Las estrellas del Mundial sub-20 (II)




Las estrellas en ciernes deben hacer una parada obligatoria en esta competición. Trampolín definitivo a la fama de posteriores balones de oro como Maradona, Figo, Ronaldinho, Henry o Messi, el Mundial sub-20 ha sido la atracción planetaria de las competiciones juveniles por antonomasia. Vitrina idónea de talentos cristalinos, coctelera de emociones por la imprevisibilidad de sus resultados, donde los rivales más débiles aprovechan el comprimido formato para dar más de una sorpresa. Una tónica de igualdad que se refleja en la gran variedad de la lista de ganadores. Con Argentina y Brasil, dominadores históricos de la competición, fuera de combate, el favoritismo recae en Francia y España, destinadas a pugnar desde la primer fase después de que el azar les encuadrase en el mismo grupo. Galos y españoles concentran en sus listas de convocados a los jugadores más desequilibrantes del torneo, pero si algo caracteriza a un evento de estas características es la diversidad para albergar a futuros cracks en cualquier selección. Estos son algunos de los candidatos:

Colombia (JUAN FERNANDO QUINTERO)

El mejor jugador del pasado Sudamericano sub-20 pretende confirmar en este Mundial todos los destellos mostrados en Argentina. Talentoso y dinámico centrocampista con un extraordinario criterio en la lectura de juego. Ágil para mover su físico menudo, la velocidad diferencial la marca con su cabeza. Dotado con el don de la clarividencia, es agudo en el pase y cimenta en él la base de su desempeño dentro del campo. Gira y se orienta con celeridad para ver el fútbol de cara, consciente de que sin interactuar con la posesión su juego se diluye. Inteligente en el juego entre líneas, es altamente preciso en las jugadas a balón parado.

Australia (RYAN WILLIAMS)

Con la sorprendente ausencia del descarado Amini, deberá asumir los galones de líder dentro del rectángulo de juego. Perteneciente a una familia de futbolistas y criado en Inglaterra, es un extremo liviano que busca el uno contra uno con frecuencia y éxito. Sin ser el rasgo definitorio de su juego, sabe asociarse con sus compañeros de ataque y puede aparecer con el cuero en posiciones centrales merced a su facilidad para girar en carrera. Habilidoso para sacar ventaja de sus controles orientados, le penaliza su intermitencia y su endeble capacidad para sobreponerse a inicios de partido poco satisfactorios en lo individual.

Turquía (HAKAN CALHANOGLU)

El último exponente de una larga lista de jugadores que enfrenta a turcos y alemanes. Mediapunta de excelente nivel técnico con facilidad para batir la última línea de presión merced a su buena visión de juego. Habilidoso en la conducción, elimina rivales con facilidad y dirige las transiciones ofensivas con celeridad y eficacia. Poseedor de un buen golpeo, debe adquirir mayor continuidad en el juego para ser más determinante. Notable en el cambio de ritmo, sabe deshacerse de la vigilancia de su marcador explotando su buen primer toque y el uso de su cintura. De su compenetración con Ucan y Frei dependerá gran parte del éxito turco.

El Salvador (RENÉ GONZÁLEZ)

El combinado salvadoreño alcanzó la clasificación para este torneo con un juego que exprimía su poderío físico y encontró en este mediocentro al sostén para dar rienda suelta a su vertiginosa propuesta. El más maduro de los integrantes de esta selección, impone su rigor táctico para proclamarse líder de la medular. Es orden dentro del caos, equilibrio dentro de un engranaje ofensivamente irresponsable. Atento a las coberturas, bascula bien hacia los costados para abortar peligrosas conducciones rivales. Pragmático con el balón en los pies, su nivel se verá cuestionado en encuentros de mayor exigencia técnica.

México (JOSÉ CORONA)

Un torbellino absoluto y punto de encuentro de los ataques aztecas por su dinamismo, atrevimiento y facilidad para generar ocasiones de gol. Se mueve por todo el frente de ataque deseoso de adquirir protagonismo con el cuero y exhibe su verticalidad para iniciar jugadas individuales de elevada dificultad. Habilidoso en la conducción, sortea rivales con una facilidad pasmosa pero su juego descarado lleva intrínseca una precipitación que le induce a error en la toma de decisiones. Con salida por ambos perfiles tras el regate, arma rápido el disparo para sorprender al portero desde fuera del área. Ya experimentado en el primer nivel mexicano.

Grecia (KOSTAS STAFYLIDIS)

Con Mavrias fuera de la lista y Katidis sancionado por la federación tras su polémica celebración con el AEK la parte

Stafylidis, capitán del combinado griego

Stafylidis, capitán del combinado griego

ofensiva helena se resiente y necesitará más que nunca la profundidad que ofrece este lateral zurdo de largo recorrido. Rápido y constante a la hora de doblar al extremo de su banda, demuestra buen tacto para enviar sus servicios al corazón del área. Por pulir en la parcela táctica, supeditada la espalda a la velocidad progresiva de su carrera y abusa del tackle para frenar a su marcado. Resistente aeróbicamente, conduce bien el cuero para batir líneas de presión, ofrece amplitud y estira al rival.

Mali (ADAMA NIANE)

El principal argumento de Mali para poner en aprietos a las zagas adversarias. Se aleja del prototipo de ariete africano de innatas condiciones físicas y está capacitado para generar peligro fuera del área. Con una estructura corporal adecuada para batallar con los centrales, aunque no es un dechado técnico se muestra eficaz en el regate. Con algunas lagunas de conexión en momentos puntuales del encuentro, demuestra acierto en el remate al primer toque y oportunismo para maximizar los errores del rival. Criado en Mali y pulido en la cantera del Nantes, este Mundial podría ser el trampolín hacia su consolidación en el fútbol galo.

Paraguay (DERLIS GONZÁLEZ)

El elemento diferencial dentro de un aguerrido combinado paraguayo que tiene muy arraigado el gen batallador. Segundo punta bullicioso y osado, némesis de centrales corpulentos por su constancia y velocidad en el desafío individual. Eléctrico y móvil, aprovecha su descaro en el regate para generar dudas en el entramado defensivo rival desde el costado.  Incisivo para atacar los espacios, saca muchos réditos al contragolpe y demuestra criterio a la hora de finalizar las jugadas. Vertiginoso en la conducción, debe seleccionar mejor los momentos de pausa para no perjudicar al colectivo. Su picardía le garantiza buenos registros goleadores.


Deja un Comentario