Noruega, verdugo de los grandes




Tras eliminar a Francia en la fase de clasificación, elimina a Inglaterra tras un serio partido. Italia se pasea ante el equipo anfitrión y se postula como firme candidato al título.

Inglaterra-Noruega:

Dos equipos que se jugaban las castañas en este partido tras no conseguir resultados positivos en la primera jornada. Inglaterra tras su derrota contra la favorita Italia, no se podría permitir otra derrota, que supondría mandarlos a casa antes de lo esperado. Noruega en cambio, dio buenas sensaciones ante Israel pero jugar casi toda la primera parte con uno menos lastró mucho sus posibilidades de victoria y el empate en el último minuto se dio por bueno. El partido comenzó según el guion esperado, mucho balón largo a espaldas de los defensores por ambos equipos y aprovechar los centros y segundas jugadas para crear peligro. Inglaterra salía un poco más enchufado en los primeros minutos, con rápidas incorporaciones por el carril zurdo del lateral Rose y la habilidad regateadora en la banda derecha de Ince, pero sin excesivo peligro para el guardameta vikingo Haskjold. Noruega, bien plantada en defensa, sobrevivía a base de balones bombeados al área rival, en una estupenda representación del “Catenaccio” italiano.

En una de estas incursiones por banda, Noruega pondría en 1 a 0 en el marcador, tras un balón colgado a la zona de peligro y con algo de barullo, Berge conseguía golpear el balón y colocarlo al fondo de las mallas, tras superar un mar de piernas que impedía la visibilidad al meta Butland. A priori saltaba la sorpresa. Noruega con un fútbol efectivo y sin hacer mucho para merecerlo, se ponía por delante en el partido. Inglaterra seguía dominando el esférico pero Berget, en un despiste defensivo, colocaba el segundo para su equipo con una gran volea dentro del área. Sin apenas esfuerzo, los pupilos de Skullerud conseguían una renta más que apetecible.  Caulker pudo reducir distancias pero su gol sería anulado por fuera de juego. Finalizaba la primera mitad con una pobre imagen del combinado británico y sin la aparición en juego de su estrella Zaha.

Magnus Eikrem

Magnus Eikrem ha sido el baluarte de Noruega en el día de hoy

Pearce motivó a los suyos durante el descanso, que salieron a comerse a los vikingos. Ince en una jugada personal remata fuera de la portería y Henderson empala una volea desde 20 metros que logra despejar el guardameta. En apenas cinco minutos Inglaterra había tenido dos buenas ocasiones para igualar la contienda pero Noruega, bien plantada en el césped, lograría sentenciar tras una jugada por la banda de Pedersen que culminaría con un gran golpeo de interior al fondo de las redes Eikrem. Jarro de agua fría para los ingleses que veían como su participación en el torneo llegaba a su fin.

Todavía no estaba nada acabado, en el minuto 60, penalti a favor de Inglaterra de Berge a Dawson tras un agarrón claro en un saque de esquina. El propio Dawson se encargaría de transformarlo  con absoluta maestría pegado al palo, donde nada pueden hacer los porteros. Esto daba vida al equipo de Stuart Pearce, pero sus ataques ante la bien posicionada defensa nórdica obligaban a jugar balones largos a la cabeza de Wickham, recién salido en la segunda parte. Una ocasión de Zaha que impacta en los testículos de un defensor y un cabezazo de Henderson rozando el palo a cinco minutos del final, es lo más destacado que sucedería en el último tramo del encuentro. Con el resultado final de 1-3, Inglaterra es la primera selección en irse a casa, mientras que Noruega sigue soñando en este torneo con la posibilidad de alzarse con tal ansiado título.

Israel-Italia:

La cenicienta del grupo quería demostrar en este campeonato que no están de paso y, tras el fructífero empate cosechado ante Noruega en la primera jornada, se veían con ganas de dar la campanada ante la todopoderosa Italia. Unos italianos que después de vencer a su máximo escollo en el grupo como Inglaterra, es favorito en todas las quinielas para acabar liderando este grupo A.

Israel propuso un juego de presión a la salida del balón de Italia desde el minuto 1, por lo cual los “azzurros” no se encontraban muy cómodos en el campo. Apareció Verrati a desplegar su fútbol, asumiendo la responsabilidad del fútbol italiano. Poco a poco Italia se despegaba de esa presión y empezaba a encontrar huecos y generar peligro de cara a la meta hebrea. Insigne dispone de una ocasión que pone en apuros al meta Kleyman, sacando una prodigiosa mano que evitaría el primer tanto. Verrati seguía con su recital futbolístico, manejando el encuentro con mano firme.  Saponara abriría el marcador tras un buen golpeo en el borde del área. Se materializaba la superioridad de Italia. A partir del primer gol, Israel desapareció del partido y la selección de Mangia jugó a placer, más aún con la expulsión de Golasa, tras cometer una fea entrada. Roja directa e Israel que se le pone cuesta arriba el encuentro.

gabbiadini

Gabbiadini marcó un doblete en la goleada de Italia

Poco antes de finalizar la primera parte, Gabbiadini, que sustituía en la titularidad a Borini, correspondía la confianza depositada en él con un disparo potente y certero al fondo de las mallas. Llegaba el descanso con una Italia muy asentada en el partido e Israel, claramente inferior, todavía no había inquietado a la portería de Bardi.

El segundo tiempo transcurrió por los mismos derroteros. Italia jugando a placer en campo hebreo y con una posesión cercana al 85%. Una falta al borde del área, magistralmente golpeada por Gabbiadini, se colaba como un mísil por el palo del portero y colocaba en 3 a 0 en el luminoso. Mangia decidió dar descanso a sus jugadores. Destro dispondría de una ocasión desbaratada por Kleyman, posiblemente de lo mejor de su selección. La superioridad de Italia era insultante y Bardi presenciaba el partido como un mero espectador sin haber pagado su entrada. Florenzi coge el cuero en la zona de 3/4 y tras hacer una pared con un defensor hebreo y deleitar a la afición con un magistral túnel, marca el cuarto gol para su equipo. La última media hora de juego se convertiría en algo tan aburrido como una clase de derecho constitucional o teorías de la comunicación, con todo decidido e Italia jugando a placer, bajo la batuta de un Verrati ya en su versión 2.0. Italia se convierte en el primer clasificado para semifinales, la cenicienta Israel intentará la heroica clasificación ante una Inglaterra ya eliminada, siempre con el permiso de la sorprendente Noruega.


Deja un Comentario