Premundial Sub-20 Concacaf: México supera a Estados Unidos con Cuba y El Salvador como sorprendentes acompañantes a Turquía




Corría el minuto 112 de la prórroga en la final del Premundial sub-20 de la Concacaf y toda la grada del Estadio Cuathemoc de Puebla entonaba el famoso ‘Cielito Lindo’ con el que la hinchada azteca celebra sus éxitos deportivos. Una vez más, la selección mexicana superaba a su rival irreconciliable en un encuentro decisivo y lograba prolongar una hegemonía que se establece de forma creciente en las diferentes categorías. Escudados en su condición de favorito y aprovechando que los jugadores destacados del combinado estadounidense ya habían regresado a sus respectivos clubes, los pupilos de Sergio Almaguer brindaron un nuevo éxito, no exento de polémica arbitral, a su enfervorecida afición.

Mexico sub 20

Los seguidores del ‘tri’ vibran con los triunfos de su segunda generación dorada, aquella que conquistó el Mundial sub-17 en un abarrotado  Estadio Azteca en verano de 2011. Los protagonistas de aquel histórico triunfo formaron la columna vertebral del combinado campeón en esta competición, extraordinariamente apuntalado con el ‘refuerzo’ del desequilibrante ‘Tecatito’ Corona, quebradero de cabeza para todos los zagueros presentes en el certamen. Si el dinámico atacante de Monterrey fue la piedra angular del campeón en ataque, igual de capital fue la jerarquía y el liderazgo de Antonio Briseño, inexpugnable a lo largo de la competición y apareciendo en las jugadas de estrategia en el apartado ofensivo en momentos decisivos como las semifinales. El central del Atlas confirmó que no lleva el brazalete de capitán por casualidad y fue designado de forma merecida como mejor jugador del torneo.

Tanto Corona como Briseño fueron los pilares sobre los que se sustentó el sólido conjunto campeón, pero Almaguer contó con las apariciones goleadoras en el momento de mayor trascendencia de futbolistas llamados a ser importantes como Julio Gómez y Espericueta. Ambos, reyes juveniles mundiales como su capitán, pusieron las expectativas altísimas hace algo menos de dos años pero ahora viven un proceso de estancamiento en sus respectivos clubes que preocupa a todos los analistas. Aún así, dejaron destellos de su potencial que indican un posible impacto determinante en el próximo Mundial de la categoría. Sin un futbol tan vistoso como acostumbran pero ofreciendo una versión más compacta y pragmática, algo que refleja el Guante de Oro obtenido por Richard Sánchez, superaron a sus rivales confirmando el dominio en su zona territorial.

A la altura azteca, incluso un peldaño por encima en algunos tramos del torneo, estuvo Estados Unidos. Caracterizada por la sangre latina de la amplia mayoría de sus integrantes, los pupilos de Tab Ramos se mostraron como un conjunto agresivo en ambas facetas del juego, intenso y vertical para dejar atrás los últimos desastres en los últimos procesos clasificatorios del Mundial sub-20 y los JJOO. Stanko, Trapp, Villarreal y Luis Gil fueron los puntales de un conjunto que recuperó su confianza y promete ofrecer un buen relevo dentro de un emergente fútbol estadounidense. El primero aportó su elegancia y buena formación técnica para ofrecer una salida limpia desde atrás, Trapp hizo funcionar al colectivo desde la sala de máquinas con su variedad de registros y su sacrificio a la hora de emplearse sin balón. Villarreal y Luis Gil fueron el elemento diferencial en fase ofensiva. Su atrevimiento, su buen golpeo de balón, su inteligencia llegando desde segunda línea y talento para materializar las ocasiones ofrecieron el plus competitivo necesario para el combinado de las barras y las estrellas.

Completando el póker de clasificados para el Mundial sub-20 del próximo verano se concretaron las sorpresas. Canadá y Honduras, tradicionales acompañantes de México y Estados Unidos, no cumplieron las expectativas y se vieron superadas por El Salvador y Cuba. Bajo la dirección de su capitán René Gómez, los salvadoreños conquistaron una tercera plaza que selló el billete para tierras turcas. Un territorio que también visitarán los jóvenes cubanos después de hacer historia llegando hasta semifinales. Los goles del espigado Maykel Reyes fueron aval suficiente para hacer realidad la utópica clasificación cubana.


Deja un Comentario