió a sufrir en el inicio de la jugada. Perezosa en la ejecución, sus pases eran previsibles y no batían líneas de presión con asiduidad. Una falta de fluidez que tuvo su origen en el posicionamiento de sus jugadores, excesivamente distantes, generando una abismal distancia entre líneas que dificultaba todos sus ataques. Los pupilos de Van Zwam se asomaban más a las inmediaciones del área rival gracias a su mayor intensidad, pero los problemas de conexión con su referente ofensivo impedían amenazar a un sobrio Rubén Blanco

Lastrados ambos conjuntos por su falta de lucidez y profundidad, factores frecuentemente dependientes, los minutos fueron transcurriendo sin ocasiones de peligro, con el cuero lejos de ambas áreas. Por imprecisiones en el bando holandés y por falta de intensidad en el español, los zagueros completaron plácidamente la primera media hora de partido. Ningún atacante español fue capacidad de correr al espacio y el combinado volvió a reproducir uno de sus pecados capitales en Lituania, la poca velocidad en la circulación de balón por exceso de pases al pie. Los pupilos de Luis de La Fuente intentaron acercarse a la portería defendida por Van der Hart y fue entonces cuando se vieron sorprendidos por el contragolpe holandés. Ayoub envió un pase profundo al costado diestro a la carrera del incisivo Basacikoglu, quien ganó la espalda a Duarte y sacó un centro al segundo palo cabeceado al poste. Ayoub, metrónomo de los oranje e iniciador de la jugada remató a bocajarro y el despeje de Rubén Blanco fue remachado por Leemans para inaugurar el marcador

La respuesta del seleccionador español no se hizo esperar  y retiró a un zaguero como Jaime para dar entrada a Fede Vico, uno de los jóvenes más talentosos del combinado español. Todavía sin rastro del desequilibrio colectivo, España se aferró al talento individual y Sandro Ramírez puso en jaque a la zaga holandesa con una enérgica cabalgada finalizada con un zurdazo que el guardameta del Ajax abortó a través de una gran estirada. El tanto de Leemans despertó a los españoles, que subieron la intensidad y verticalidad de sus ataques, pero no lograron modificar el electrónico antes de que el colegiado les señalase el camino a los vestuarios. Tras la reanudación, los holandeses volvieron a mostrar su elevado nivel de tensión y solamente la determinación en la salida de Rubén impidió que ampliasen distancias.

Superado el susto inicial, España asumió el mando del encuentro y obligó a su rival a retroceder, pero siguió recibiendo avisos a balón parado. Un saque de esquina rebotado a la frontal fue recogido por Leemans y su zurdazo, tras ser desviado por Achachbar, fue rechazado por Rubén en un alarde de reflejos y originó un fulgurante contragolpe conducido por el enérgico Sandro que no pudo ser definido por Vadillo. Todavía con el susto en el cuerpo por una clara ocasión de Ayoub en una falta lateral, Sandro, el más destacado del combinado español, subió las tablas al marcador al rematar con un gran testarazo un servicio de Gayà desde el costado izquierdo. La entrada de Adama Traoré, como ya ocurriera ante Lituania, dinamizó el ataque español, que a falta de precisión asociativa encontró aire por los costados. Fue Vadillo, más activo desde su nueva ubicación en el costado izquierdo, quien culminó la remontada con un derechazo desde la frontal a la salida de un saque de esquina.

El segundo tanto fue una losa para los holandeses, que sin tiempo para digerir el vuelco en el marcador, recibieron un nuevo golpe cuando Fede Vico culminó en boca de gol una gran jugada del extremo de origen malí. Una absurda mano de Gayà permitió a Achachbar recortar distancias desde los once metros pero el gol solo sirvió para maquillar el resultado. Con la trabajada victoria, España accede a semifinales como primera de grupo y pleno de victorias, pero con alguna duda en el funcionamiento colectivo disipada por el talento de sus individualidades. El lunes, en la antesala de la final espera Francia, un combinado poderoso físicamente dirigido por el criterio de Rabiot.

Holanda: Van der Hart; Tete, Gravenberch, Kongolo, Woudenberg; Ayoub, Vloet, Leemans; Basacikoglu, Achachbar, Mahi (Chacon)

España: Rubén Blanco; Jaime (Fede Vico), Julio César, Borja López, Duarte; Íñiguez, José Rodríguez (Torró); Vadillo, Moi, Gayà; Sandro Ramírez

Goles: 1-0 Leemans (min.36), 1-1 Sandro Ramírez (min.62), 1-2 Vadillo (min.82), 1-3 Fede Vico (min.83), 2-3 Achachbar (min.91)


Deja un Comentario