Iraq se abona a la épica




Farhan, tras anotar dos goles y el penalti decisivo, fue el gran artífice del triunfo iraquí

Farhan fue el gran artífice del triunfo iraquí

Farhan fue el gran artífice del triunfo iraquí

Los surcoreanos, ligeramente superiores, siempre fueron a remolque en el marcador

Tras una agónica batalla decidida desde los once metros, Iraq venció a Corea del Sur y se aseguró la supremacía asiática para sellar un histórico pase a semifinales. Fue una disputa de centellas, una lucha en el que pesaban más los errores ajenos que las virtudes propias. Lejos de los encorsetamientos tácticos, ambos combinados dejaron a un lado la disciplina táctica y se enfrascaron en una apresurada carrera hacia la portería rival. Con el tradicional vértigo en las transiciones ofensivas de ambos conjuntos, las ocasiones de peligro no se hicieron esperar. Mahdi tuvo la primera, pero su escorado mano a mano fue solventado por Lee Changgun en un alarde de sangre fría, aguantando en pie para abortar el disparo con el pecho. Corea respondió a ritmo de contragolpe, un pase de Kwon  Changhoon habilitó a Kim Hyun pero en posición franca para el gol no tuvo confianza en su pierna izquierda y la jugada terminó en saque de esquina.

Cuando el encuentro empezaba a relajarse una jugada a balón parado alteró los acontecimientos. Kim Hyun derribó con un agarrón a Ali Adnan y el colegiado decretó penalti. La acción supuso una muestra más de ese axioma futbolístico que versa sobre la peligrosidad de los delanteros en su propia área. Ali Faez asumió la responsabilidad desde los once metros y adelantó a los suyos en el marcador. Los surcoreanos devolvieron el golpe a los iraquís en otra jugada que desnudó los pecados de bisoñez. Sim Sangmin aprovechó su potencia en el saque de banda para enviar el cuero al corazón del área y desde segunda línea llegó Kwon Changhoon, que cabeceó para batir a un Mohammed que falló en el gesto técnico de las manos y fue cómplice del restablecimiento de las tablas. Iraq siguió intimidando con las irrupciones ofensivas de su lateral Ali Adnan, pero eran los pupilos de Lee Kwang Yong quienes asumían el mando del encuentro.

Al filo del descanso Iraq volvió a demostrar que no le importa vivir a contracorriente, porque es así como asestan la dentellada a su adversario. Un estético remate con el exterior de Ali Qasim fue despejado en una gran estirada por Lee Changgeun pero Farhan, salvador en octavos de final ante Paraguay, recogió el balón suelto para empujarlo placenteramente al fondo de la red y establecer el 2-1. Las jugadas de estrategia comenzaban a convertirse en uno de los valientes del encuentro y los surcoreanos supieron aprovecharse de ello. En los primeros minutos de la reanudación, Kwon Changhoon exhibió la delicadeza de su zurda para poner el cuero al primer palo, donde fue cabeceado por Lee Gwanghun al fondo de la portería aprovechando la mala salida de Mohammed Hameed. El guardameta iraquí, siempre dubitativo en los balones aéreos, consumó su nefasta tarde con un nuevo error que neutralizó la ventaja conseguida por sus compañeros.

Con Humam Tareq, habitual punto de referencia de los ataques iraquís, desaparecido en combate, Corea del Sur impuso su jerarquía en el rectángulo de juego a base de un juego tan simple como eficaz. Con problemas para ofrecer una salida de balón aseada desde la primera línea, los centrales buscaban el envío largo hacia el espigao Kim Hyun y el ‘9’ surcoreano generaba una y otra vez segundas jugadas para las carreras de los integrantes de la línea de tres que se configuraba a su espalda. El automatismo no dio sus frutos goleadores y el encuentro ingresó en una dinámica tediosa que lo impulsó lentamente a la prórroga. Un lejano libre indirecto ejecutado por Lee Changmin permitió a Mohammed exhibirse en su estirada y fue la única aproximación con peligro en la primera mitad de la prórroga.

Las piernas pesaban y el encuentro comenzó a transformarse en un duelo individual entre la zurda sedosa de Kwon Changhoon y la agilidad de Mohammed Hammed. Los surcoreanos eran ligeramente superiores por su mayor entereza física, pero Farhan decidió prolongar esa tendencia iraquí que les invita a encontrarse con el gol cuando más sufren. Se aprovechó de un barullo en el área y metió la puntera para hacer el gol que parecía sellar un histórico pase a semifinales. No fue así porque Woo, en la bocina de la prórroga, restableció la igualdad en el marcador con un disparo afortunado que provocó que la contienda se decidiese desde los once metros. Allí pesaron los fallos de Yeon Jinmin y Lee Gwanghun para que, como en el más idílico de los guiones, Farhan anotase el lanzamiento decisivo que prolonga el sueño iraquí.

Iraq: Mohammed; Jabbar, A. Faez, Mustafa, Ali Adnan; Saif, Mahdi (Dhurgam); Ammar (Jawad) Qasim (Mohammed YS), Humam; Farhan

Corea del Sur: Lee C.; Kim YH, Yeon JM, Song JH, Sim SM; Lee CM (Woo JS, Kim SW; Kang SW (Lee GG), Kwon CH (Jung HC), Han SM; Kim H.

Goles: 1-0 Ali Faez (p) (min.21), 1-1 Kwon (min.25), 2-1 Farhan (min.42), 2-2 Lee Gwanghun (min.50), 3-2 Farhan (min.1118), 3-3 Woo Jusung (min.121)

Iraq vence 5-4 en los penaltis


Deja un Comentario