España 25-Suecia 24: Los Hispanos conquistan la Swiss Cup




La Selección Española de balonmano se ha impuesto en la tarde de hoy a Suecia por 25-24 en la final del torneo amistoso Swiss Cup. Cañellas destacó muy por encima del resto realizando un extraordinario partido.

Dos notas positivas destacan por encima del resto. Por un lado los resultados, evidentemente, y por el otro el debut de varios jóvenes que han demostrado estar a buen nivel, y ser una gran segunda unidad. Lo peor la irregularidad e intermitencia del juego español en ciertos tramos del partido.

Joan Cañellas, sin duda el hispano más destacado hoy.

Joan Cañellas, sin duda el hispano más destacado hoy.

España se plantaba e el partido más duro de esta cita internacional, tras apabullar ayer con facilidad a los locales suizos. El test de hoy requeriría la plenitud de los sentidos por parte del combinado nacional. El partido se antojaba como una gran oportunidad para ver el futuro tanto de España como de Suecia, a un buen nivel competitivo.

Los de Cadenas arrancaron muy bien, con un gran Cañellas en la dirección y Antonio García acompañando como brazo acompañante, además de un excelente nivel defensivo del equipo. Suecia se vería obligada muy pronto tiempo muerto, como consecuencia del 5-1 inicial. Los presagios no podían ser mejores, pero inexplicablemente España se vino abajo y los goles comenzaron a caer del lado nórdico, ante la inoperancia no tanto defensiva como ofensiva de España. Cadenas intentó parar la sangría de todas las maneras, tiempos muertos, cambios en todos lados, incluyendo la portería… pero nada surtió efecto. El esperado descanso llegó con un preocupante 12-9 favorable a Suecia y mucho que cambiar en las filas españolas.

La reacción no se hizo esperar, España salió a por todas y provocó varias sanciones disciplinarias en la filas contrarias que daban ventaja al ataque español. Las contras eran constantes de la mano de Valero Rivera y Víctor Alonso o Viran Morros. En el minuto 12 de las segunda parte el buen hacer español obtenía resultado en forma de tablas en el marcador, donde campeaba el empate a 16. España siguió la dinámica positiva y con la entrada de Mindeguía y un desatado Cañellas ponía tierra de por medio, para llegar a ponerse 24-21 a falta de escasos 4 minutos. Digna de mención la segunda parte de Pérez de Vargas bajo los palos.

Un último desplome español unido a un fuerte esfuerzo colectivo sueco, permitió a Freiman anotar el 24-23 a falta de solo un minuto. Pero de nuevo Cañellas en una acción individual provocaba un 7 metros que el mismo transformaba para sentenciar el partido que moriría con el resultado de 25-24 para España.

España demuestra así el buen momento del balonmano nacional, y el gran número de opciones disponibles cara al futuro de un deporte en el que recordamos, es actual campeona del mundo.


Deja un Comentario