Estados Unidos 96-68 Lituania: Una máquina de ganar llamada USA Basketball




Otro comienzo letal de Estados Unidos en el  tercer cuarto (parcial de (16-2) barre a Lituania del partido.

USA Basketball se planta en la final sin conocer la derrota en todo el Mundobasket.

Una máquina de ganar. Estados Unidos volvió a ser por enésima vez ese combinado mortal al que parece imposible aguantar en ritmo, anotación e intensidad durante 40 minutos. Lituania apenas pudo vislumbrar igualdad durante los dos primeros cuartos y no precisamente con sus armas. De hecho, los de Kazlauskas solo anotaron 3 puntos más en tiros de 2 (15/38) que desde la línea de personal (32/42). Los triples, por otra parte, fueron prácticamente inexistentes (2/18). Y el rebote y las pérdidas, más o menos controlado hasta el descanso, se perdieron en los 20 minutos siguientes. La apisonadora USA hizo gala de su típico tercer periodo de fusilamiento y con un arranque de 16-2 aniquiló a su rival para el resto del encuentro. Un sistema de piezas engrasadas hasta la última gota, que desprenden un admirable brillo cegador, con el que fabrican puntos en base a un solo objetivo: ganar. La única palabra que conoce esta selección de baloncesto estadounidense.

Foto: FIBA

Foto: FIBA

Como ya venía siendo habitual, el comienzo del partido de los de Coach K estaba lejos de ser brillante. De hecho, fue Lituania quien intentó tener controlado cualquier arranque ofensivo de USA. El equipo europeo buscaba constantemente los balones en la pintura, lo que provocó una gran cantidad de tiros libres en lugar de robos fáciles para los norteamericanos. La defensa ideada por Kazlauskas daba sus frutos y mientras los de Coach K, sin poder apenas salir al contraataque, se limitaban a jugar en estático. Cuando restaban todavía 7:21 el marcador era de empate a 6 con USA en bonus y Stephen Curry en el banquillo por dos faltas personales. En ese momento entró Klay Thompson quien, de nuevo, fue el revulsivo necesario. Ningún equipo conseguía imponer un juego fluido y destacaban más las imprecisiones. Harden también cometió la segunda falta personal y los tiros libres seguían sucediendo para el cuadro lituano. Pero Klay Thompson decidió despertar del letargo a sus compañeros con un triple, a lo que Lituania respondió con canasta de Kuzminskas (su mejor hombre), los tiros libres (lo que más tuvo a su favor) y una defensa organizada. Además USA tampoco estaba aprovechando los robos de balón, lo que permitió a los europeos disputar el partido… hasta un triple de Irving que empató a 13 el encuentro. Thompson y Rose quisieron poner tierra de por medio, pero un triple de D. Lavrinovic colocaba el luminoso en un interesante 18-16. Pues bien, esto fue lo más cerca que volvió a estar Lituania de Estados Unidos. Una penetración de Thompson y 2 tiros libres de Cousins cerraba el primer cuarto con el 21-16. Y con una técnica a Kalzauskas. Lo mejor de Lituania en esos primeros 10 minutos  fueron la defensa y los tiros libres. De lo primero dudaban si iban a tener piernas y fuelle suficiente los 40 minutos. De lo segundo ya habían desperdiciado 5 lanzamientos (lo que hubiera supuesto terminar en empate el primer asalto).

El segundo periodo empezó con los dos tiros libres de técnica para Curry, pero el acelerón yankee no se quedó ahí. Faried y de nuevo Stephen Curry desde la línea de 3 creaban el 28-20 en el marcador. Lituania, sin apenas un juego sólido que ofrecer salvo por los balones a la pintura, seguía anotando a través de tiros libres. Pero dos nuevas dentelladas de Klay Thompson, el mejor revulsivo de USA, puso la primera diferencia psicológica en el marcador (32-22). Nuevamente Kuzminskas, la defensa y los tiros libres era lo único que mantenía a flote a los europeos. USA Basketball tampoco encontraba su juego, pero era efectivo apoyándose en las parcelas más importantes. Rudy Gay con un 2+1 colocaba el 41-32 y en ese tiro libre DeMarcus Cousins y Valanciunas tuvieron sus más y sus menos. Valanciunas pone su codo en la garganta de Cousins y éste, teniendo en cuenta su carácter temperamental, amagó con pegarle. La conclusión fue una técnica para Cousins y tiros libres para Seibutis. Con una última canasta de Irving para poner el 43-35 se llegó al tiempo de descanso. Pese a la diferencia de 8 puntos y su control sobre el rebote (28 de Lituania y 26 de Estados Unidos), había algo de los lituanos que no presagiaba buenos augurios. 22 intentos desde la línea de personal y 21 lanzamientos en tiros de 2. Con los porcentajes de ambos equipos igualados (poco más del 30%), o cambiaba mucho la película europea o la superproducción norteamericana volvería a tener el final de siempre.

Y bastó con ver el arranque del tercer periodo para certificarlo. USA Basketball, esa máquina de ganar, invocó su Tsunami particular del minuto 20 al 30 (como ya ha demostrado en otros partidos) para arrasar todo lo que tuviera por delante.  Un par de robos y dos rebotes. 5 puntos de Harden, 3 de Curry, y 2 de Davis. Zas, zas y zas. Un visto y no visto. En 2 minutos ya había colocado el 10-0 de parcial. Pero el tornado era mucho más fuerte. Pese a la cuarta falta de Curry, salió a pista otro en estado de gracia: Klay Thompson. Se sumó a la fiesta Kyrie Irving con una penetración espectacular y con una posterior asistencia a Davis para uno de esos alley oop que erizan la piel de todo un pabellón. Los dos tiros libres de Seibutis fueron un quiero y no puedo con el parcial de 16-2. El partido ya se había acabado. Muchos errores de Lituania en poco tiempo y Estados Unidos, que vio la herida, fue con el bisturí para ampliar la hemorragia. James Harden, con otros 9 puntos, cuajó sus mejores minutos y solamente Lavrinovic y Juskevicius aportaron algo al juego lituano. Pero el encuentro ya no tenía historia. El tercer cuarto se cerró con el 76-49 en el marcador.

Los últimos 10 minutos fueron de nuevo inservibles para Estados Unidos y su rival. Kyrie Irving siguió demostrando al mundo por qué es uno de los jugadores con mayor talento en el planeta basket, tanto para anotar como para driblar. Ambos equipos emplearon el último periodo para maquillar el boxscore particular como en el caso de Valanciunas o para hacer mates salvajes como en el caso de Kenneth Faried. Al final, 96-68 en un encuentro que había acabado hace tiempo.

De esta forma los lituanos sin su estrella Kalnietis caen a manos del favorito indiscutible del torneo. Han repetido semifinales tras las de 2010 en Turquía y su balance general es muy positivo. Pero sin triples y a base de tiros libres nadie puede ganar a los norteamericanos. Y en lo que respecta a Estados Unidos, sigue callando a los pocos detractores que tuviera y a los muchos que dudaban de su potencial debido a las bajas. Coach K ha formado un año más una máquina de ganar llamada USA Basketball. Y aun sin ser absolutamente perfecta en las cuestiones más profundamente baloncestísticas (nadie lo diría), está a 40 minutos de su única opción y evidente objetivo: el oro de este Mundobasket.


Deja un Comentario