El corto masculino abre el jueves la participación de los patinadores españoles en Sochi




El patinador español Javier Fernández

El patinador español Javier Fernández

Un total de treinta patinadores disputará el próximo jueves, 13 de febrero, el programa corto de la categoría masculina, primera de las pruebas con representación española dentro de los juegos olímpicos de Sochi 2014. En esta competición nuestro país tendrá representación doble, por un lado el bicampeón de Europa y bronce mundial, Javier Fernández y, por otro, al subcampeón de España, Javier Raya, que parten con metas bien diferentes.

Como número tres del ranking mundial de la Federación Internacional de Patinaje (ISU), Fernández intentará situarse entre los tres o cuatro mejores, lo que le daría una buena posición para la final, que será al día siguiente, y en la que se repartirán las medallas. A priori, sus máximos rivales serán el canadiense Patrick Chan, tricampeón mundial y el japonés Yuzuru Hanyu, compañero de entrenamiento del español en Toronto (Canadá). A ellos se podrían sumar otros nombres como los del, también nipón, Daisuke Takahasi o el incombustible, Evgeny Plushenko que, aunque viene del oro por equipos, su estado físico, a día de hoy, es una incógnita.

Después del malentendido producido por sus declaraciones al diario “El Mundo”, afortunadamente aclaradas tanto por el propio patinador, como por su entrenador, Brian Orser, Fernández que, ayer tomaba el primer contacto con el hielo del Iceberg Palace, se encuentra tranquilo y en forma.

Por su parte, el otro español, Javier Raya buscará terminar entre los 24 mejores que pasan a la final para, una vez allí, intentar escalar algún puesto. “Un top 20 sería un buen resultado para mí”, declaraba hace unos días.

El programa corto arrancará el jueves a las 16:00 hora española y nuestros patinadores saldrán en los puestos: decimocuarto (Raya, 18:04 horas) y vigésimo (Fernández, 18:51 horas).  Dos buenos órdenes pues a Javier Raya le beneficiará el salir más tarde en la competición pues, generalmente, los jueces dan notas más altas. Por su parte, a Fernández le vendrá bien patinar entre sus dos grandes rivales, Hanyu y Takahasi. Plushenko tendrá la desventaja de tomar el hielo en séptima posición.

Guía para entender el programa corto masculino

En esta prueba toman parte 30 patinadores, 24 lograron su clasificación en el pasado mundial y, 6, en el preolímpico del Nebelhorn Trohy. De ese número, sólo 24 pasarán a la final.

Todos ellos realizaran un programa con una duración máxima de dos minutos y cincuenta segundos, que debe incluir siete elementos obligatorios: tres saltos, tres piruetas y una serie de pasos.

Para la parte saltada, sin duda, la más complicada deben realizar un salto axel doble o triple (la mayoría optará por el triple), una combinación de dos saltos que pueden ser doble+triple, triple+triple o cuádruple+triple y un salto triple o cuádruple, que debe estar precedido por pasos o elementos de enlace. Todos los favoritos presentarán un cuádruple, bien en combinación, o como salto solo.

También son tres las piruetas: una saltada con, al menos ocho vueltas; una con cambio de pie (mínimo seis rotaciones por pie) y, cuya posición debe ser diferente a la saltada, y una pirueta combinada con diferentes posiciones y cambió de pie (también mínimo seis vueltas por pie). El programa se completa con una serie de pasos a lo largo de la pista. En caso de fallo, no se puede repetir ningún elemento.

Cada patinador recibirá dos notas: una técnica y otra de componentes, que se sumarán dando una puntuación total.  En el caso de la categoría masculina, las puntuaciones del corto pueden rondar la horquilla de 60 hasta los casi 100 puntos. En condiciones normales, Javier Raya debería estar entro los 65-70 y, Fernández, los 90-95

La valoración técnica se configura sumando la ejecución de los siete elementos obligatorios. Cada salto tiene un nivel de base, que los jueces suman o restan en función de la ejecución, según una escala de -3 (fallo grave) a +3 (perfecto), siendo 0 elemento correctamente ejecutado. Por su parte, para las piruetas y los pasos se establece un nivel de dificultad, que va de 1 (sencillo) a 4 (máxima dificultad) y se valoran con la misma escala que los saltos.

La segunda nota, la de componentes, es la puntuación digamos artística. En este caso, los jueces valoran, de manera más subjetiva, cinco aspectos: habilidades de patinaje, transiciones, ejecución, coreografía e interpretación.


Deja un Comentario