Israel brinda una victoria a su afición ante una pésima versión inglesa




Los dos equipos se despiden de la competición en un partido animado y loco. Inglaterra muy pobre en este campeonato con solo un punto y un gol de penalti.

El partido se presentaba a priori casi tan aburrido como los apuntes de teorías de la información que porto ahora mismo en mi mano. Las dos selecciones no habían demostrado absolutamente nada en esta Eurocopa y el partido se tornaba insulso y con poco gancho. Pero en contra de los pronósticos, se ha vivido un partido luchado e intenso por parte de los dos equipos, ya eliminados prácticamente antes de comenzar esta jornada.

Comenzó el partido con una tendencia soporífera, con un dominio de toque del equipo inglés muy a “la rojita”. Verta debutaba en el lateral derecho como titular y le tocaba bailar con la más guapa de baile, Zaha, que en este torneo ha demostrado más bien ser una fea con mucho maquillaje. Poco a poco los ingleses se acercaban peligrosamente a la meta de Kleyman, Ince se planta solo delante del portero tras un gran pase de Zaha que no logra materializar. Rose incurría en el ataque por el carril zurdo en numerosas ocasiones, pero la defensa hebrea se mantenía muy sólida y sin apenas sufrimiento. Zaha comenzaba a mostrar su mejor versión (y ya era hora) con largas zancadas y regates que causarán esta noche en Verta largas pesadillas. Wickham, más activo de lo normal, lo intentaba una y otra vez pero la diosa fortuna no estaba hoy de parte del delantero del Sunderland. Llegábamos al fin de la primera parte con un dominio de Inglaterra pero sin materializar las pocas ocasiones que creaban.

Wilfried_Zaha

Wilfried Zaha ha sido una decepción en este Europeo

En la segunda parte más de lo mismo. Los israelís basaban su ataque en rápidos contragolpes mientras que Inglaterra daba razón a las estadísticas de lo pésima actuación de su ataque en este torneo. Israel tendría en las botas de Biton la ocasión más clara del partido, pero su violento disparo sería repelido por el larguero. El público, a pesar de la eliminación de su equipo con este resultado, se lo pasaba en grande en las gradas al disfrutar tal espectáculo futbolístico, formando inclusive una ola de grande magnitud. Cuando el partido estaba totalmente roto, Krieff recogía un balón en el borde del área y, con la zurda, ajustaba el balón en el palo derecho de la meta defendida por Steele. La euforia se apoderaba del entrenador israelita que, a pesar de estar eliminados, no podía contener su alegría ante esta posible victoria. No habría tiempo para más, Inglaterra prosigue sus vacaciones, ahora fuera de Israel. Mientras, la selección hebrea, ha cumplido con creces su participación, y encima, ha brindado a su público con una excepcional victoria.

 


Deja un Comentario