Fernando Arrechea – “La Historia del Olimpismo”




Sigue nuestro especial de celebración de nuestro primer aniversario con un gran experto en el mundo del Olimpismo. Él es Fernando Arrechea, uno de los mayores entendidos en la materia de nuestro país. Fernando ha querido colaborar en esta celebración de nuestra web con un artículo suyo realizado en exclusiva para este especial en el que nos hablará a todos de..

…”La Historia del Olimpismo”

FArrecheaLos amigos de Somos Olímpicos me piden una reflexión y con mucho gusto se la ofrezco aprovechando la oportunidad para compartir con todos sus lectores y amigos un tema que me ocupa y preocupa desde hace años. Concretamente desde el verano de 2004 cuando leí una breve noticia en la que se anunciaba que el Comité Olímpico Internacional modificaba su medallero de los Juegos de París 1900 y reconocía a unos pelotaris llamados Villota y Amézola como los primeros medallistas olímpicos españoles, no se indicaba sus nombres de pila ni su origen ni se daban detalles sobre la competición en la que habían ganado ni los motivos por los que sus medallas de oro habían tardado 104 años en ser reconocidas. Durante algún tiempo esperé a que alguien diera respuesta a esas preguntas y cansado de esperar las busqué y encontré yo mismo y desde entonces me dedico a investigar sobre estos temas.

No es mi intención aburrir a nadie con mis batallitas personales, lo que intento ejemplificar con esta anécdota es que la historia del deporte y, más concretamente, la historia de los Juegos Olímpicos no ha sido en nuestro país una disciplina a la que se hayan dedicado demasiados investigadores ni demasiados recursos. A diferencia de otros países en los que los historiadores olímpicos gozan de reconocimiento y apoyo, en España ha sido casi motivo de escarnio reconocer que uno se dedicaba a estos asuntos y durante muchos años solo historiadores aficionados han dedicado sus fines de semana o ratos libres a intentar aportar algo de luz a los confusos inicios de nuestro deporte y olimpismo. Joan Fauria es el ejemplo más destacado y meritorio de estos pioneros en la investigación de la historia olímpica española. Nunca ha obtenido el reconocimiento que sus descubrimientos merecían.

En los últimos años el olimpismo parece haber llegado a las universidades españolas, han proliferado los Centros de Estudios Olímpicos entre cuyos objetivos y fines podría estar la investigación histórica. Creo que no ha sido así, y aunque alguno de ellos (especialmente el de la Universitat Autònoma de Barcelona) gozan de merecido prestigio internacional, su línea de investigación está enfocada a otros aspectos importantes del fenómeno olímpico como la comunicación, el impacto y legado de los JJOO o el marketing.

La historia del deporte como fenómeno social sigue siendo una disciplina minoritaria y casi excéntrica, casos como el de Xavier Pujades o Carles Santacana siguen siendo la destacada y brillantísima excepción en las universidades españolas.

¿A dónde pretendo llegar con todo esto? Pues intento convencer a alguno de los lectores que han tenido la paciencia de llegar hasta aquí a que (si le gusta la historia y le gusta el deporte) se incorpore a nuestros esfuerzos por poner la historia del olimpismo español al mismo nivel en que se encuentra en otros países. Hemos logrado muchas cosas en los últimos 8 años pero queda mucho por hacer. Por increíble que parezca no se ha publicado aún un listado completo de los deportistas olímpicos españoles ni una historia de la participación española en los Juegos Olímpicos que admitan comparación con obras homólogas extranjeras.

No es una disciplina que otorgue gran reconocimiento académico ni posibilidad de enriquecerse o medrar. Pero de vez en cuando, muy de vez en cuando, algún familiar de algún deportista olvidado del pasado al que has podido reivindicar te dice “gracias”. Y eso compensa bastante.

Gracias por vuestra paciencia.

Fernando Arrechea (@FArrechea)

http://olimpismo2007.blogspot.com.es


Deja un Comentario