Un imperfecto Javier Fernández luchara esta tarde por la medalla olímpica




1920042_816791741671428_2101634647_n“Ha sido difícil porque me he ido tropezando en todos lados, pero estoy contento porque lo he luchado y, como dice mi entrenador, sigo en el juego. Ahora sólo tengo que remontar algunos puntos en el largo”. Con estas palabras resumía Javier Fernández ayer su actuación en el programa corto masculino de los juegos olímpicos de Sochi 2014, prueba en la que el otro español, Javier Raya, se quedaba a un puesto del pase a final, terminando vigesimoquinto con 59.76 puntos.

Técnicamente, el doble campeón de Europa no estuvo a su máxima altura pues, un par de salidas sobregiradas, tanto en el cuádruple salchow, como en la combinación de triple lutz con triple toe, hicieron que su valoración de elementos no fuera todo lo alta que se esperaba, 43.87, la séptima del total de 30 patinadores que tomaron parte. Sin embargo el resto requerimientos y unas buenas puntuaciones de componentes, en este aspecto fue el cuarto mejor con 43.11, le llevaron a obtener una puntuación total de 86.98 que le sitúan, provisionalmente, en tercera posición de cara a la final, que se disputará esta tarde a partir de las 16:00, hora española.

Por delante pero, a gran distancia, se colocaron el japonés Daisuke Takahasi que, con 101.45 estableció un nuevo récord del mundo de programa corto, y el canadiense y tricampeón mundial, Patrick Chan con 97.52.

Dada la brecha y la gran entidad de los rivales que tiene por delante, que no hay que olvidar son los patinadores situados en segunda y primera posición, respectivamente, del ranking de la Federación Internacional de Patinaje (ISU), en el que Fernández es tercero, la pelea del español será por el bronce, que lo disputará con el japonés Daisuke Takahasi (86.40), el alemán Peter Liebers (86.04) y el norteamericano Jason Brown (86.00), que se encuentran en un pañuelo, a menos de un punto. De ellos, el rival más potente es Takahasi que, en 2010, se proclamara campeón mundial. Dado que Liebers es un deportista de menor entidad sin grandes resultados internacionales y que Brown carece de saltos cuádruples, vitales hoy en la competición masculina, a priori, cuentan menos en las quinielas.

Javier Fernández tendrá la desventaja de salir el primero del grupo de seis patinadores que se disputarán el podio y lo hará, exactamente, a las 19:15 horas. Si logra medalla, sería la primera en la historia del patinaje de nuestro país y la tercera española en unos juegos olímpicos, poniendo fin a 22 años de sequía.

La retirada del mito Plushenko

Al margen de la estratosférica actuación de Yuzuru Hanyu y de su récord mundial, el otro titular del día fue la retirada del mito Yevgeny Plushenko que, tras un mal calentamiento, se resentía de una lesión en la espalda e informaba a la juez árbitro que no se encontraba en condiciones físicas de realizar el programa. Campeón olímpico en Turín 2006 y subcampeón en Vancouver 2010, el zar o “zhenya” como le apodan sus compatriotas, abandonaba la pista del Iceberg Palace entre vítores y aplausos del público local. De esta manera, Rusia perdía su opción de medalla.

Lo cierto es que su abandono viene con polémica y es que, pese a que ya se sabía que no se encontraba bien y que muy posiblemente no aguantara hacer tanto la prueba de equipos, donde fue oro con Rusia, como la individual, pidió seguir compitiendo, privando a su país de elegir a un sustituto. La retirada del Plushenko deja a Rusia sin representación en la competición olímpica masculina lo que, para el país organizador, ha sido un gran palo.


Deja un Comentario