Demasiado castigo




 

 

España se despide de la competición en un duelo en el que mereció mejor suerte

Mendoza fue el héroe hondureño con varias intervenciones de mérito

Alineación de España frente a Honduras. Foto: RFEF

España sumó su segunda derrota consecutiva y cayó eliminada de la competición en un encuentro en el que pagaron cara su fragilidad defensiva y su falta de acierto rematador. Conscientes de la importancia del encuentro para su futuro en el torneo, España saltó al terreno de juego decidida a resarcirse. Como un animal herido por la dentellada de Japón, adelantó la altura de la presión e incrementó el grado de intensidad para establecerse en campo contrario. Sin embargo, rápidamente se llevó el primer mazazo. Espinoza cayó al carril izquierdo y desde allí sacó un peligroso envío al área que Bengtson, aprovechando la alarmante pasividad defensiva, cabeceó al fondo de la portería defendida por De Gea. El tanto hizo mella en los jugadores españoles, desatando su ansiedad y dificultando la fluidez en la circulación de balón.

Honduras aprovechó ese nerviosismo y puso a prueba la fragilidad de los zagueros con ataques directos por banda. Huérfana de profundidad, en España nadie reivindicó sus galones y se mostró dispuesto a asumir la responsabilidad en lo que a creación de juego ofensivo se refiere. Por momentos los de Milla repitieron los errores en ataque estático cometidos durante gran parte del encuentro inaugural e incluso sufrieron para mantener la posesión de balón. Aún así, en el único destello imaginativo de Isco, el mediapunta andaluz condujo el balón con elegancia para atraer a varias rivales y dejar a Mata libre de marca en la frontal del área, pero su disparo se fue desviado de la meta defendida por Mendoza

Tras obligar a los catrachos a dar un paso atrás a base de posesiones largas, fue otra vez Mata el que tuvo el empate en su pierna izquierda. Montoya se incorporó al ataque y envió un peligroso centro al área, pero la volea del jugador del Chelsea no encontró los tres palos. Al filo del descanso, los de Milla efectuaron un mejor aprovechamiento de los costados para ensanchar la zaga rival y encontrar huecos en el entramado defensivo adversario. Montoya combinó con Adrián y el delantero del Atlético de Madrid y su centro llegó a Isco, que cedió de cara al primer toque para la llegada de Mata pero el zurdazo del asturiano, una vez más, no cogió portería.

En el descanso Milla se acordó de Ander Herrera y ordenó su ingresó en el terreno de juego en busca de encontrar al anhelado director de orquesta que le está faltando a su equipo en tierras británicas. La segunda mitad comenzó nuevamente con la voluntad española de llevar la iniciativa pero fueron los hondureños quienes gozaron de la primera ocasión de gol. Mario Martínez cayó al costado derecho y, aprovechando la circunstancia de encontrarse a pierna cambiada, sacó de su pie izquierdo un enroscado servicio que Espinoza cabeceó al palo. Poco a poco España se fue sacudiendo la presión de encima y el incisivo Montoya volvió a aprovechar la longitud de su carril para sacar un centro de pasado que Adrián cabeceó poniendo en aprietos al guardameta hondureño.

Con el paso de los minutos y la continuidad de la desventaja en el marcador, se apostó por incrementar el peso en el área rival y Rodrigo sustituyó a un desafortunado Isco. Muniain se fue entonando con el paso de los minutos y su descaro fue uno de los mejores argumentos ofensivos de los españoles. En una de sus arrancadas dejó atrás a varios zagueros hondureños que salieron a su paso y estrelló el balón en el palo. El recién incorporado Rodrigo rozó el gol con un disparo lejano y Adrián también se acercó a él con una buena maniobra dentro del área. Esos fueron los mejores minutos de España, que logró encerrar en su área al combinado centroamericano. Las exitosas asociaciones en tres cuartos de campo hicieron daño a la zaga hondureña y nuevamente Rodrigo remató un servicio de Ander Herrera que repelió Mendoza con una intervención de gran mérito.

El asedio era total y el ariete del Benfica se volvió a encontrar con la figura de Mendoza cuando le intentó batir en el uno contra uno tras un gran pase en profundidad de Mata. En otra fantástica jugada colectiva, Mata asistió desde el vértice izquierdo del área pero Rodrigo estrelló el balón en el larguero con su testarazo en boca de gol. Milla quemó el último cartucho y sustituyó a Javi Martinez por Tello para buscar más profundidad por el carril derecho del ataque. En los últimos minutos Rodrigo fue derribado dentro del área por Velásquez pero el árbitro no sancionó la acción y despachó con una tarjeta amarilla a Mata las protestas españolas. España no pudo perforar la meta de Mendoza y dice adiós a las primeras de cambio a uno competición que afrontaba con muchísimas expectativas de medalla.

España: De Gea, Montoya, Botía, Domínguez, Jordi Alba; Javi Martínez (Tello), Koke (Ander Herrera), Isco (Rodrigo); Mata, Adrian, Muniain

Honduras: Mendoza; Arnold Peralta, Velásquez, Leverón, Figueroa; Garrido, Espinoza (Orlín Peralta); Nájar, Mario Martínez, Crisanto; Bengtson

Goles: 0-1 Bengtson (min.7)


Deja un Comentario