Assifuah reina en el descontrol




Un doblete del delantero ghanés tumbó a una atrevida selección chilena

Pese a su doblete, Henríquez no pudo evitar la victoria ghanesa

Pese a su doblete, Henríquez no pudo evitar la victoria ghanesa

Aboagye lideró la reacción africana

En un encuentro sin tregua repleto de ocasiones de gol y derroche físico, Ghana se deshizo de Chile con un salvador tanto de Assifuah en los últimos instantes de la prórroga. La verticalidad fue protagonista desde el primer minuto y la voluntad ofensiva de ambos conjuntos confirió al encuentro un ritmo alto, frecuentemente acompañado de imprecisiones. Los ghaneses, como peces en el agua en escenario frenético, pronto encontraron el premio del gol. Acheampong recorrió con velocidad el carril zurdo, ganó la línea de fondo y asistió para que Odjer, tras un control con el pecho, ubicara el cuero en la escuadra de la portería chilena. En un duelo sin tregua, Chile demostró que también sabe moverse en el intercambio de golpes. Bravo aprovechó los espacios y envió el cuero al desmarque de Castillo, quien no se lo pensó a la hora de armar un derechazo que se coló por el palo corto de la portería custodiada por Antwi.

Espoleados por el tanto de su referente anotador, los de Mario Salas continuaron mostrando su poderío ofensivo. Henríquez recibió de espaldas en el vértice del área y se revolvió para sacar un buen disparo que consolidó el vuelco al marcador. Ni los goles frenaron un choque con poca pausa y mucha distancia entre líneas, en el que el cuero pasaba de área a área con inusitada facilidad. Enérgicos en sus cabalgadas, los hombres de ataque africanos penetraban con vehemencia en la línea defensiva chilena pero Lichnovsky, mariscal de la zaga chilena, mostraba su disciplina táctica para taponar las vías de agua andinas. Valientes en el combate cuerpo a cuerpo, Castillo quiso reeditar su primer tanto pero Antwi había aprendido la lección cerrando el primer palo y solamente le concedió un saque de esquina.

Los ataques superaban con claridad a las defensas y fue entonces cuando se agigantaron las figuras de los guardametas para evitar cambios en el marcador. Henríquez probó fortuna desde media distancia y Acheampong le contestó minutos después, pero Melo mostró su determinación en el achique para repeler el disparo del centrocampista del Anderlecht. Ghana combinaba potencia y osadía en campo contrario, pero le faltaba la precisión necesaria para finalizar sus ataques. Una precisión que encontró Aboagye para fabricar la asistencia en el anhelado tanto africano. Assifuah controló y disparó, dos toques para ajusticiar a Melo y no darle opción de evitar el empate. Las tablas terminaron de revolucionar el choque y lo convirtieron en una ruleta rusa en la que las ocasiones se sucedían en ambos bandos.

Esclavos del cronómetro, sudamericanos y africanos se lanzaron a la búsqueda desesperada del gol pero el cansancio nubló la lucidez en los metros finales. La prórroga comenzó con la electricidad que había caracterizado al resto del encuentro. Acheampong volvió a mostrar la potencia de su zurda, pero su golpeo fue contrarrestado con una magnífica estirada de Melo que desvió el cuero a la madera. Chile aceptó el desafío y continuó el toma y daca pero Castillo no encontró el gol cuando desperdició el mano a mano con el guardameta ghanés. El encuentro era cada vez más indescifrable y fue en ese contexto cuando surgió el talento chileno para desencriptarlo. Baeza se inventó un pase elevado para batir dos líneas de presión y el cuero se encontró con la cabeza de Henríquez, que superó la salida de Antwi.

Agotado, el delantero del Manchester United sacó fuerzas de flaqueza para tirar un desmarque y situar en ventaja a los suyos en una jugada muy similar al gol con el que Castillo desatascó los cuartos de final ante los croatas. Ya en ventaja, Chile quiso guardar la ropa pero no pudo soportar las embestidas de un combinado ghanés que emergió bajo la dirección de un acertadísimo Aboagye. El ‘10’ de los ‘satélites negros’ hilvanó una jugada en el balcón del área chilena que fue finalizada con acierto por Salifu para reinstaurar la igualdad en el electrónico. El empate fue un golpe demasiado duro para la moral chilena, que cedieron ante el empuje de los pupilos de Tetteh en los últimos coletazos del tiempo extra. Acheampong realizó una magnífica acción individual por el costado diestro y colgó el cuero al área. Assifuah lo cabeceó y una falta de entendimiento entre dos zagueros chilenos provocó que su remate se colase en el fondo de la portería. Fue un croché letal cuando el cronómetro señalaba el final del combate.

Chile: Melo; Campos (Maturana), Lichnovsky (Huerta), Robles, Larenas (Cuevas); Fuentes, Baeza; Henríquez, Rabello, Bravo; Castillo

Ghana: Antwi; Nketiah(Adicco), Lartey, Attamah, Baba; Odjer (Narh), Salifu, Aboagye, Acheampong; Assifuah, Boakye (Ashia)

Goles: 1-0 Odjer (min.10), 1-1 Castillo (min.23), 1-2 Henríquez (min.26), 2-2 Assifuah (min.71), 2-3 Henríquez (min.97), 3-3 Salifu (min.112), 4-3 Assifuah (min.121)


Deja un Comentario