Javier Fernández toca el cielo en Zágreb




Javier Fernández posa con su medalla. Imagen de Irene Villalón

Javier Fernández posa con su medalla. Imagen de Irene Villalón

El pasado sábado, Javier Fernández escribió su nombre con letras de oro en la historia del deporte español, al convertirse en Campeón de Europa, otorgando a nuestro país la primera medalla continental en la historia de este deporte.

Fernández, que partía de la segunda posición tras el programa corto, logró remontar a la primera, merced a un estratosférico libre con tres cuádruples, que obtuvo una puntuación de 186.07, nueva marca personal por más de siete enteros. La nota acumulada del madrileño fue de 274.87, aventajando en más de 24 puntos al segundo clasificado, el francés Florent Amodio (250.83), campeón continental en 2011 y que llegaba en primera posición al programa libre y en más de 30 al tercero, el checo Michal Brezina, que igual que Fernández ha subido por primera vez al podio.

El español presentó un programa con música de Chaplin repleto de dificultad, en el que destacaron tres cuadrúples, un toe y dos salchows, uno de ellos combinado con un triple toe, en el que tuvo una pequeña imprecisión en la salida, así como un gran triple axel. Si el cuádruple es el salto más difícil del patinaje, el hacer tres está al alcance de muy pocos. Y es que, a lo largo de la historia, sólo tres patinadores han sido capaces de lograr esta hazaña: el americano Tim Goebel (1999), el francés Brian Joubert (2006) y Javier Fernández (2012 y 2013). Amodio bromeaba en la rueda de prensa que la única forma de vencer al madrileño sería “haciendo un cuatro cuádruples”. El único error reseñable fue el doble en el flip dentro de la secuencia con triple salchow. Al acabar, el público del Dom Sportova se rendía a sus pies y le brindaba la única standing ovation del campeonato

Fernández celebra con Orser la puntuación. Imagen de Irene Villalón

Fernández celebra con Orser la puntuación. Imagen de Irene Villalón

En zona mixta, se mostraba “feliz por el programa realizado y por haber colocado a España en lo más alto del podio. Para mí es un honor y espero que este resultado ayude a promocionar el patinaje artístico en nuestro país, una nación con grandes deportistas”, añadía. Por su parte, su entrenador, Brian Orser nos confesaba que no recordaba puntuaciones artísticas tan altas (hasta un 9.14) desde la Campeona Olímpica Yu Na Kim y que “técnicamente podía haber patinado todavía mejor pero que, con la emoción del momento y la legión de fans españoles no le podía pedir más”.

Nada más bajar del podio, lo primero que hizo fue fundirse en un abrazo con sus padres, Antonio y Enri y con el resto del equipo español, que entre lágrimas estaba haciéndole fotos desde la valla.

Por su parte, Javier Raya finalizaba en décimosexta posición con 169.58, en el que ha sido su mejor resultado en un europeo (fue 19º en Berna 2011) y remontando tres plazas desde el corto. Comenzó su ejercicio libre muy bien, pero se vino abajo dejando en dobles tres saltos, lo que impidió que consiguiera la mínima técnica para el mundial. Tendrá más oportunidades.

Como los puestos obtenidos por Fernández y Raya suman más de 13, nuestro país tendrá dos plazas y, no tres, para el Campeonato de Europa de 2014.

Lafuente otorga dos plazas para España

Sonia lafuente en su programa corto. Imagen de Irene Villón

Sonia lafuente en su programa corto. Imagen de Irene Villón

Si la actuación de Fernández fue de matrícula de honor, la de Sonia Lafuente, fue de sobresaliente, pues logró acabar séptima (mejor resultado en una española en la historia) con 152.29, dando a nuestro país dos plazas para Budapest 2014. Además lo hizo batiendo sus marcas personales en ambos programas y logrando la mínima técnica que le faltaba para asegurar su presencia en el mundial preolímpico.

Los que ya estaban clasificados para esta cita, eran Sara Hurtado y Adriá Díaz que, en Zágreb, acabaron décimoquintos dentro de la categoría de danza, igualando su resultado de Berna 2011 y, mejorando en uno, el de Sheffield 2012. Aunque su nivel fue considerablemente mayor al de participaciones anteriores tuvieron una caída en la danza corta y unos pequeños errores, que lastraron su puntuación y, por tanto, su resultado.

España salta de nivel

 Si en nuestro último artículo, comentábamos que España podría subir de nivel en este europeo, los objetivos alcanzados hacen que casi hayamos puesto una escalera a otra dimensión. Una nación con apenas 500 licencias deportivas, una decena de pistas y tres jueces ISU cuenta entre sus filas con un Campeón de Europa y con dos plazas en individual masculino y femenino. Sin palabras.


Deja un Comentario