Rusia, la rebelión de la chequera




No existe lugar para la duda, el campeonato ruso es una competición en notable progresión. Cada vez más influyentes en las competiciones europeas, el poderío económico de los magnates del petróleo se ha plasmado en los principales clubes del país, que han protagonizado una política de traspasos millonarios sustentados en sueldos astronómicos. Fichajes de campanillas que incrementan la competitividad del fútbol soviético pero que, en el otro lado de la moneda, dificultan la progresión de los jóvenes talentos surgidos de las siempre prolíficas academias de Europa del Este. En ese sentido, la clasificación para este Europeo sub-21 supone un buen escaparate para que los jóvenes del país se reivindiquen ante el eclipse al que se ven sometidos por los jugadores extranjeros en el campeonato doméstico. “Sólo los más fuertes jugarán, por supuesto que ellos necesitan jugar con regularidad en sus clubes” declara Pisarev en alusión al fenómeno que florece en su país.

Burlak es el líder de una zaga que deberá estar más concentrada que nunca para frenar el talento español

Burlak es el líder de una zaga que deberá estar más concentrada que nunca para frenar el talento español

Los jóvenes han llegado a Israel tras un camino no exento de sobresaltos. Primeros en un grupo en el que batieron a Portugal, superaron sin excesivas dificultades a Polonia en el play-off de acceso a la fase final. A lo largo del proceso clasificatorio se apoyaron en el acierto de Smolov, máximo goleador de esta selección con nueve goles que aprovechó el ascenso de Kokorin a las órdenes de Fabio Capello para erigirse en uno de los protagonistas del ataque de Pisarev.  Con el olfato del atacante del Anzhi se pudieron tapar las sensibles ausencias de jugadores de ataque reclutados por la selección absoluta. El técnico italiano ha citado a Dzagoev, la estrella rusa en Israel, y a Smolov para formar su expedición hacia tierras portuguesas y merma de forma notabilísima el potencial ofensiva de una selección que, al igual que realizó en la antesala del Europeo, deberá apostarlo todo a la carta del repliegue intensivo y la salida rápida al contragolpe.

Con las injerencias de Capello, Pisarev afronta su estreno en la competición sin sus futbolistas más desequilibrantes pero con la ventaja de poder contar con una base sólida cimentada en el sacrificio colectivo. Zabalotniy será el encargado de custodiar el marco y pretende resarcirse de las pocas oportunidades que le brindan en su club. Él deberá ordenar una zaga en la que destacan el contundente Burlak y el experimentado Schennikov, que siempre trata de ofrecer profundidad por el carril zurdo. Una vocación ofensiva que no acostumbra a mostrar Tsallagov, un lateral al que los extremos acostumbran a ganar la espalda con facilidad, provocando de esa manera una vía de escape en la poblada zaga rusa. El zaguero del Krylia Sovetov es el eslabón débil de una línea defensiva que probablemente completará Belyaev, compañero de Burlak en las categorías inferiores del Lokomotiv que se ve beneficiado por la ubicación de la retaguardia con pocos metros a su espalda.

“Debemos cerrarnos bien y estar bien y estar muy juntos, presionar y ser rápidos a la contra” afirma Denis Cheryshev, canterano madridista y conocedor profundo de la riqueza técnica de los jóvenes españoles. Por ello, y dado que en muchos momentos del play-off ante los checos demostraron sentirse cómodos sin la posesión del cuero, casi con total seguridad Pisarev entregará la iniciativa en el juego a los pupilos de Lopetegui. La medular rusa deberá exprimir sus conocimientos tácticos y su concentración para no conceder huecos a unos centrocampistas españoles especialistas en hallar líneas de pase. Para llevar a cabo con éxito esa labor será capital el desempeño de Petrov. El centrocampista del Krasnodar ha liderado la medular soviética durante toda la fase de clasificación y llega al debut con confianza tras sus buenas actuaciones en últimos amistosos. Para acompañarle deberá mostrar su sacrificio Kirillov y cabe la duda de Pisarev apostará por poblar la medular con Zotov o se atreverá a alinear a Yakovlev (goleador en el amistoso disputado en Alcorcón ante España) para lanzar los contragolpes con su buen golpeo a cambio de perder un activo importante en la presión.

Como nexo principal entre el centro del campo y las posiciones de remate ejercerá Shatov, descartado de la convocatoria de Capello a última hora y que apunta a titular en el flanco derecho esta tarde en Jerusalén. El versátil centrocampista del Anzhi ofrece desborde por la banda y ayuda a su lateral, además de contribuir con su potencia a las transiciones rápidas tan necesarias en un duelo como el que presumiblemente plantearán los rusos. En el otro costado Cheryshev, un extremo con una gran punta de velocidad al que le falta pausa para mejorar en la toma de decisiones que ha completado una magnífica temporada en la división de plata del fútbol español. Criado entre Asturias y Madrid, para él será un duelo especial y su objetivo es demostrar que no se equivocó optando por su país de ascendencia. Con la baja de Smolov, la referencia ofensiva rusa será Kannunikov. A la sombra de Kerzhakov en el Zenit, no tuvo el protagonismo deseado en el camino a Israel pero espera aprovechar esta oportunidad para demostrar su inteligencia en los movimientos y su instinto asesino. De su inspiración dependerá en gran medida las posibilidades de éxito en un exigente duelo que condicionará las opciones de clasificación rusas en el grupo más exigente.

Posible 11: Zabolotny; Tsallagov, Burlak, Belyaev, Schennikov; Shatov, Petrov, Kirillov, Zotov, Chereyshev, Kannunikov


Deja un Comentario