España 31 – 20 Serbia. “España mete quinta”




España barre a Serbia en una imponente primera mitad. El mvp, Albert Rocas, fue una pesadilla para la defensa balcánica. Solo el guardameta serbio Darko Stanic rindió a su nivel habitual. Exhibición de los españoles que pasan a cuartos ofreciendo una exhibición de balonmano.

Los hispanos hicieron sonar los tambores de guerra y Zaragoza respondió. Un Príncipe Felipe a rebosar fue una olla a presión que no dejó de animar y llevo en volandas a unos jugadores que arrasaron a una floja Serbia.

hjklj

España celebra la victoria. Foto: somosolimpicos.

Arrancaba el partido con los españoles algo nerviosos. Precipitaciones en ataque y despistes defensivos emborronaban la imagen de un equipo con muchas ganas de agradar. Y es que Serbia empezó defendiendo muy bien, formando una muralla en la línea de siete metros que mantenía a raya a los anfitriones. Una vez encontrados los huecos, un comienzo espectacular de Darko Stanic frenaba la ofensiva española durante los primeros minutos.

Pero pecó de agresividad el combinado balcánico y la exclusión de Nenadic fue un punto de inflexión. Ni una espectacular doble intervención del cancerbero serbio conseguía contener la furia roja (hoy blanca). Comenzó el vendaval de los hispanos que se remangaron en defensa y empezaron a forzar a los serbios a cometer continuas pérdidas de balón (30 al final del partido) que no desaprovecharon. Gran primera parte de Albert Rocas, que junto a Víctor Tomás fueron los más destacados de una primera parte impresionante en la que España se fue con siete de ventaja (13-20).

España bajo el ritmo goleador tras el descanso, pero seguía muy firme en defensa, sin conceder ni un metro al conjunto serbio, que acusó en gran medida el flojo partido de hombres clave como Ilic o Vujin. Ni el mal partido de Sterbik hizo reaccionar a Serbia, que seguía sin combinar bien y se resignaba a probar fortuna con lanzamientos desde los nueve metros.

Con ventajas siempre superiores a los seis goles, los españoles no bajaron la intensidad defensiva, y dieron oportunidad a los menos habituales. Impresionante la ovación del Príncipe Felipe a Sierra, que detuvo un lanzamiento de siete metros nada más saltar a la pista. Los últimos minutos fueron un calvario para los serbios, que no ofrecieron una buena imagen y no fueron fieles a su estilo.

España se enfrentará a Alemania el próximo miércoles en lo que promete ser otro partidazo de los hispanos, que pasan a cuartos marcando territorio.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] Los hispanos llegan con muy buenas sensaciones tras su cómoda victoria en octavos de final ante Serbia, con la mayoría de los jugadores rindiendo a un nivel elevado. Pero el hecho de jugar en casa y [...]

    Deja un Comentario