España remonta ante Bosnia y prolonga su racha de victorias




Los de Lopetegui cosechan un nuevo triunfo en un duelo más complicado de lo previsto

Sergi Roberto inició la remontada con su testarazo

Sergi Roberto inició la remontada con su testarazo

España completó una discreta primera mitad pero mejoró tras el descanso

Con más apuros de los esperados, la selección española sumó una nueva victoria y continúa con paso firme su camino al Europeo de 2015 que se disputará en la República Checa. Menos brillante que en ocasiones anteriores pero con una solidez y un acierto en las jugadas de estrategia que fueron argumentos suficientes para superar a un combinado bosnio que sorprendió con una ordenada puesta en escena aderezada por su efectividad en campo contrario. El ritmo de los compases iniciales fue parsimonioso. Bosnia, como todo hacía indicar, cedió la posesión del cuero al conjunto local pero los jóvenes españoles no supieron darle velocidad a la circulación colectiva. Con Suso en el banquillo, Óliver Torres asumió el mando de las operaciones ofensivas pero la poca complicidad de sus compañeros dificultó su labor de dirección.

Cuando el duelo comenzaba a desfilar por el sendero de la intrascendencia se produjo la gran sorpresa. Grahovac, capitán y pilar fundamental del combinado balcánico, apareció en el vértice derecho del área y con un golpeo que describió una gran parábola batió a un Pacheco ligeramente adelantado. Revés inesperado que no alteró en demasía el plan de ruta. La pasividad en las combinaciones dificultaba el avance por zonas centrales, así que España decidió explotar los costados. La banda izquierda comenzó a ser la zona más transitada en los ataques españoles, aprovechando el largo recorrido de Bernat y el descaro de Muniain, quien conectó con Morata en busca del empate, pero el ariete se topó con los reflejos de Jajalo tras un buen recorte para quitarse de encima a su marcador.

Lastrados por la falta de dinamismo y de rupturas peligrosas, comenzó a incrementarse la falta de brillantez colectiva pero ante el déficit de ventajas españolas en la zona caliente, apareció el recurso del balón parado. Rubén Pardo ejecutó una falta en las proximidades del área buscando el palo defendido por Jajalo, quien abortó el disparo pero erró en la dirección de su despeje. El esférico quedó sin dueño y Sergi Roberto lo cabeceó antes de que el guardameta pudiera levantarse. Tablas de nuevo en el marcador sin que los pupilos de Lopetegui mostrasen su mejor versión. Los grandes equipos atesoran la virtud de golpear a su rival sin someterle en el juego y esta noche en Murcia los jóvenes españoles sacaron su gen competitivo para hacer frente al sorprendente tanto de Grahovac.

El balón parado como desatascador

El empate agitó el choque, aparecieron de nuevo los espacios y las ocasiones de gol se sucedieron. Sarabia y Morata rondaron el gol, pero los de Jagodic, generosos en el esfuerzo, demostraron disciplina táctica y aguantaron la mejoría de los ataques españoles para llegar con la balanza nivelada al descanso. España volvió a su versión más habitual tras la reanudación y puso el cerco sobre la portería adversaria. De nuevo el balón parado iba a influir en el marcador. Un saque de esquina bien botado por Sarabia fue aprovechado por Saúl Ñíguez, quien remató de forma académica para alojar su testarazo en la escuadra. Bosnia respondió y Mesanovic, libre de marca tras un flagrante error defensivo, cabeceó el servicio de Subic desde el costado izquierdo pero Pacheco apareció de forma heroica para desviar el cuero a saque de esquina en una intervención plena de agilidad y reflejos.

Pese al intento de reacción por parte del cuadro visitante, el tanto de Saúl allanó el camino para España. Emergió la pausa, las posesiones largas y la capacidad de llegada de Sergi Roberto y Óliver Torres. Pese a la abrumadora superioridad en el juego, la corta distancia en el marcador mantenía una incertidumbre que aumentó hasta el límite cuando una arrancada de Bekic le situó mano a mano con Pacheco. Sin embargo, cuando el atacante bosnio se disponía a disparar apareció Saúl para enviar el cuero a saque de esquina con un corte providencial. Acto seguido,  Óliver Torres y Sergi Roberto hilvanaron con brillantez un rápido contragolpe que Morata materializó en el tercer gol para poner a buen recaudo el botín de los tres puntos. Cuando el encuentro languidecía un error de Carvajal dotó de emoción a los minutos finales del duelo. Una pérdida de balón del lateral madridista en fase de salida fue aprovechado por Kvesic, que batió a Pacheco con un derechazo cruzado. El tanto maquilló el resultado pero, pese al amago de arreón final balcánico, no puso en peligro la merecida victoria del conjunto local. España cuenta sus encuentros por victorias y lidera su grupo empatada a puntos con Austria.

España: Pacheco; Carvajal, Amat, Saúl, Bernat; Rubén Pardo, Sergi Roberto, Óliver Torres; Sarabia (Jesé), Morata (Suso), Muniain (Deulofeu)

Bosnia: Jajalo; Barisic, Jakupovic, Kovacevic, Bevab; Krunic (Kvesic), Grahovac, Cajic, Subic (Duljevic); Maletic (Bekic); Mesanovic

Goles: 0-1 Grahovac (min.13), 1-1 Sergi Roberto (min.29), 2-1 Saúl Ñíguez (min.50), 3-1 Morata (min.69), 3-2 Kvesic (min.86)


Deja un Comentario