Fútbol: análisis de las selecciones del futuro: Italia sub21




Reza el tópico que las victorias deportivas son más dulces cuando derrotas en la final a tu rival más poderoso. El prestigio adquirido cuando superas a tu principal adversario se prolonga más en el tiempo que si has superado a la revelación de la competición. Por ello, quien conquiste la próxima edición del Europeo sub-21 saboreará con total plenitud las mieles del éxito. Alemania, Italia, Inglaterra y Holanda no han dado lugar a la sorpresa y sellaron con autoridad su clasificación para el certamen que se disputará en Israel el próximo mes de junio en aras de destronar a España. Solamente Francia, que reunía una de las generaciones más prometedoras de los últimos años, causará baja después de caer con estrépito en la vuelta del playoff que les enfrentaba a Noruega. Rusia y la anfitriona Israel completan uno de los cuadros más competitivos de los últimos años. El tradicional vivero de talentos lo será más que nunca.

ITALIA: Mangia continúa con acierto la reforma emprendida por Ferrara

Semifinalistas en la edición de 2009 con una brillante generación (Criscito, Abate, Candreva, Marchisio, Giovinco, Balotelli), la ausencia italiana en Dinamarca 2011 dinamitó el ciclo de Pierlugi Casiraghi al frente de los azzurrini y provocó su sustitución por Ciro Ferrara, que emprendió una profunda remodelación tanto a nivel táctico como de selección de jugadores. Con el 4-4-2 como primer mandamiento, el ex zaguero juventino formó un conjunto sólido en el que sus integrantes se decidían por momento de forma y no por el club de militancia o fecha de nacimiento. El resultado fue óptimo para el país transalpino, ya que sus pupilos aunaron buenos resultados y amplias fases de juego atractivo. Consolidados en la primera plaza de su grupo, Ferrara aceptó la oferta de la Sampdoria y Devis Mangia, avalado por sus excelentes resultados en el primavera del Varese, entró con buen pie durante su nueva aventura enrolado en la federación italiana.

De la mano del joven técnico se aseguró la primera plaza que aseguraba la presencia en la antesala de la fase final. Allí, derrotaron al combinado sueco con dos victorias ajustadas en el marcador que merecieron ser más amplias. Y es que el combinado italiano se mostró bastante superior a su homónimo sueco en una eliminatoria que permitió vislumbrar todo el potencial de los azzurrini pero también algunos atisbos de fragilidad defensiva. El ágil Bardi ofreció seguridad bajo palos y se consolidó definitivamente en la portería ganándole la partida a otros guardametas prometedores como el espigado Perin. En la línea defensiva aparecen algunos temores, ya que varios miembros de la zaga que se enfrentó a los suecos no disfrutan de excesiva continuidad en sus equipos. Solamente el central Capuano, líder de la zaga, y De Sciglio disfrutan de la titularidad con asiduidad fuera de la órbita azzurrini. Ya sea por problemas físicos o por falta de continuidad de sus actuales técnicos, tanto Caldirola como Romagnoli o Frascatore no tiene un ritmo competitivo alto.

No ocurre lo mismo en la medular, donde se encuentra la gran fortaleza del equipo. Eclipsado por Pirlo, Vidal y Marchisio, Luca Marrone logra reivindicarse cada vez que se enfunda la casaca de la Nazionale. Sacrifico defensivo y buen criterio en la distribución caracterizan a la perla bianconera. Junto a él, uno de los hombres de moda en la Serie A, el versátil Florenzi, un llegador devastador que está rindiendo a un nivel altísimo a las órdenes de Zeman. También criado en la cantera giallorossa, otro integrante habitual de este combinado es Viviani, un regista de destacada visión de juego y precisión. En los flancos, la intensidad y la capacidad para adaptarse a ambos costados compite con la verticalidad de Saponara. Si en el costado derecho Mangia cuenta con varias alternativas de nivel, en el izquierdo es donde pone la guinda al pastel. Insigne o El Sharaawy, dos internacionales absolutos del nuevo cuño, los niños prodigio del fútbol italiano se reparten los minutos en una posición que solamente toman como punto de partida, ya que su dinamismo les empuja a aparecer por cualquier rincón del ataque.

En la delantera las cosas están más decantadas. Así, desde la llegada del nuevo comisario técnico, Immobile y De Luca se han consolidado con la pareja de gala. El primero, pichichi de la división de plata la pasada campaña rondando la treintena de goles, es un ariete voraz de inteligentes movimientos e instinto asesino para sorprender a los guardametas con buenos remates al primer toque. Sus características le hacen complementarse bien con  De Luca, un bullicioso segundo punta que constituye un auténtico quebradero de cabeza para los centrales más corpulentos. Una baza muy importante para salir al contragolpe por su velocidad y facilidad para atacar los espacios. Hacerse un hueco entre esa prometedora dupla es la tarea pendiente de Manolo Gabbiadini. El nuevo delantero del Bolonia es el máximo goleador de este combinado con sus seis dianas en siete encuentros pero no logra destronar a la pareja De Luca-Immobile. Alto, potente y con un buen disparo con su pierna izquierda, la competencia de Gilardino y Diamanti le condena a un papel de revulsivo que también está cumpliendo en la disciplina de este combinado. Con el ascenso de Destro a la absoluta, el incisivo Longo completa la nómina de jóvenes atacantes italianos. Dinamita más que de sobra para conquistar Israel.

JUGADOR A SEGUIR: Lorenzo Insigne

La gran perla de la cantera partenopea ha logrado consolidarse en el primer equipo y su inicio de campaña ha sido tan fulgurante que Prandelli le ha incluido en una de sus recientes convocatorias. Dosificado en exceso por Mazzarri, Lorenzo ya se ha ganado el corazón de la hinchada napolitana tras maravillar la pasada campaña en Pescara a las órdenes de Zeman. Perteneciente a la estirpe de los fantasistas, atesora velocidad, regate, dinamismo y visión de juego para poner en aprietos a cualquier zaguero. Partiendo desde la banda izquierda o moviéndose por detrás de los delanteros, cada vez que entra en contacto con el cuero se intuye sensación de peligro. Una genialidad suya finiquitó a los suecos en el encuentro de vuelta del decisivo playoff. Si la absoluta no le reclama, será el gran líder de los azzurrini el próximo mes de junio.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] Con pocas opciones de seguir progresando en la primera plantilla de su idolatrado Napoli, Lorenzo Insigne hizo las maletas rumbo al Stadio Pina Zaccheria para dar el salto al profesionalismo sin perder [...]

    Deja un Comentario