Salvados por la campana




Un postrero y afortunado tanto de Jesé dio el pase a los cuartos de final

Jesé fue el autor del definitivo 2-1

Jesé fue el autor del definitivo 2-1

Denis y Suso cambiaron la cara al combinado español

Con mucho sufrimiento y en el tiempo de prolongación. Así se deshizo España de una selección mexicana que cortocircuitó el juego español en muchos tramos del partido. El rival era un dardo envenenado para España y muy pronto se puso de manifiesto que el duelo no se iba a resolver del bando español sin hacer méritos para ello. En las previas se calificaba al combinado azteca como gigante dormido, pero Almaguer se encargó de darle volumen al despertador. Cuando aún se situaba sobre el terreno de juego, a España le cayó el primer jarro de agua fría. Raúl López demostró la precisión de su pierna diestra y envió un enroscado centro al segundo palo. Allí apareció Arturo González, quien, tras coger desprevenido a Manquillo, conectó un potente zurdazo que se coló en la portería de un Sotres dubitativo en la salida. Sin tiempo para acusar el golpe, España se puso manos a la obra para revertir la situación, pero le costó encontrar los huecos en el ordenado entramado defensivo mexicano.

Solamente Alcácer se aproximó a la meta de Richard Sánchez ganando la espalda a los centrales con un buen desmarque, pero su remate no se dirigió entre los tres palos. Cuando los de Lopetegui empezaban a establecerse en campo contrario se produjo la reacción mexicana. Primero fue Espericueta el que se descolgó para estrellar un zurdazo en el larguero. A renglón seguido, aún con el susto en el cuerpo, un error en la salida de balón, talón de Aquiles de los de Lopetegui en tierras turcas, obligó a Sotres a estirarse para enviar a saque de esquina un disparo de Corona. España exponía asociación y voluntad de verticalidad pero pecaba de falta de velocidad en la circulación y la generosidad en las coberturas de los pupilos de Almaguer dificultaba la generación de ocasiones de peligro. Los jóvenes españoles se atascaban ante la poblada muralla azteca, con el agravante de tener que mirar de reojo los vertiginosos contragolpes conducidos por el bullicioso Corona. Con Jesé y Deulofeu maniatados ante las continuas ayudas de los centrocampistas de banda, el embudo formado en zonas interiores permitió vivir sin sobresaltos a Richard Sánchez.

Con ánimo de enmendar la espesa primera parte, España metió una marcha más y no tardó en disfrutar de su primera ocasión de gol en botas de Alcácer. Jesé arrancó con potencia y atrajo a la zaga mexicana para hallar el hueco y situar el cuero en el corazón del área. Una gran acción que no pudo ser culminada por el ariete valenciano, quien estrelló su disparo en el pie de Richard Sánchez. Cuando el choque parecía atragantársele a los de Lopetegui, con un Corona que era un dolor de muelas para los defensas españoles, apareció el balón parado para situar las tablas en el marcador. Suso botó un saque de esquina al primer palo y Denis cabeceó el cuero defectuosamente, pero le fortuna se alió con él, pues llegó hasta Derik, libre de marca, para empujarlo al fondo de la red.

El gol espoleó a los españoles, que mejoró en el juego entre líneas bajo las directrices de Suso y Denis Suárez, a quien solamente una estirada de Richard Sánchez impidió completar la remontada. Las perlas ibéricas de la Premier revolucionaron el choque y castigaron el entramado defensivo mexicano agrietado por el esfuerzo de los primeros setenta minutos. Los de Almaguer cada vez eran menos intensos en la presión y se vieron abocados a retrasar sus líneas ante el renovado ímpetu español. Los últimos minutos fueron un asedio que encontraron su recompensa. Alcácer avisó con un derechazo rechazado por el guardameta  mexicano con una espectacular estirada, pero el cántaro se rompió definitivamente minutos más tarde. Jesé, desapercibido durante la mayor parte del duelo, trazó una fantástica diagonal y envió un disparo desviado por Fuentes, un cambio en la trayectoria del balón suficiente para que se alojase en el fondo de la red. Fue el afortunado epílogo para un choque muy disputado que puso de manifiesto que la igualdad es el primer mandamiento en esta competición.

España: Sotres, Manquillo, Puerto (Suso), Derik, Bernat; Campaña, Saúl; Deulofeu (Denis), Oliver, Jesé; Alcácer (Llorente)

México: R. Sánchez; Abella, Fuentes (Morales), H. Marín, B. Hernández; Raúl López (Zamorano), Van Rankin, Espericueta, Arturo Glez (Luna); Corona, Bueno

Goles: 0-1 Arturo Glez (min.2), 1-1 Derik (min.73), 2-1 Jesé (min.91)


Deja un Comentario