Brasil vs España con Gran Bretaña en la recámara




Con la destacada ausencia de Argentina, Brasil y España pelearán mano a mano por el oro olímpico en Londres con la estrecha vigilancia del combinado británico. A 100 días para el comienzo del gran evento y a falta de que Omán y Senegal se disputen la última plaza vacante en la repesca que tendrá lugar en Coventry el 23 de este mes, las federaciones de los países clasificados ya ultiman los detalles para el gran evento programando encuentros amistosos. Extensas preselecciones de convocados y jornadas de concentración en los países sudamericanos con los jóvenes que aún no han salido de su país natal configuran la actualidad futbolística olímpica en estos momentos.

La gran excepción a esta línea de preparación para el próximo verano en Londres la constituye el combinado egipcio. Con la masacre de Port Said y la consecuente paralización del campeonato local, la federación ha optado por concentrar al grupo que acudirá a la capital inglesa lejos del país norafricano conformando un stage que incluye enfrentamientos con otras selecciones sub-23. Al margen de esta peculiar pretemporada de los faraones, la principal preocupación de todos los seleccionadores es confeccionar la lista de dieciocho jugadores que defiendan los intereses de su país. Dentro de esa tarea, tal vez el motivo más polémico sea la inclusión de los tres hombres que superen los veintitrés años. Son muchos los técnicos que se debaten entre llevar a sus estrellas o apostar por la jerarquía y capacidad de liderazgo que aportan los más veteranos, puesto que son dos factores que algunos países no pueden compatibilizar.

Casi con total seguridad España no se unirá a esa línea de reforzar su selección con la inclusión de veteranos. Luis Milla, encargado de dirigir al combinado olímpico español, apostará por el mismo bloque que se coronó campeón de Europa sub-21 hace menos de un año en Dinamarca. Todo lo contrario ocurre en Brasil, que no dudará en recurrir a sus estrellas. En el país carioca no se piensa en otra cosa que en alcanzar el preciado metal, único logro futbolístico que se le resiste a una selección que ya lo ha ganado todo. Un híbrido de ambas propuestas es lo que llevará a cabo Suiza. Los helvéticos no renunciarán al cupo de tres plazas para mayores de veintitrés años, sin embargo la columna vertebral de su combinado la formarán jóvenes jugadores ya consolidados en la titularidad de la selección absoluta como Xherdan Shaqiri y Granit Xhaka.

Marruecos, Gabón, Egipto, Suiza, Bielorrusia, España, Gran Bretaña, Brasil, Uruguay, México, Honduras, Nueva Zelanda, Japón, Emiratos Árabes Unidos, Corea del Sur, Senegal/Omán. Son los equipos que estarán en el sorteo del próximo día 24. Dieciséis selecciones con objetivos totalmente opuestos. Mientras que para selecciones como Nueva Zelanda, Honduras o Gabón la participación ya es un premio, otras como Brasil y España solamente piensan en tocar el cielo en Wembley. Gran Bretaña también anhela el oro pero a priori lo tendrá más complicado. Todo indica a que tendrá que pelear por el bronce frente a combinados potentes pero con menos potencial como México, Uruguay o Suiza. Los charrúas estarán dirigidos por Washington Tabárez, para muchos el principal artífice del espectacular crecimiento que ha experimentado el combinado celeste en los últimos años. México afrontará el evento con grandes esperanzas tras recuperar la hegemonía en la confederación centroamericana pero con la sensible baja de David Cabrera, el ‘cerebro’ de los aztecas en el preolímpico. Todos acuden a Londres con mucha ilusión en busca de alcanzar la gloria. Por el momento, solamente hay una cosa clara, el torneo olímpico de fútbol tendrá nuevo rey.


Deja un Comentario