España se adjudica la primera batalla de favoritos




Los de Lopetegui se aseguran el primer puesto de su grupo en un encuentro con protagonismo para los

Jesé volvió a marcar y fue una pesadilla para los franceses

Jesé volvió a marcar y fue una pesadilla para los franceses

menos habituales

Jesé fue un quebradero de cabeza para los zagueros galos

Se enfrentaban los dos grandes favoritos para alzarse con el título de campeón. Las dos potencias europeas en busca de la supremacía mundial. El músculo galo contra la precisión española. Una apasionante batalla por la primera plaza del Grupo A con tintes de revancha después de la última confrontación en el pasado Europeo sub-19. Sin Pogba, líder del batallón galo, Mankowski puso en liza a sus mejores soldados con la novedad de Ngando, reducido al rol de revulsivo en los primeros combates. Lopetegui en cambio apostó por dar entrada a nuevos reclutas, reservando a sus estrellas para confrontaciones más importantes. Los tambores de guerra resonaban con fuerza antes del comienzo y la estruendosa percusión que anunciaba una pelea de altura no defraudó.

Thauvin abrió fuego por primera vez con una rápida cabalgada desde el perfil zurdo, pero su disparo se estrelló en el cuerpo de Sotres. España no tenía la iniciativa en el combate, pero mostró sus armas en una fulgurante contraofensiva hilvanada por Alcácer y Jesé, finalizada con un disparo del canario que Areola evitó que se convirtiese en el primer botín de guerra con una estirada salvadora. Y cuando las hostilidades parecían cesar, apareció nuevamente Jesé, comandante en jefe de las maniobras de ataque españolas. Explosivo en la arrancada, jugó a su antojo con Lucas Digne completando una magnífica acción individual culminada por Paco Alcácer. El ariete valenciano, killer por naturaleza, demostró su variedad de recursos a la hora de apretar el gatillo definiendo de manera magnífica al palo largo con su pierna izquierda.

Mientras que el ejército español pretendía ofrecer pausa a la batalla para aumentar su ventaja, encomendándose a sus soldados más avanzados, en el bando galo se abogaba por el intercambio de golpes, una blitzkrieg en la que pudiesen aprovecharse de los despistes de su adversario a la hora de cerrar su trinchera. Trinchera mal parapetada en el campeonato francés, que sufría por los costados ante los asaltos de un centelleante Jesé, a quien solamente la madera impidió una nueva condecoración goleadora tras una espectacular intervención de Areola. El guardameta del PSG era la última muralla, la fortificación que resistía los balazos de la artillería española capitaneada por un Oliver Torres que se está erigiendo como auténtico mariscal de la medular en campo de combate otomano.

Después de la tregua de quince minutos, la segunda parte de la contienda comenzó a inclinarse hacia el fogoso ejército francés, que penetraba con celeridad en líneas enemigas aprovechando las dudas en la retaguardia. Una mejoría que fue cortada de raíz a través de una emboscada fabricada por el recién ingresado Suso. El gaditano sacó su rifle francotirador y trató de encontrar a Jesé. Su envío largo quiso ser interceptado por Zouma, pero su calamitoso despeje dejó mano a mano al atacante madridista con Areola. Una vez más, demostró que no le tiembla el pulso en la ejecución para sumar su cuarto gol en el torneo. Ampliada la brecha, España rebajó el ritmo de combate y se dedicó a conservar el botín de los tres puntos que tan minuciosamente había obtenido, pero no pudo maniatar totalmente a una infantería gala que trataba de reactivar el bombardeo a base de cañonazos como el zurdazo de Kondogbia que se estrelló en el poste derecho del cuartel de Sotres.

Sabaly continuó las hostilidades del escuadrón de Mombaert con un nuevo derechazo desde fuera del área, pero Sotres comprobó que los palos se habían convertido en sus grandes aliados cuando el larguero repelió el disparo. La ofensiva final del combinado francés no fructificó pese al tanto de Vion en el tiempo de descuento y el inexorable paso del cronómetro cristalizó el triunfo en la primera batalla dentro de la guerra de favoritos al título. Los de Lopetegui cierran la primera fase con un pleno de victorias y acrecientan las dudas en un conjunto francés que no está sacando réditos a todos sus recursos.

España: Sotres; Jonny, Llorente, Derik, Gayà; Campaña (Suso), Saúl; Rubén (Denis), Oliver, Jesé (Aketxe); Alcácer

Francia: Areola; Folquier, Zouma, Umtiti, Digne; Veretout, Lemina (Sabaly); Ngando (Bosetti), Kondogbia, Thauvin (Vion); Sanogo

Goles: 1-0 Alcácer (min.23), 2-0 Jesé (min.56), 2-1 Vion (min.91)


Deja un Comentario