Francia sigue creciendo




Los galos aplastan a Uzbekistán y ya están en semifinales

Pogba fue uno de los destacados en una nueva exhibición francesa

Pogba fue uno de los destacados en una nueva exhibición francesa

Exhibición francesa en un duelo desnivelado de principio a fin

Francia camino con paso firme hacia su anhelada final. Como los aspirantes al título en las competiciones internacionales, lo hace mostrando un rendimiento de menos a más. Tras un discutido rendimiento en la fase de grupo, los galos se deshicieron con autoridad del combinado turco. Una superioridad incontestable que han vuelto a demostrar esta tarde para derrotar a Uzbekistán, revelación de la competición, en un duelo desnivelado desde el pitido inicial. A base de un ritmo intenso y precisión en campo adversario, los jóvenes galos no dieron opción a un adversario nervioso que se vio intimidado desde la primera oleada ofensiva. Los uzbecos fueron un pequeño velero a la deriva que navegó con zozobra ante la tempestad provocada por los timoneles galos.

Mankowski, tras el éxito de los octavos de final ante Turquía, repitió su estructura en el centro del campo y Francia salió decidida a poner toda la carne en el asador y no ofrecer resquicio alguno para la rebelión uzbeca. Sin tiempo para que los asiáticos se diesen cuenta de la magnitud del choque, los galos ya habían disfrutado de una doble ocasión de gol. Sanogo envió su disparo al poste y el balón suelto fue cazado por Thauvin, pero remató con su pierna menos hábil y no pudo batir a Amanov. Tampoco lo logró Pogba, quien comenzó a dar las primeras muestras de su poderío en las batallas aéreas. La potente zancada de Sanogo era un dolor de muelas para los zagueros y el bullicio de Thauvin agitaba el inquieto muro dispuesto por Musaev. El nuevo atacante del Lille puede mostrar mayor o menor grado de acierto, pero siempre genera peligro con su desborde y uno de sus tradicionales eslálones fue finalizado con un zurdazo a la madera.

Los galos dominaban la posesión e influían con determinación en el curso del encuentro. Consolidada en el balcón del área rival, la fluidez de los jóvenes franceses para jugar a dos toques se plasmó en una gran jugada coral que fue finiquitada por Veretout con un disparo al lateral de la red. Francia sacó el rodillo y avasalló a su rival durante los primeros veinte minutos, pero su dominio no se certificó hasta el filo de la media hora. Una combinación entre Digne y Bahebeck terminó con un centro al corazón del área pequeña que Sanogo empujó a la red anticipándose a su marcador. La contienda se desequilibró definitivamente en una magnífica acción individual de Bahebeck. El nuevo jugador del Valenciennes, en gran momento de forma tras una discreta fase de grupos, eliminó rivales en conducción hasta que fue derribado dentro del área por Shamshitdinov. Pogba, capitán general del ejército galo, asumió la responsabilidad desde los once metros y batió con sangre fría subiendo el segundo tanto al marcador

Al filo del descanso, la candidez uzbeca se vio reflejada en una pueril mano de Turapov cuando la acción ya no revestía peligro para sus intereses. Thauvin desafió a Amanov desde el punto de castigo y le batió con suspense después de que acariciase el cuero sin poder impedir que se colase en el fondo de su portería. Fue la última acción destacada de un primer tiempo de abrumador dominio francés. Una batalla de hombres contra niños. Con el paso de los minutos nada cambió, las ocasiones de peligro ocurrían en campo uzbeco, Sanogo seguía disfrutando de ocasiones de gol y Thauvin mostrando su destreza en el regate no acompañada de acierto en el disparo. Con la tranquilidad del deber cumplido, los pupilos de Mankowski descendieron la intensidad y conservaron fuerzas de cara a la semifinal. El duelo se convirtió en el escaparate perfecto para que los franceses mostrasen sus destellos técnicos.

Uzbekistán, timorata desde el inicio, nunca vio posible encontrar fisuras en el musculado ejército francés y recibieron un nuevo castigo a balón parado cuando Zouma batió a Amanov al tirarse en plancha para rematar con la cabeza un saque de esquina en el primer palo. Con el duelo finiquitado, Pogba comenzó a exhibirse y repartió varias asistencias para servir en bandeja el quinto gol, pero Bosetti se mostró desacertado en la finalización de las jugadas. Los minutos finales solamente sirvieron para prolongar la agonía uzbeca y desesperar a un incisivo Bosetti en su búsqueda del gol mientras sus compañeros mostraban su habilidad en el manejo del cuero. Tras una nueva exhibición, Francia confirmó su rendimiento in crescendo y ya espera rival en semifinales.

Francia: Areola; Foulquier, Zouma, Umtiti, Digne; Pogba, Kondogbia (Ngando); Thauvin, Veretout, Bahebeck (Bosetti); Sanogo

Uzbekistán: Amanov; Shamshitdinov (Expulsado, doble amarilla), Abdullaev, Kozak, Fomin; Ubaydullaev, Sabidkhodjaev (Kapadze), Turapov (Masharipov), Makhstaliev, Yusupov (Urinboev), Sergeev

Goles: 1-0 Sanogo (min.31), 2-0 Pogba (p) (min.35), 3-0 Thauvin (min.43), 4-0 Zouma (min. 64)


Deja un Comentario