Alan Dzagoev, actitud contra aptitud




Del 5 al 18 de junio se disputa en Israel una nueva edición del Europeo sub-21, escaparate óptimo para los jóvenes talentos del continente y antesala de una Copa Confederaciones que ha ‘secuestrado’ a alguna de las jóvenes estrellas de países presentes en la cita como Italia. A modo de presentación, desde esta página iremos presentando a los jugadores más destacados de las selecciones presentes en territorio hebreo durante el próximo mes. Con las eliminatorias clasificatorias para el Mundial de 2014 condicionando los encuentros de la primera jornada, Pisarev no podrá contar con las principales individualidades de su lista de convocados para medirse al vigente campeón del certamen. Pero el técnico de los rusos no ha renunciado a la participación en los encuentros posteriores de Alan Dzagoev, un atacante que ya sabe lo que es brillar en la fase final de una competición de selecciones a nivel continental.

Así juega:

Dzagoev es un habilidoso mediapunta que destaca por su inteligencia y su conducción en carrera. Potente en la

Dzagoev se perderá el primer partido pero deberá liderar a los rusos en el 'grupo de la muerte'

Dzagoev se perderá el primer partido pero deberá liderar a los rusos en el ‘grupo de la muerte’

zancada, lleva el cuero pegado al pie y esquiva rivales sin dificultades gracias a su salida por ambos perfiles tras el regate. Elegante en los controles, cuando se perfila de manera correcta en las inmediaciones del área rival resulta prácticamente imprevisible. Clarividente en la zona de tres cuartos, su tacto en la entrega resuelve los misterios del último pase. La asistencia es su mejor carta de presentación pero no renuncia a los caminos del gol de forma individual. Certero en el golpeo, sabe batir al portero con su variedad de registros en la finalización. Pícaro para hacer valer su conocimiento del juego mediante la llegada desde segunda línea, demuestra frialdad cuando se adentra en el área de castigo. Una frialdad que plasma, en su vertiente negativa, a lo largo de los noventa minutos. La indolencia es su pecado capital y la intermitencia de sus interacciones con el cuero suponen una rémora para desarrollar todo su talento.

Imaginativo para generar ocasiones de peligro sin la colaboración de sus compañeros de ataque, su acierto en la toma de decisiones y su habilidad para filtrar pases profundos en carrera le convierten en un jugador idóneo para gestionar los contragolpes de su equipo. La parcela central es su zona predilecta de influencia, consciente de que es el escenario más beneficioso para explotar su visión de juego y castigar la espalda de los centrales. Reticente a los balones divididos, no le benefician los encuentros broncos y encuentra en los costados un refugio para evitar el contacto físico. Poco propenso a los esfuerzos sin balón, también ofrece un buen rendimiento tomando los costados como punto de partida. Traza bien la diagonal y arma rápido el golpeo orientando bien sus disparos. Especialista a balón parado, mezcla talento, facilidad para la asistencia y olfato goleador, pero no siempre acompaña sus excelentes condiciones con la regularidad adecuada.

 

Trayectoria:

Nacido el 17 de junio de 1990 en la ciudad de Beslan, situada en la región de Osetia del Norte, Alan Yelizbarovich Dzagoev y comenzó su andadura futbolística de la mano del modesto Terek Beslan. Con apenas diez años hizo las maletas rumbo a Vladikavkaz para enrolarse en las filas del Yunost para completar su formación. Su progresión siempre se caracterizó por la celeridad y a los dieciséis años ya estaba mostrando su talento por los estadios de la división de plata del fútbol ruso. Apenas un año en la plantilla profesional del Krylia Sovetov le bastó para asegurarse el salto al CSKA.A la capital rusa llegó sin generar ruido mediático, circunstancia lógica en un jugador que aún no había alcanzado la mayoría de edad. Sin embargo, Gazzaev supo apreciar su talento y le dio la confianza necesaria para que pudiese demostrar sus condiciones. Pese a su condición de novato, mostró un rendimiento tan alto en el campeonato doméstico y en la Europa League que a finales de 2008 ya estaba realizando su debut con el combinado nacional absoluto.

Su éxito prematuro y los cantos de sirena procedentes de los clubes más poderosos del continente torpedearon su progresión. El estancamiento sobrevolaba su trayectoria, pero la pasada Eurocopa supuso un nuevo impulso para su carrera. Se reencontró con su mejor versión, la mostrada durante sus primeros partidos en la élite, bien aderezada por su acierto de cara a puerta. Un momento dulce que ha prolongado esta campaña con su equipo, ayudando al club del ejército rojo a conquistar el doblete. A pesar de estos recientes éxitos, Dzagoev no es del gusto de Capello por su falta de sacrificio en labores defensivas y no logra asentarse en sus alineaciones. Por ello, deberá afrontar el Europeo sub-21 como un acicate para desquitarse del poco protagonismo en el combinado nacional en la carrera hacia Brasil 2014. Una actuación estelar en territorio israelí sería el mejor argumento para convencer al técnico italiano. La duda es si el talento prevalecerá sobre la indolencia en una competición que ya ha visto fracasar a más de una estrella.


Deja un Comentario