Dorada efectividad




Los surcoreanos apretaron en los minutos iniciales y fueron perjudicados por el colegiado

Tras su nuevo doblete Damiao ya es el máximo artillero de la competición

Sin excesiva brillantez colectiva pero aprovechando la demoledora pegada de sus hombres de ataque. Así selló Brasil su pase a la final ante una extramotivada Corea del Sur que no pudo controlar los destellos individuales de las estrellas brasileñas. El combinado asiático no se achicó y salió dispuesto a buscar la portería defendida por Gabriel. Su vertiginoso juego a punto estuvo de adelantarles en el marcador, provocando varios saques de esquina que acrecentaban la inseguridad del guardameta sudamericano. Incluso el colegiado fue muy benévolo con los de Menezes al no sancionar una infracción de Juan cuando levantó excesivamente la pierna para tapar un remate de Ji Dong-Won a puerta vacía. Sería también el propio Ji el que volviese a asustar al portero de la canarinha cuando un disparo lejano se fue rozando la escuadra derecha.

Aun así, a base de jugadas aisladas y con talentosos fogonazos de sus atacantes, Brasil consiguió llevar peligro a la portería asiática. Primero fue una arrancada de Marcelo la que permitió a Leandro Damiao probar a Lee Bum-Young y después fue el propio ariete quien peleó una mala cesión de Oh Jae-Suk a su guardameta dejando a Alex Sandro en una posición inmejorable para deshacer el empate a cero, pero el lateral del Oporto no fue capaz de alojar el cuero en el fondo de la red cuando la portería solamente estaba defendida por el central Kim Young-Gwon.

Con el paso de los minutos los surcoreanos acusaron el esfuerzo físico y fueron descendiendo la intensidad de su presión. Ese declive a la hora de ahogar la salida de balón brasileña propició la aparición de las estrellas sudamericanas. Oscar decidió alzar la voz y condujo con el cuero con su habitual elegancia en la zona de tres cuartos para atraer rivales. Cuando avanzaba hacia la frontal del área observó a su derecha la incorporación de Rômulo y le cedió la posesión para que el nuevo mediocentro del Spartak de Moscú inaugurase el marcador con un disparo al palo corto que cogió desprevenido a Lee Bum-Young. Antes de llegar al descanso, el enérgico Ji Dong-Won volvió a poner en aprietos a Gabriel con un disparo que se fue rozando el larguero, dejando claro que la efectividad tenía un exclusivo color verdeamarelo.

Inclemente Brasil

El inicio de la segunda mitad siguió la pauta de los primeros minutos del encuentro; mayor número de aproximaciones surcoreanas y polémica arbitral, ya que el colegiado checo pasó desapercibido un claro derribo de Sandro a Kim Bo-Kyung dentro del área. La errónea decisión del trencilla iba a quemar el último cartucho de la selección dirigida por Hong Myung Bo. Los de Menezes no tuvieron tanta piedad como su rival y aprovecharon una de sus primeras ocasiones de peligro tras el descanso. Una buena combinación entre Marcelo y Neymar fue finalizada por Leandro Damiao, que fusiló al portero asiático tras recoger el pase atrás del atacante del Santos. El ariete del Internacional de Porto Alegre, como había hecho en los cuartos de final frente a Honduras, demostró su instinto asesino impidiendo cualquier crítica hacia su rendimiento.

El gol dinamitó una resistencia surcoreana que iba a recibir su puñalada mortal con el nuevo tanto de Leandro Damiao. Neymar y Oscar decidieron combinar en el balcón del área y cuando la zaga asiática quiso impedirlo apareció el ‘9’ de Brasil para disparar su revólver de manera exitosa y firmar otro doblete. El último tercio del encuentro transcurrió sin incidencias reseñables que pudiesen modificar el marcador. Los asiáticos sacaron la bandera blanca y los chicos de Menezes dosificaron aún más los esfuerzos pensando en la batalla por el oro. Aludiendo de nuevo a su feroz pragmatismo goleador, los brasileños ya piensan en el histórico duelo que se celebrará en Wembley. Tras conquistar la medalla de plata en Los Ángeles 84 y Seúl 88, pretenden alcanzar la gloria al tercer intento y cambiar el material de la preciada presea en el mítico templo londinense.

Brasil: Gabriel; Rafael, Thiago Silva, Juan (Bruno Uvini), Marcelo (Hulk); Rômulo, Sandro; Oscar, Alex Sandro; Leandro Damiao (Pato), Neymar

Corea del Sur: Lee Bum-Young; Oh Jae-Suk, Kim Young-Gwon, Kim Chang-Soo,Yun Suk-Young; Nam Tae-Hee, Koo Ja-Cheol (Jung Woo-Young), Ki Sung-Yueng, Kim Bo-Kyung; Kim Hyun-Sung (Park Chu-Young), Ji Dong-Won (Baek Sung-Dong)

Goles: 1-0 Rômulo (min.38), 2-0 Leandro Damiao (min.57), 3-0 Leandro Damiao (min.64)


Deja un Comentario