Alemania, el complicado segundo punto de inflexión




Corría el mes de junio de 2009 y una nueva edición del Europeo sub-21 se ponía en marcha en Suecia. El sorteo de grupos allanaba el camino hacia las semifinales a una atractiva Italia que acudía a la cita con Giovinco y Balotelli como líderes de su ataque, mientras que deparaba un competitivo triple enfrentamiento entre Inglaterra, España y Alemania. Los germanos, pese a su comienzo dubitativo, superaron a todo el que salió a su paso y se impusieron de forma contundente en una final culminando un rendimiento in crescendo en tierras escandinavas. El título no fue un triunfo cualquiera y basta con revisar la convocatoria de aquella selección para ser consciente de la magnitud del éxito. Neuer ponía el cerrojo en la portería, Howedes y Boateng era la pareja de centrales, Khedira el cacique en la medular y Özil el talentoso líder de un ataque que arrolló en el partido decisivo. Apenas un año más tarde, cuatro de los cinco pilares de aquel combinado gozaban de la titularidad en la semifinal del Mundial de Sudáfrica. Ellos eran protagonistas del cambio en el estilo de juego que estaba iniciando el emergente fútbol alemán.

Cuatro años más tarde regresa Alemania a un Europeo sub-21, pero sumar su segundo entorchado tendrá un componente de mayor dificultad que en tierras suecas. Una dificultad cuyos inicios se remontan a la misma lista de convocados. Adrion, al contrario que su antecesor en el cargo (Hrubesch), no cuenta con los soldados más destacados que por edad podría haber reclutado para conquistar Israel. En primer lugar por decisión propia, ya que Gundogan, su cerebro durante el proceso clasificatorio, no fue citado para no ‘entorpecer’ su progresión con el combinado nacional absoluto. Por el mismo motivo tampoco entraron en los planes del seleccionador sub-21 otros jóvenes con la confianza de Low como Kroos, Schürrle, Ter Stegen o los hermanos Bender. La generación de futbolistas alemanes nacida a partir del año 90 está plagada de talentos pero sus exponentes más destacados no estarán en Israel. Aún así, Adrion ha podido confeccionar un bloque competitivo que se vio mermado por los contratiempos físicos en su parcela defensiva en los preparativos del certamen.

Tras lograr una clasificación holgada cimentada en su poderío anotador, el exigente debut ante Holanda dejó un sabor

Holtby fue el alemán más destacado en el debut ante Holanda

Holtby fue el alemán más destacado en el debut ante Holanda

agridulce en los jóvenes teutones. Superados por completo en el inicio de partido, supieron reaccionar tras el descanso e igualar una contienda de la que salieron derrotados tras un postrero tanto de Fer. La dura derrota permitió vislumbrar los defectos y virtudes de una selección que deberá buscar el triunfo ante la vigente campeona para apurar sus opciones de supervivencia. Un resultado adverso que comenzó a fraguarse con la excesiva fragilidad defensiva iniciada por su propio guardameta. Con la lesión de Trapp a Leno se le abrieron las puertas de la titularidad y el cancerbero, que venía de completar una buena campaña en el Bayer Leverkusen, denotó una inseguridad impropia de un portero de su nivel. Erró en los tres tantos y eclipsó la poca solidez que le ofrecieron sus zagueros. Los germanos echaron en falta a Jung y Kirchhoff, referentes defensivos de este combinado que se cayeron a la última hora de la expedición por problemas físicos. Suplir sus bajas no era tarea sencilla para Adrion y sus reemplazos naufragaron ante la comparación.

Jantschke y Sorg, dos laterales que ofrecen profundidad a los ataques de su equipo, quedaron retratados ante el vértigo de los extremos holandeses y ni Thesker ni el elegante Ginter pudieron frenar las vías de agua que brotaban desde los costados. Los desajustes colectivos fueron evidentes, reinó la falta de compenetración y se pagó caro el riesgo de alinear en un escenario exigente a una zaga que nunca antes había jugado junta. Fueron los protagonistas negativos de una primera mitad en la que solamente Rudy rindió al nivel exigible. El mediocentro del Hoffenheim, que llega tras completar una temporada de rendimiento ascendente, es el faro del equipo en la medular. Formando pareja con el llegador Rode, asume el papel protagonista en la distribución de juego. Disciplinado en lo táctico para ayudar en acciones ofensivas, demuestra criterio en el pase y ejerce como nexo de unión ente la sala de máquinas y la parcela ofensiva. El canterano del Stuttgart ha establecido una fuerte sociedad con Rode que cierra las puertas a otros centrocampistas con gran proyección. Lesionado Arslan y fuera de la convocatoria por decisión técnica Leitner, encontró un hueco en la expedición a Israel el equilibrado mediocentro de origen turco Emre Can. El canterano del Bayern aúna potencia física y destreza técnica, aderezada con inteligencia para llegar desde segunda línea pero su bisoñez en la élite profesional le dificulta la entrada en el once inicial.

HOLTBY, LA BRÚJULA OFENSIVA

Fue el ataque el motivo de mayor esperanza para el futuro de Alemania durante su encuentro en Petah Tikva la competición. Con el incisivo Herrmann en el costado diestro, el brillo llegó de la mano de Holtby. Poco participativo durante el primer acto, el capitán asumió los galones que le otorga su brazalete y desplegó su talento para encabezar una remontada que se esfumó cuando el choque daba sus últimos coletazos. Con ganas de reivindicarse de su ostracismo londinense, el mediapunta de origen británico demostró su habilidad en el regate y su criterio en la lectura de juego para cambiarle la cara a su equipo. A su izquierda se situó Mlapa, que no rindió en una demarcación poco propicia para sus características. Desacertado cada vez que entraba en contacto con el cuero, el atacante de origen africano completó su aciaga noche con una lesión en el bíceps femoral que provocó su despedida del torneo. Máximo artillero del combinado teutón a lo largo de la fase de clasificación, el infortunio del atacante del Borussia Mönchengladbach pone en bandeja la titularidad al habilidoso Volland. El delantero del Hoffenheim fue el mejor socio de Holtby y con su entrada ofreció variantes a un ataque que hasta ese momento había pecado de previsible. Inteligente entre líneas y descaro gracias a su manejo en el regate son las armas de uno de los principales activos ofensivos con los que cuenta Adrion.

“Si logramos poner fin a sus ataques y conseguimos montar el nuestro tendremos opciones, porque ahí España es vulnerable” asegura el técnico germano en alusión a la forma de afrontar el duelo ante la vigente campeona. Una declaración de intenciones que requerirá del acierto de su capitán en las transiciones y el vértigo de Herrmann para sorprender a la zaga española. Si la propuesta inicial no funciona, la verticalidad de Clemens es un argumento que puede ayudar para a romper el ritmo del partido. Con más problemas para enriquecer el ataque posicional, el centrocampista ofensivo del Colonia aúna disparo y osadía para generar peligro en las cercanías del área rival. Una zona de castigo que es terreno colonizable para Lassoga. El ariete del Hertha superó una lesión que le tuvo en el dique seco durante la primera mitad de temporada y obtuvo el billete para Israel gracias a sus buenos guarismos con la mannschaft. Corpulento y oportunista, demuestra buen juego de espaldas pero se encuentra con más dificultades para destacar lejos de la portería rival. Su discreta actuación ante Holanda pone en entredicho su titularidad ante la pujanza de un Polter que comparte características físicas y poca continuidad durante el recién finalizado curso futbolístico. Aún así, el nuevo ariete del Mainz suma cuatro goles en cinco partidos oficiales de categoría sub-21. Si pretenden derrotar a España los jóvenes germanos deberán mejorar sus prestaciones defensivas y afinar la puntería de sus referentes ofensivos. Una victoria supondría salvar el primer match-ball y poner la primera piedra hacia un segundo punto de inflexión en la selección alemana.

Posible 11 ante España: Leno; Jung, Thesker, Ginter, Sorg; Rode, Rudy; Herrmann, Holtby, Volland; Polter


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] solventado con victoria, muy trabajada, ante unos rusos ya apeados de la competición. Enfrente la poderosa Alemania, que más miedo por el nombre que por su fútbol, necesitaba la victoria tras su traspié en la [...]

    Deja un Comentario