Estados Unidos-Serbia: Un oro diferente




Llegó el gran día. Aquel que cada 4 años emerge para dictaminar el país que puede mirar por encima del hombro al resto de selecciones en el planeta baloncesto. La final del Mundobasket la disputarán Estados Unidos y Serbia. Un encuentro algo diferente a las apuestas iniciales, pero no solo por quien va a ser el rival de los norteamericanos. Este oro también es muy distinto al de unos JJOO y cualquier otro Mundobasket.

En primer lugar, nadie (o casi nadie, salvo Djordjevic y sus pupilos) esperaba a Serbia en la finalísima. Todas las apuestas y previas (incluso desde el segundo 1 que se planificó el cuadro de enfrentamientos y cruces) estaban destinadas a un España-Estados Unidos. Cualquier otra cosa hubiera sido impensable. Team USA, como buenos alumnos que son, han hecho los deberes. Pero a España se le han escapado muchas asignaturas hasta superar su curso. La tarea de centrarse en el partido diario, la de la humildad, la de la táctica… incluso un profundo examen de los motivos de la debacle española se quedarían cortos. Por ello, simplemente España no ha cumplido con su obligación ni con la esperanza de muchos aficionados. Por tanto, este oro ya empieza a ser diferente en el momento en que los norteamericanos no van a tener enfrente a los Gasol, Navarro, Rudy y compañía.

ed87647e071a

Foto: FIBA

También es un oro diferente para la propia selección de Estados Unidos. Aquellos que tuvieron la ingenua osadía de dudar un mínimo instante del Team USA han visto cómo la élite norteamericana sigue siendo la gran potencia del deporte de James Naismith. Un oro que,  no solo serviría para que USA lo escriba en su historia y cumplan con su único objetivo (que también), sino que además podría callar a aquellos que pensaron que sin Durant, George y compañía Estados Unidos perdía el rumbo hacia la medalla. Así que además de que sea un oro por obligación, como siempre para el combinado yankee, también es un oro de reivindicación. Sin que las estrellas más conocidas estilo Durant o LeBron luchen por ello esta vez  (porque Stephen Curry, Kyrie Irving  o James Harden están en tal constelación de galácticos), la final va a mostrar el tremendo carácter de estos genios del baloncesto. Todo ello si es que verdaderamente no lo han demostrado ya desde sus interiores (dupla Davis-Faried), pasando por sus exteriores (Irving, Curry, Harden) y hasta el banquilo (Klay Thompson).

Y, como no podía ser de otra manera, es un oro diferente por Serbia. Prácticamente nadie esperaba que el combinado europeo llegara tan lejos. Perdieron hasta 3 partidos en fase de grupos (contra Brasil y, curiosamente, ante Francia y España) pero a la hora de la verdad han sido los que han asestado siempre el golpe de gracia en el momento oportuno. Encarnado en el talento descomunal (Teodosic) o en la brega más constante (Raduljica), los serbios han escalado el Everest y están a un paso de ondear su bandera en la misma cúspide. Han demostrado que en esto del baloncesto se necesita ser un equipo medianamente unido, potenciar sus virtudes minimizando sus fallos y, sobre todo, tener un gran grado de inteligencia y una pequeña dosis de suerte para ganar. Ellos lo han conseguido y son justos finalistas de este Mundobasket de España.

Por tanto, el domingo 14 de septiembre de 2014 en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid quedará marcado como el momento del mejor combinado del mundo 2014. Un Estados Unidos-Serbia que, pese a que no era lo esperado, promete ser un partido espectacular. Ambos llegan con la moral por las nubes, ambos saben qué puede y qué no puede hacer el rival y sobre todo, ambos saben que son selecciones capaces de ganar el oro. Aún así, Estados Unidos parte como la absoluta favorita por su juego, calidad individual y físico. No han conocido la derrota, no saben lo que es perder. Llegan al partido de manera impoluta. Por otro lado, pocos apostaron por Serbia. Partidos ajustados, incluso falto de ritmo en ocasiones y cayendo en fase de grupos ante la propia España. Pero llegaron a lo importante, a la final. Sin alardes y conociendo la derrota, pero encontraron el camino. Sin duda, el encuentro que cerrará este Mundobasket no dejará de ser y de pasar a la historia como un oro diferente.


Deja un Comentario