México: Sin mirar atrás




“En este grupo hay mucha unión, buscamos el mismo objetivo, sabemos lo que queremos y lo que nos jugamos”. Son palabras de Marco Fabián, líder indiscutible del combinado preolímpico y uno de los encargados de tirar del carro en territorio británico para volver a México con una medalla colgada del cuello. Con ellas zanjaba las críticas tras la derrota en el último amistoso frente a Japón y aludía indirectamente a las importantes ausencias de Chicharito o Carlos Vela. El atacante del Manchester United no recibió la autorización de Sir Alex Ferguson para acudir a los Juegos y el extremo de Cancún decidió renunciar el evento olímpico para preparar con su club la temporada que va a comenzar. La noticia de la baja de sus principales estandartes ofensivos fue un jarro de agua fría para los aficionados mexicanos, que habían elevado su nivel de euforia tras imponerse con solvencia y buen juego a todos sus rivales en el Preolímpico de la zona CONCACAF.

La victoria final en el Festival de Esperanzas de Toulon, aunque sembró algunas dudas en la parcela defensiva focalizadas en la portería, sirvió para que los jóvenes aztecas volvieran a coger confianza y retomar la creencia en alcanzar la medalla en Londres. La competición en territorio francés permitió a los pupilos de Tena comenzar a asimilar la baja de David Cabrera, el timón del combinado mexicano en el Preolímpico disputado en Estados Unidos que dominaron con autoridad. Enríquez y Jorge Hernández se alternaron como acompañantes de Héctor Herrera en el doble pivote pero ningunó convenció a su seleccionador, que decidió reclutar a Salcido para que aporte toda su experiencia europea al equipo. Veteranía es lo que se busca también con la inclusión de JJ Corona, quien tratará de disipar todas las dudas en la portería que generó Liborio Sánchez. La tercera vacante para mayor de 23 años es para Oribe Peralta. El combativo goleador del Santos Laguna intentará finalizar todo el caudal ofensivo que generé un combinado que ha encontrado en Giovani Dos Santos a su refuerzo de lujo. Por elevado nivel colectivo y momento de confianza, México está ante una ocasión irrepetible de borrar fantasmas del pasado y colgarse una medalla.

LOS 18 CONVOCADOS, AL DETALLE

 

1.      Jose Corona (Cruz Azul) 26/1/1981

Con los síntomas de inseguridad que demostraba Liborio Sánchez parecía evidente que una de las plazas para mayores de 23 años iría destinada a reforzar la portería y Tena decidió premiar el gran desempeño de este veterano guardameta en los Juegos Panamericanos con su inclusión en la expedición olímpica. Arquero de buena colocación no exento de agilidad y reflejos. Solvente en el uno contra uno, reduce con celeridad el ángulo de tiro al atacante y aguanta con entereza sus amagos. Valiente y autoritario, debe medir mejor los tiempos de salto del rival en las jugadas a balón parado.

2.      Israel Jiménez (Tigres) 13/8/1989

Uno de los implicados en el escándalo de prostitutas que salpicó a los mexicanos antes de la disputa de la pasada Copa América. Sin embargo, los técnicos de la federación mexicana decidieron seguir contando con él después de su buena temporada en Tigres. Pequeño lateral de temperamento guerrero difícil de superar en carrera. Su buen fondo físico le permite aparecer en posiciones ofensivas para mostrar su potente disparo. Indisciplinado tácticamente, se muestra demasiado agresivo en sus entradas y las amonestaciones pueden condicionar su actuación a lo largo del encuentro.

3.      Carlos Salcido (Tigres) 2/4/1980

De regreso a México tras varias temporadas rindiendo a buen nivel en el PSV, por su veteranía ejercerá como prolongación de Tena dentro del terreno de juego. Reconvertido a mediocentro, durante se plenitud se desenvolvía a un alto nivel tanto en el eje de la zaga como en el carril izquierdo de la misma. Fuerte físicamente, nunca rehúye el cuerpo a cuerpo pero ha perdido esa punta de potencia que le permitía salir airoso cuando se medía en carrera a los atacantes. Disciplinado en el apartado táctico, realiza bien las coberturas al lateral de su zona. Debe controlar su contundencia.

4.      Hiram Mier (Monterrey) 25/8/1989

Uno de los jóvenes zagueros más en forma del campeonato azteca y líder indiscutible de la zaga del ‘tri’ durante el pasado Preolímpico. Versátil defensor capaz de adaptarse a distintos dibujos tácticos sin disminuir su rendimiento. Aguerrido en la marca, demuestra bastante disciplina en el apartado táctico y valentía a la hora de salir al cruce. Sereno en sus acciones, no le importa ser encarado escudándose en su capacidad de reacción en el giro. Vehemente en sus entradas, pese a su potente salto le falta un poco de estatura para imponerse en el juego aéreo con mayor facilidad.

5.      Darvin Chávez (Monterrey) 21/11/1989

Lateral zurdo poseedor de un buen golpeo de balón que también puede actuar, aunque con menor eficiencia, en la demarcación de volante y en el eje de la zaga. Con vocación ofensiva, irrumpe con asiduidad en campo contrario y realiza bien los dos contra uno apoyándose en su compañero de banda. Conduce el cuero con la cabeza arriba, confía en su conducción y demuestra criterio asociándose con sus compañeros de ataque. Sufre frente a extremos muy veloces por su falta de potencia y necesita corregir algunos déficits tácticos para no descompensar la línea de zagueros.

6.      Héctor Herrera (Pachuca) 19/4/1990

La gran revelación del torneo mexicano durante 2011, también sorprendió a propios y extraños durante el Preolímpico y el Festival de Toulon. Polifuncional centrocampista al que sus excelentes condiciones aeróbicas le permiten mantener una alta intensidad en la presión a lo largo de los noventa minutos. Sacrificado y agresivo en labores de recuperación, demuestra criterio en la entrega para iniciar las jugadas ofensivas de su equipo. Atento a las coberturas, aunque aún le falta rigor táctico sabe imponer su jerarquía en la medular. Con la lesión de Cabrera debe asumir más responsabilidades.

7.      Javier Cortés (Pumas) 20/7/1989

Dinámico atacante al que, gracias a su movilidad, muchos técnicos sitúan cerca de la banda derecha. Poseedor de un excelente golpeo de balón, ejecuta con brillantez libres directos y saques de esquina. Bien dotado técnicamente, se zafa bien de las rivales que salen a su paso gracias a su habilidad en el dribbling y coloca de forma correcta su cuerpo para conectar potentes voleas. De físico liviano, pasa desapercibido en encuentros en los que se requiere una importante carga física. En ocasiones individualista, debe mejorar en la toma de decisiones para ser más productivo.

8.      Marco Fabián (Chivas Guadalajara) 21/7/1989

Mediapunta rápido y habilidoso que se mueve por todo el ataque para dificultar su marca a los zagueros rivales. Con buen manejo de ambas piernas, se siente muy cómodo cayendo al costado izquierdo para trazar la diagonal que le permita perforar la meta rival con su potente disparo desde fuera del área. De carácter díscolo, debe mostrar mayor regularidad y mejorar en la toma de decisiones. Posee salida por ambos perfiles tras el regate, cambia el ritmo con extremada facilidad y realiza jugadas individuales de gran mérito. De seguir a este nivel, su llegada a Europa es inminente.

9.      Oribe Peralta (Santos Laguna) 12/1/1984

Tras la negativa de Ferguson a la participación de Javier Hernández en los Juegos, Tena recurrió a este experimentado delantero para convertirle en la referencia ofensiva del combinado azteca en Londres. Ariete batallador y oportunista que aprovecha su picardía para sacar réditos de los errores de la zaga rival. Sacrificado en la presión, se mueve bien de espaldas al marco rival y favorece la llegada de los centrocampistas desde segunda línea. Con menos recursos para brillar lejos del área, sorprende a los porteros por su facilidad para armar potentes disparos con su pierna izquierda.

10.  Giovani Dos Santos (Tottenham) 11/5/1989

Su debut fue esperanzador en un Barça a la deriva con Frank Rijkaard todavía al mando, pero las vicisitudes extradeportivas y una mala gestión de su carrera han frenado su progresión. Atacante veloz que atesora cambio de ritmo, visión de juego y gran capacidad de desequilibrio en tres cuartos. Elimina rivales con facilidad, realiza jugadas individuales de gran mérito pero le sobra individualismo y le falta pausa en algunas ocasiones para ser más determinante. Buen ejecutor a balón parado, es frágil mentalmente. Siempre ha rendido mejor con la selección que a nivel de clubes.

11.  Javier Aquino (Cruz Azul) 11/2/1990

Incansable extremo diestro que obliga a su marcador a realizar un extenuante esfuerzo físico a lo largo de los noventa minutos. Vertical y con mucho desparpajo, busca el uno contra uno con frecuencia y éxito llegando sin dificultades a la línea de fondo. Lejos de ser su punto fuerte, demuestra criterio en la asociación y puede aparecer con el cuero en posiciones centrales merced a su facilidad para girar en carrera. Su bajo centro de gravedad le facilita el regate, es explosivo en la arrancada pero debe mejorar en la conducción. Demoledor con espacios, su toma de decisiones está lejos de ser la mejor.

12.  Raúl Jiménez (América) 5/5/1991

El jugador de la expedición mexicana con menos experiencia en la élite del fútbol de su país. No acudió al Preolímpico pero aprovechó sus oportunidades en Toulon y le ganó la partida a Alan Pulido. Corpulento delantero que exprime sus condiciones físicas a la hora de ganar la partida a los centrales. Peligroso en el juego aéreo por su envergadura, con el balón en los pies no se prodiga en el regate y aunque sabe dar continuidad a las jugadas lejos del área sufre por sus carencias de velocidad en carrera. Le falta madurez a la hora de interpretar el juego y causar peligro con sus desmarques.

13.  Diego Reyes (América) 19/9/1992

El más joven de los convocados en este combinado olímpico y una de las grandes esperanzas del fútbol mexicano. Espigado zaguero de buen nivel técnico que ofrece una aseada salida de balón, cualidad que le permite desenvolverse como pivote defensivo. Siempre con la cabeza levantada, es inteligente en la lectura de juego y bate líneas de presión sin apenas dificultades. Su envergadura le resta velocidad en la ejecución de movimientos pero sabe aprovechar su disciplina táctica para frenar a los atacantes. Imponente en el juego aéreo, debe ganar en musculatura para ir al choque.

14.  Jorge Enríquez (Chivas Guadalajara) 8/1/1991

El balón de bronce del pasado Mundial sub-20 busca ahora hacerse un hueco en la expedición mexicana rumbo a Londres. Mediocentro defensivo de extraordinario despliegue físico. Incansable, no es rápido pero se coloca bien y bascula sin cesar a ambos costados para acudir en ayuda de sus compañeros. Espigado, se impone con facilidad en las disputas aéreas y muestra una gran frialdad a la hora de abortar los contragolpes. Recupera y entrega sin complicarse, de forma tan pragmática como efectiva sumándose al ataque de forma esporádica. También rinde como central.

15.  Néstor Vidrio (Pachuca) 22/3/1989

Otro de los que aprovechó la victoria en Toulon para hacerse un hueco en la expedición olímpica. Sobrio lateral diestro que no acostumbra a prodigarse en internadas ofensivas, ofreciendo poca profundidad a su equipo por ese carril. De zancada larga, su envergadura le permite ayudar a los centrales a defender las jugadas a balón parado pero le penaliza a la hora de frenar extremos que desbordan escudados en su punta de velocidad. Impulsivo y rocoso, necesita medir mejor los tiempos de sus entradas. Por su complexión física también ha sido ubicado en el eje de la zaga.

16.  Miguel Ponce (Chivas Guadalajara) 12/4/1989

Lateral de largo recorrido al que Tena ubica en el centro del campo para aprovecharse de su retorno a posiciones defensivas. Fuerte físicamente, su potencia le permite recorrer la banda sin descanso a lo largo de los noventa minutos. Batallador y voluntarioso en el marcaje al hombre, necesita mejorar aspectos tácticos como la basculación para mostrar mayor solvencia en labores defensivas. Potente en la zancada, dobla bien al extremo de su banda cuando actúa como lateral pero debe adquirir pausa para dar mayor precisión a sus centros. Buen lanzador de faltas.

17.  Néstor Araujo (Cruz Azul) 29/8/1991

Central que atesora un excelente sentido táctico. Casi siempre bien colocado, interpreta muy bien el juego y selecciona el momento óptimo para acudir al cruce con contundencia, tapando sus carencias de explosividad en carrera. Con capacidad de reacción en el giro, no rehúsa ser encarado y permite mostrar al lateral de su zona su vertiente ofensiva merced a su facilidad para realizarle las coberturas. Está capacitado para ofrecer una salida de balón aseada, alternando las salidas en conducción con buenos desplazamientos en largo. Jerárquico, coloca bien a sus compañeros de zaga.

18.  José Rodríguez (Chivas Guadalajara) 4/7/1992

Espigado guardameta que no consigue imprimir sobriedad a sus intervenciones. Ágil y poseedor de buenos reflejos, aunque demuestra capacidad de impulso en la estirada para llegar a palos no debe abusar del despeje como acostumbra, ya que así concede segundas oportunidades al atacante cuando podría cortar de raíz el peligro mediante un blocaje. Rápido a la hora de abandonar la línea de gol debe mostrar más autoridad a la hora de ordenar su zaga. Dubitativo en las salidas, ofrece pocas garantías en el juego aéreo y sufre con los envíos laterales cruzados por su físico liviano.


Deja un Comentario