La batalla final: Illarramendi & Isco vs Verratti & Insigne




Con suficiencia unos, con menos vistosidad de la plasmada durante la jornada inaugural otros, pero las dos selecciones más fuertes han logrado su objetivo de batirse en duelo en el Teddy Stadium de Jerusalén. Era el duelo más esperado por prensa, público e incluso los propios jugadores. Porque las mieles del éxito son más dulces cuando se saborean derrotando a tu adversario más potente, quien celebre en la calurosa tarde israelí tendrá la plena convicción de que es el merecido rey europeo en categoría sub-21. Más allá de añadir un título más a su palmarés en categoría sub-21, tanto Italia como España obtendrán la certeza de que el relevo generacional está más que asegurado. Ambas selecciones han llegado a la gran final lideradas por dos parejas que han acaparado los elogios de quienes siguen el torneo. Si Italia fía todas sus opciones a esa conexión Verratti-Insigne que se forjó en Pescara, España confía en la jerarquía de Illarramendi, el futbolista más regular de todos cuantos han pisado Israel este últimos mes, y el talento diferencial de Isco. Quien se imponga en esta particular batalla de cracks futuros (y ya presentes) determinará el resultado global de la contienda.

Verrati vs Illarramendi

Ambos son la brújula de sus respectivos combinados. Sus compañeros se ordenan en torno a ellos. Punto de partida de todos los ataques, inician jugada pero también dirigen el repliegue. Muy bien formados en el apartado técnico, muestran ese rigor en el plano táctico que les aproxima a ese equilibrio tan demandado actualmente en la posición de pivote. Comparten muchos rasgos, pero también notables diferencias. La primera, sus acompañantes. Mangia prefiere cubrir la espalda de Verratti con un escudero y por ello reclutó a Marrone, pero la baja del bianconero por lesión en el duelo inaugural, obligó a probar en esa labor a Florenzi y Fausto Rossi. Ni uno ni otra han sido capaces de contribuir a mostrar al Verratti que sedujo a la crítica ante Inglaterra y han naufragado en el propósito de liberarle para que muestre con comodidad su criterio en la distribución de juego. Illarramendi se mueve en zonas más cercanas a su portería y Lopetegui le acompaña con dos centrocampistas tendentes a pisar campo contrario como Thiago y Koke. Desde campo propio pone en marcha el talentoso engranaje ofensivo del combinado español. Constante en los apoyos a los zagueros, ofrece recepciones ventajosas con asiduidad a sus compañeros de medular. Es el metrónomo que destaca por la regularidad de su ritmo. Verratti es excelso batiendo líneas de presión, magnífico recibiendo para dar continuidad a una jugada que él mismo había imaginado desde su propio génesis. Illarramendi es menos estético pero  también efectivo. Dinámico y preciso en la entrega, ofrece líneas de pase con asiduidad para asear la salida de balón. El de Pescara es voluntarioso en fase de recuperación y eficaz al tackle, pero aún denota falta de timming en la presión y su cuerpo le penaliza en la pugna física. Lagunas que no muestra el centrocampista vasco, aguerrido para aportar en labores de recuperación y fresco para ofrecer fluidez distribuyendo en pocos toques. Menos profundo que el italiano a la hora de batir líneas de presión, sustenta con mayor solvencia la columna vertebral de su equipo. Jerárquicos a través del pase, ambos confían en guiar a sus conjuntos hacia la victoria para dar el salto definitivo a la élite continental.

Isco vs Insigne

El desequilibrio individual lleva su sello en ambos conjuntos. Acompañados de un buen funcionamiento global, ellos son el brillo diferencial capaz de decidir un encuentro con una genialidad propia de su excelsitud técnica. Pequeños por físico, inmensos por su talento, son demonios especialistas en destrozar las zagas rivales con su descaro, habilidad en el

Isco es el claro favorito para proclamarse MVP de la competición

Isco es el claro favorito para proclamarse MVP de la competición

regate y precisión en el pase. El costado izquierdo es su punto de partida, la zona de cebo en la que sus marcadores muerden el anzuelo que les habilitan espacios interiores, escenario óptimo para desarrollar la exquisitez de sus pases y disparos. Fantásticos en los apoyos, sus recepciones y controles orientados son capaces de eliminar al primer rival sin necesidad de encararle. El fantasista napolitano es osadía aderezada con explosividad, la que le otorga un bajo centro de gravedad que le otorga una sublime conducción de balón en carrera. Fino en el toque, es dañino como una daga en carrera y con sus eslálones elimina rivales con inusitada facilidad. Dueño del carril izquierdo en la parcela de ataque en el 4-4-2 de Mangia, es una avispa, un insecto difícil de enjaular que muestra su aguijón en forma de golpeo desde media distancia o desafiando al guardameta rival con impecables ejecuciones a balón parado. El diminuto atacante transalpino ha aparecido en más de un encuentro para decantar la balanza del lado italiano, pero por el momento parece un ligero escalón por debajo de Isco, el futbolista más determinante de todos cuantos han pisado los estadios hebreos. Ha recibido marcajes individuales y los técnicos adversarios han reforzado la contención del centro del campo para frenarle  pero hasta ahora ninguno lo ha logrado. De manera regular o intermitente ha aparecido en todos los encuentros para dejar claro que este Europeo sub-21 se le queda pequeño pese a que se enfrenta a muchos futbolistas que le superan en edad. Si Insigne se apoya en la explosividad de su carrera, Isco es la finura hecha mediapunta. Elegante por antonomasia, es talentoso e imaginativo, clarividente para batir la última línea de presión. La zona de tres cuartos es su hábitat natural y la recorre con total libertad consciente de su capacidad para generar peligro en cada interacción con el esférico. Excelente en el manejo del cuero con cualquier superficie del pie, es impredecible cuando encara. Magistral en los apoyos para un demoledor cambio de dirección, aúna el talento individual con la facultad asociativa para confeccionar jugadas de leyenda y además está más que capacitado para buscar el premio del gol con sus angulados disparos. El andaluz lo tiene todo para escribir las páginas doradas del fútbol español durante la próxima década, Insigne luchará por emborronarle la primera con el combinado nacional.


Deja un Comentario