Hurtado y Díaz superan todas las expectativas




IMG_8681Ni en el más loco de sus sueños, Sara Hurtado y Adriá Díaz hubieran podido imaginar un mejor debut olímpico. Y es que, la pareja española que entrena en Montreal a las órdenes de Marie France Dubreuil y Patrice Lauzon, terminó ayer la primera de las dos jornadas de las que consta la danza, el programa corto, en duodécima posición, muy por delante de su resultado en el pasado mundial, decimonovenos y de las previsiones más optimistas de sus técnicos, decimoquintos. Todo esto en una especialidad, con nula tradición en nuestro país, y en la que se tardan muchos años en ascender posiciones a nivel internacional.

 

Con una combinación de quickstep, foxtrot y charleston, que son los ritmos obligatorios para esta temporada realizaron un programa cuasi perfecto. Los cinco elementos de los que consta la danza corta: dos patrones de pasos de finnstep, set de twizzles, una elevación y una serie de pasos en paralelo, fueron bonificados por el panel de jueces por su buena ejecución. Asimismo y, por primera vez, lograron realizar todos los requerimientos con la base de dificultad que buscaban, algo realmente complicado. Todo esto produjo que establecieran una nueva marca personal: 58.58, que superaba su anterior registro, 55.21, del pasado campeonato de Europa donde finalizaron décimos. Con esta puntuación superaban a parejas de potencias en el patinaje como Rusia, Francia, Alemania, Canadá o Italia.

 

“Estamos muy sorprendidos, tanto con nuestra actuación, como con la nota y el puesto obtenido, no podemos pedir más. Antes de salir al hielo, nos dijimos que, después de haber hecho este programa en entrenamientos mil veces, ahora había que salir a disfrutar”, declaraba Sara Hurtado nada más terminar. “A disfrutar sí, pero no nos relejamos hasta que nos den las valoraciones, no vaya ser que tengamos una caída al final, como en el pasado europeo”, puntualizaba su compañero. Para llegar a este nivel, comentaba Adriá Díaz, hemos estado trabajando intensamente durante meses las partes más complicadas de esta rutina, los patrones obligatorios de pasos, que grabábamos y repetíamos hasta que salían perfectos, lo que era un trabajo física y mentalmente agotador. Ahora se ha visto el resultado.

 

A las 17:15 de esta tarde, hora española, realizarán su danza libre en la que mostrarán un imaginativo programa, que homenajea a España, contando la historia de amor y desamor del pintor Pablo Picasso y su musa, la artista francesa Dora Maar.


Deja un Comentario