Corea del Sur derrota a Japón en la batalla asiática por el bronce




Los surcoreanos obtienen su primera presea en la historia de la competición

Gran organización defensiva que permitió explotar su verticalidad

Más que una batalla inédita por el bronce, el duelo entre surcoreanos y japoneses era una prueba de fuego para convertirse en el dominador del fútbol asiático en un futuro próximo. En el terreno de juego de Cardiff se citaban varios jóvenes con mucho que decir en la selección absoluta de ambos países y no defraudaron en lo que a competitividad se refiere. La columna vertebral del combinado dirigido por Hong Myung Bo ya había desempeñado un rol importante en la pasada Copa Asia y fue esa experiencia competitiva la que permitió a los surcoreanos obtener ese punto de ventaja para derrotar a sus adversarios y colgarse la primera medalla de su historia en esta disciplina.

El encuentro comenzó vibrante, casi obligado por la elevada intensidad de la presión sobre la salida de balón rival que ejercen habitualmente ambas selecciones. Ese estilo de juego, unida a la gran carga simbólica del duelo, configuró una primera parte de dominio alterno, caracterizada por las imprecisiones en las entregas que dificultaba la creación de numerosas ocasiones de gol. Los guardametas no tuvieron excesivo protagonismo y hubo que esperar hasta la media hora de juego para que alguno de ellos interviniese de manera meritoria. Fue el surcoreano Jung Sung-Ryong quien se empleó a fondo para despejar un envenenado disparo del siempre activo Kiyotake.

La rivalidad se hizo aún más patente con varias entradas desmedidas por parte de los centrocampistas que no fueron severamente sancionados por parte del colegiado. El máximo exponente de esa vehemencia se focalizó en varias acciones antirreglamentarias de Koo Ja-Cheol, capitán de los surcoreanos, que vio la cartulina amarilla pero supo arengar a sus compañeros para revertir el ligero dominio nipón. Ese polémico método de motivación surgió efecto cuando Park Chu-Young inauguró el marcador. El atacante del Arsenal se encontró un balón suelto en la zona de tres cuartos y levantó la mirada hacia la portería de Gonda, en la que introdujo el cuero tras superar con la potencia de su carrera a varios zagueros japoneses que no se emplearon de manera contundente para frenar su avance.

El golpe horadó la moral de los japoneses, que mostraron más dificultades que nunca para encontrar huecos en la zaga surcoreana, excelentemente organizada desde los primeros compases de la batalla. La ansiedad nipona creció y su parcela defensiva también se vio afectada por ello. Una mala cesión de Tokunaga a su guardameta terminó en los pies de Park Chu-Young pero Gonda reaccionó con celeridad para que el ex delantero del Monaco no celebrase el doblete. Sin embargo, nada iba a poder hacer el portero del FC Tokyo para evitar el 2-0. El encuentro se finiquitó en cuatro toques, los que necesitaron los surcoreanos para convertir un saque de puerta en un gol a favor. Golpeo del guardameta y prolongación hacia la carrera de Koo Ja-Cheol que orientó el cuero con su pierna izquierda para alojarlo en el fondo de la red con un disparo cruzado.

Pragmatismo

La jugada fue fiel reflejo del encuentro, en el que los surcoreanos nunca necesitaron monopolizar el control del cuero para generar peligro a su adversario. La duración de sus posesiones fue tan efímera como dañina, convirtiendo la verticalidad en su mejor arma. Por su parte, los pupilos de Sekizuka nunca firmaron la capitulación pero con el paso de los minutos cada vez les costaba más llegar con peligro al área rival. De hecho, fue Kim Bo-Kyung el que más cerca estuvo del gol con un zurdazo que se estrelló en el palo después de que Gonda realizase una buena estirada para evitar el tercer tanto. Los nipones se enredaron aún más en la telaraña urdida por Hong Myung Bo, hasta que escucharon con impotencia el pitido final que certificó la primera medalla olímpica del fútbol surcoreano.

 Corea del Sur: Jung Sung-Ryong; Oh Jae-Suk, Hwang Seo-Kho, Kim Young-GWon, Yun Suk-Young; Kim Bo-Kyung, Koo Ja-Cheol (Kim Kee-Hee), Ki Sung-Yueng, Park Jong-Woo; Park Chu-Young (Kim Hyun-Sung), Ji Dong-Won (Nam Tae-Hee)

Japón: Gonda; Hiroki Sakai, Suzuki, Yoshida, Tokunaga; Kiyotake, Yamaguchi, Ohgihara (Yamamura), Otsu; Higashi (Sugimoto); Nagai (Usami)

Goles: 1-0 Park Chu-Young (min. 38), 2-0 Koo Ja-Cheol (min.58)


Deja un Comentario