Un error de cálculo apea a Fernández del podio olímpico en una final para olvidar




Javi Largo SochiTan sólo 1.18 puntos, lo que en patinaje es un suspiro, separaron a Javier Fernández del podio olímpico de Sochi 2014. A pesar de realizar un buen programa libre con dos saltos cuádruples diferentes un error de cálculo produjo que el último elemento, el triple salchow, fuera invalidado y por tanto no sumara los puntos que, a la postre, le hubieran subido al podio. Su puntuación final fue de 253.92 puntos.

“Da rabia porque me he quedado a un paso y, más, porque ha sido por una tontería así, por un error de cálculo”, afirmaba Fernández nada más terminar su competición. El doble campeón europeo encajó este duro revés con entereza y deportividad. “No es la decepción más grande de mi carrera, me lo tomo como una lección que todavía tengo que aprender.  Unas veces el deporte te da muchas alegrías y, otras como en este caso, te pide que entrenes más. Todavía soy joven y puedo intentar la medalla olímpica en Pyeongchang 2018, en los que se serían mis terceros juegos”, añadía. “Ahora lo que tengo que hacer es seguir trabajando para pulir los fallos pues mi siguiente reto será intentar volver a  subir al podio en el campeonato del mundo que se celebrará, el próximo mes de marzo, en la localidad nipona de Saitama”, concluía.

La explicación técnica

El programa largo masculino consta de un total de trece elementos: ocho saltos, tres piruetas y dos secuencias de pasos, una de ellas coreográficas. A lo largo del programa, es habitual que los patinadores repitan un mismo salto pero, para que éste cuente dos veces, una de ellas debe ser en realizado combinación, es decir, exactamente encadenado de manera directa con otro. Al dejar en triple uno de los cuádruple salchows que intentaba, le invalidaron la versión triple de este elemento con la que concluía su programa largo pues, como exige el código, no estaba en combinación. Lamentablemente, aunque lo hubiera realizado de esa manera, tampoco le hubiera servido pues, el máximo número de combinados permitidos es de tres y ya los había realizado anteriormente. La única opción era haberse guardado una de las combinaciones para el final o haber incluido un salto no repetido.

Una final para olvidar

Tras una final plagada de fallos, el oro fue para el japonés y, compañero de entrenamientos de Fernández en Toronto, Yuzuru Hanyu, con 280.09 puntos que, con tan sólo 19 años, se corona como nuevo campeón olímpico a pesar de sufrir hasta dos caídas. La plata se la colgaba un irregular Patrick Chan (Canadá) con 275.62, mientras que el bronce era propiedad del kazajo Denis Ten, que aprovechando los errores de gran parte de los favoritos, remontaba desde la novena posición tras el corto para acabar tercero con 255.10, dando la primera medalla en patinaje en la historia olímpica de su país.


Deja un Comentario