España exhibe fondo de armario




 

-Los pupilos de Milla se sobrepusieron a las bajas para imponerse a un voluntarioso Egipto

-Las entradas de Tello y Koke mejoraron al conjunto español

 

El remodelado Malecón albergaba el primer test del combinado olímpico, que sufría las bajas de última hora de hombres tan importantes como De Gea, Isco, Adrián y Rodrigo. A pesar de las bajas España salió a dominar el partido y en el minuto dos ya se aproximó con peligro, obligando al central Hegazy a mostrar su velocidad al cruce para frenar el avance de Álvaro Vázquez tras un buen pase entrelíneas de Ander Herrera. Tanto Capel como Cuenca abrían bien en el campo y Romeu empezaba a adueñarse de la medular, pero los de Milla no sabían imprimirle velocidad a la circulación de balón. Lejos de encerrarse y esperar en su propia área, los egipcios no se achicaron y adelantaron líneas de presión.

 

El nerviosismo inicial de los centrocampistas españoles facilitó a los africanos las labores de recuperación del cuero. Sin embargo, tras un breve lapso de tiempo el mayor nivel técnico de los locales se fue imponiendo y comenzaron a monopolizar la posesión. Al partido le costó coger ritmo y el primer disparo no se produjo hasta el minuto 17, cuando Ander Herrera probó fortuna con un golpeo que salió bastante desviado. Tres minutos más tarde, la zaga egipcia mostró su primera fisura. Álvaro Vázquez ganó la espalda a los centrales y recibió un buen pase al hueco, pero el ariete del Espanyol pecó de solidario y cedió al segundo palo, donde no apareció ningún compañero.

Las bajas de jugadores importantes, unidas a la falta de automatismos, provocaron un partido espeso, con pocas ocasiones de gol y una circulación de balón lenta en ambos conjuntos. La tendencia hacia el pase horizontal se rompía cuando entraba en juego Diego Capel, el más incisivo en la primera media hora. El almeriense desbordaba con facilidad pero le faltaba un poquito de pausa y la precisión necesaria para que sus envíos laterales encontrasen cabeceador. La presión española no era muy intensa y a los egipcios no se sentían incómodos con el cuero, por lo que equilibraron paulatinamente la balanza del encuentro.

En un despiste de la zaga, Shokry metió el susto en el cuerpo a Mariño con un disparo que se fue desviado. Poco después, una jugada ensayada de España en la que Montoya se resbala a la hora de disparar se convirtió en un peligroso contragolpe que desembocó en saque de esquina. Los egipcios efectuaron el lanzamiento en corto y, tras un buen centro con el exterior, Mohsen apareció en el primer palo adelantándose a los centrales y cabeceó al fondo de la red. El gol aturdió momentáneamente a los de Milla y el jovencísimo Saleh Gomaa se sacó un fuerte zurdazo desde fuera del área al que respondió bien el meta gallego con una gran estirada. España se levantó y a punto estuvo de conseguir el empate por mediación de Capel y Álvaro Vázquez, pero no pudo evitar irse por detrás en el marcador al descanso.

MILLA ACERTÓ CON LOS CAMBIOS

Tras la reanudación y después de varios cambios, los españoles salieron enrabietados y comenzaron a encerrar en su área al combinado africano. Los discípulos de Milla dominaron con mayor autoridad a través de una posesión más fluida, a la que añadieron la profundidad que les otorgó la entrada del barcelonista Tello. En el minuto 52 la última apuesta de Guardiola encaró, como tantas otras veces, a su par y sirvió un buen centro para que Álvaro cabecease a placer al fondo de la red. El extremo sabadellense fue un auténtico quebradero de cabeza para Hassan como ya lo había sido Capel pero, a diferencia del almeriense, sus centros sí encontraban rematador.

Con la entrada de Koke, los de Milla aumentaron la intensidad de su presión en campo contrario, recuperaban más arriba y, por ende, fabricaban un mayor número de ocasiones de gol. Los egipcios comenzaron a acusar el esfuerzo físico de la primera mitad y los jóvenes españoles se hicieron auténticos dominadores del partido. Después de un buen envío en profundidad de Koke, Álvaro estrelló el balón contra el poste y el rechace, recogido por Tello, que disparó sin pensárselo dos veces, fue sacado bajo palos por un zaguero. El segundo tanto local parecía cuestión de tiempo y fue propiciado por un error de la zaga egipcia. Koke recibió dentro del área y fue arrollado de manera tan clara como absurda. El colegiado no lo dudó y decretó la pena máxima. El centrocampista colchonero colocó el esférico y asumió la responsabilidad, batiendo con mucha sangre fría a Aly Lofty.

A partir del segundo tanto, el ritmo del encuentro volvió a descender. Los españoles pusieron la pausa a base de numerosos pases horizontales y los pupilos de Hany Ramzy no pudieron aproximarse más a la meta defendida por Joel. Cuando el partido agonizaba, Álvaro Vázquez cerró la cuenta con el gol. Realizó un buen desmarque y superó la desesperada salida del meta egipcio con una sutil vaselina. Fue el último destello, una muestra más de la superioridad técnica del combinado español.  

España: Mariño (Joel); Montoya (Azpilicueta), Botía (San José), Domínguez, Didac (Víctor Ruiz); Oriol Romeu (Iturraspe), Ander Herrera, De Marcos (Koke), Cuenca, Capel (Tello); Álvaro Vázquez

Egipto: Aly Lofty; Hassan, Acca, Hegazy (Moneim), Ramadan; Shokry (Sobhy), Soiya, Gomaa (Mohamed); Sherwida (El Sayed); El Din y Mohsen (Magdy)

Goles: 0-1 Mohsen (min. 37), 1-1 Álvaro (min.53), 2-1 Koke (p) (min.72), 3-1 Álvaro (min.90)

 

 


Deja un Comentario