España se divierte ante Estados Unidos




Jesé y Deulofeu comandan una incontestable victoria española

Manquillo y Óliver también brillaron en un encuentro dominado de principio a fin por los de Lopetegui

Con una exhibición de talento, dinamismo, facilidad asociativa y olfato goleador, España derrotó a Estados Unidos en un choque que controlaron de principio a fin. Más vertiginosa que otras versiones de la selección española, la propuesta de Lopetegui demostró que no es necesaria la horizontalidad para someter a tu rival a base de técnica. Fue un ejercicio de confluencia entre precisión en el pase y ejecución perfecta del contragolpe, una mezcla de estilos que resultó demoledora para la atrevida propuesta norteamericana. Un monólogo español que demostró que no hay antídoto posible para frenar a la pegada aunada con el control de balón.

Antes del pitido inicial, Lopetegui dejó la primera sorpresa. Cuando todos esperaban a Jesé como falso nueve, el técnico guipuzcoano situó a Suso como referente ofensivo y desplazó al canario a una banda para aprovechar las carencias de los laterales estadounidenses. Estados Unidos intentó jugar de tú a tú a España, pero pronto se dio cuenta de su inferioridad. Antes de llegar a los diez minutos, la valentía se tornó en temeridad cuando los dos estiletes españoles demostraron su capacidad para atacar los espacios. Un balón largo de Manquillo desembocó en Deulofeu apurando la línea de fondo. Con la frialdad propia del que lleva toda una vida en los terrenos de juego, el gerundense se frenó y envió un centro al área para que Jesé inaugurase el tanteador.

Solamente un susto de Hernández puso en entredicho la voz de mando española. Luis Gil recibió libre de marca y se sacó un magnífico pase entre centrales que dejó al delantero estadounidense mano a mano con Sotres, pero su disparo se fue desviado. La adelantada línea defensiva yankee sufría cada vez que la línea de presión que formaban sus mediocentros era superada. Cada vez que los centrocampistas españoles alojaban el cuero en la zona de tres cuartos suponía una ocasión de gol. Primero fue Suso el que rozó el segundo tanto en un zurdazo desde fuera del área y, minutos más tarde, Jesé el que desperdició un buen servicio de Deulofeu al rematar en posición forzada.

El constante intercambio de posiciones entre Suso, Jesé y Deulofeu fue un auténtico quebradero de cabeza para la zaga norteamericana durante el primer período. El jugador del Liverpool, favorecido por su punto de partida desde el costado izquierdo, generó mucho peligro a través de sus elegantes diagonales, preludio de disparos despejados con

Deulofeu fue un quebradero de cabeza para la zaga estadounidense

Deulofeu fue un quebradero de cabeza para la zaga estadounidense

apuros por Cropper. Los estadounidenses fueron cediendo en la intensidad de su presión y dejaron más espacio para la recepción. La fluidez en la circulación de balón española era directamente proporcional al transcurrir de los minutos. Al filo del descanso, Deulofeu aprovechó su ubicación en el costado izquierdo, recortó hacia posiciones interiores y dobló la ventaja en el marcador con un disparo de bella factura.

El gol fue un duro mazazo para los estadounidenses, que aún recibirían mayor castigo antes de encarar el túnel de vestuarios. Manquillo recorrió todo el carril diestro en una de sus habituales cabalgadas, se adentró en el área y cedió atrás para que Jesé definiese con maestría. En los instantes finales del primer periodo confluyeron los dos rasgos que caracterizan a esta selección, facilidad asociativa y profundidad por los costados, aderezada con una pegada solamente al alcance de los campeones. Una exclusividad de la que también hizo gala Suso. El gaditano recibió cerca de la línea de fondo un pase largo de Oliver y levantó  de sus asientos a los aficionados con una elástica al alcance de los superdotados técnicamente antes de enviar el cuero al corazón del área, pero Oliver, iniciador de la fantástica jugada, no tuvo el acierto necesario para culminarla.

La ventaja adquirida en la primera mitad supuso una bajada de ritmo en el segundo periodo. Aún así, España siguió hurgando en la herida de los de Tab Ramos con el desequilibrio de sus atacantes. Campaña filtró un pase aprovechando los espacios a la espalda de la zaga norteamericana y Deulofeu subió el cuarto tanto al marcador anotando a puerta vacía tras salvar la salida a la desesperada de Cropper. Con todo decidió, el carrusel de cambios anestesió el partido, que solamente se reactivó con el tanto de la honra estadounidense. Luis Gil apenas recibió apoyos a lo largo del choque, pero dejó un destello de su talento con un hermoso quiebro a Israel Puerto en la frontal del área culminado por un espectacular zurdazo a la escuadra. Todavía hubo tiempo para varias arrancadas del enérgico Manquillo y unos trucos de habilidad del mago Suso, pero el marcador ya no se iba a mover. Un electrónico que fue fiel reflejo de la distancia que separa a ambas selecciones.

Estados Unidos: Cropper; Yedlin, Stanko, Torre, Ocegueda; Trapp, Joya; García (Cuevas), Gil, Villarreal (López); Hernández (Rodríguez)

España: Sotres; Manquillo, Puerto, Derik (Llorente), Bernat; Campaña (Rubén), Saúl, Oliver; Deulofeu, Suso, Jesé (Alcácer)

Goles: 0-1 Jesé (min.5), 0-2 Deulofeu (min.42), 0-3 Jesé (min.44), 0-4 Deulofeu (min. 60), 1-4 Luis Gil (min.77)


Deja un Comentario