DÍA XVI. RESUMEN. Rusia se besa en Sochi




Los anfitriones se dieron otro homenaje en una ceremonia de clausura autocomplaciente que celebró el dominio de los locales en el medallero con 13 oros. Bjoerndalen, Bjoergen, An, Domracheva o Wust brillaron en los Juegos. Canadá ganó en hockey. España progresa con dos diplomas en patinaje artístico y snowboard, dos disciplinas para la esperanza.

Rusia clausuró en sus primeras horas de la noche los 22º Juegos Olímpicos de invierno con otro homenaje a sí misma marcado por la música clásica, las referencias a su historia cultural y el autobombo. También hubo tiempo para la tristeza. Ocurrió cuando cuando, al igual que en la inauguración, aparecieron las tres mascotas gigantes de esta cita en el escenario del estadio Fisht. Con la cara visiblemente compungida, el oso sopló a un recipiente que contenía el fuego olímpico. Al mismo tiempo, este se desvanecía en el pebetero fuera del estadio. La organización quiso expresar así su melancolía por el final de 17 días de competición con los que se pueden sentir más que satisfechos. Por primera vez desde hace dos décadas ganaron en el medallero. No sólo lo hicieron en el número de medallas sino también en el de oros. Con 13 victorias, las últimas este domingo en los 50km del esquí de fondo con Alexander Legkov liderando el triplete -hasta ocho en estos Juegos- y el equipo de bobsleigh a cuatro, nadie puede discutir su dominio.

Rusia se reivindicó en la clausura. Foto del COI.

Rusia se reivindicó en la clausura. Foto del COI.

El desarrollo extradeportivo también contribuyó a la satisfacción del régimen de Vladimir Putin. Las muchas amenazas que se cernían sobre los Juegos no se materializaron. Los habituales temores a un ataque terrorista, acentuados esta vez en la blindada Sochi, no pasaron de ahí, las manifestaciones en protesta por el dudoso respeto a los derechos humanos no afectaron al desarrollo de la competición, si bien los actos protocolarios notaron la ausencia de los más importantes líderes internacionales y, además, hasta el momento sólo se registraron seis casos de dopaje. El Comité Olímpico Internacional no escatimó elogios para la organización del evento olímpico más caro de la historia. El presidente Thomas Bach, que por la mañana había hablado de “super Juegos”, aseguró en la clausura que se podía decir que Rusia había cumplido todo lo prometido y lanzado un mensaje de “paz, tolerancia y respeto”.

El dirigente alemán recordó en rueda de prensa su visita a Sochi hace 20 años como miembro de la comisión de evaluación, cuando pensó que era imposible que aquella ciudad balneario para los líderes soviéticos consiguiera organizar unos Juegos de hielo y nieve, según informa AFP. Bach también advirtió de la importancia de preservar la herencia olímpica tras tanto trabajo e inversión. En los discursos de la ceremonia afirmó que “el mundo ve a una nueva Rusia, abierta al mundo”. En parecida línea de autocomplacencia se mostraba Dmitry Chernyshenko, el presidente del Comité Organizador: “Para nosotros han sido los mejores Juegos de la historia. Esta es la nueva cara de Rusia”, afirmó después de agradecer al destino que el tiempo meteorológico fuera benigno tras unas primeras jornadas de altas temperaturas.

Relevo

Los discursos llegaron al final de un acto que viró a saltos constantes entre lo deportivo y lo artístico. No faltó la música para bailar vals en un ejercicio que resultó demasiado repetitivo respecto a la inauguración. Pero esta vez también se mostró la literatura, siempre la clásica, de Rusia con Chejov, Dostoievski o Tolstoi o la tradición circense. Una enorme carpa emergió en el centro del estadio rodeada de todo tipo de artistas. Para entonces ya estaban en las gradas todos los atletas que quedan en Sochi, que salieron al estadio en manada como manda la tradición de las clausuras, siempre más festivas y menos protocolarias. Los abanderados también aparecieron todos a la vez. Laura Orgue portó la bandera española.

Las mascotas apagaron el fuego olímpico. Foto del COI.

Las mascotas apagaron el fuego olímpico. Foto del COI.

Antes de pasar el relevo a PyeongChang 2018 y que los surcoreanos dispusieran de unos minutos para mostrarse al mundo entre la solemnidad y la alegría, los rusos aprovecharon para seguir reivindicándose. Primero con humor, cuando intentando formar los aros olímpicos mediante personas dispuestas en el escenario del estadio y retrasaron la construcción de la última circunferencia humana, en clara alusión a su error inaugural. Después, patriotismo. La ceremonia proyectó los colores de la bandera rusa tanto como pudo. Además, la organización insertó en el acto entregas de medallas que hicieron sonar los compases de su himno. Como no todo iba a ser local, reservaron un hueco al homenaje de Ole Einar Bjoerndalen, el biatleta noruego que sale de estos Juegos como el deportista blanco más laureado tras colgarse dos oros, uno individual y otro colectivo.

 El reparto de los héroes

A pesar de la hazaña del nórdico, como es habitual los Juegos de invierno no tuvieron una estrella absoluto. Los roles protagonistas se repartieron. Al peso, el ruso Victor An sumó tres oros y un bronce en patinaje en pista corta convirtiéndose en el hombre más laureado en esta especialidad a caballo entre Corea del Sur y su nuevo país de acogida. También tres veces escucharon el himno la noruega Marit Bjoergen, ya un mito del esquí de fondo con una decena de medallas olímpicas y la bielorrusa Darya Domracheva, la biatleta que conoció por primera vez la gloria olímpica en Sochi. De los tres, era la única que consiguió los tres dorados ella sola. Aunque con menos brillo, otra mujer se colgó cinco preseas. La holandesa Ireen Wust, dos oros y tres platas, representó mejor que nadie el dominio sin parangón de su país en el patinaje de velocidad de pista larga, que les llevó al quinto puesto del medallero. Sólo dejaron a los demás 13 de las 36 medallas en disputa.

En la paliza neerlandesa tampoco se quedó atrás Sven Kramer, dos oros y una plata, el mismo botín que el francés Martin Fourcade, el hombre del biatlón. La coreana Seung-Hi Park en la pista corta cierra la cuenta de figuras con tres trofeos, aunque en su caso fueron dos oros y un bronce. Por detrás, la lista de los que subieron dos veces a lo más alto del podio es inmensa. Incluye al polaco Kamil Stoch, el rey de los saltos de esquí o a Tobias Arlt, Felix Loch, Natalie Geisenberger y Tobias Wendl, los cuatro alemanes que hicieron pleno en el luge demostrando que cada país tiene su granero. Los noruegos, los mejores históricamente, llegaron al segundo puesto en la tabla de metales con 11 oros de 26 preseas gracias a sus disciplinas más amadas, la combinada nórdica, el biatlón y el esquí de fondo. Y eso pese a sufrir derrotas tan sonadas como inesperadas. Canadá rascó especialmente en el esquí acrobático, pero sus mejores victorias las consiguió en curling y hockey hielo, ganando los cuatro torneos –los chicos, en la última jornada, 3-0 ante Suecia–. En cualquier caso no fue suficiente para repetir su liderato de hace cuatro años en casa.

Los holandeses dominaron el patinaje en pista larga. Foto de Sochi 2014.

Los holandeses dominaron el patinaje en pista larga. Foto de Sochi 2014.

Estados Unidos también encontró petróleo en las especialidades más modernas del esquí acrobático y el snowboard, aunque se topó derrotas inesperadas como la de Shaun White o Bode Miller en alpino, un deporte que repartió su gloria entre bastantes esquiadores. Como los norteamericanos, los anfitriones aprovecharon minas muy diversas. En hasta diez deportes subieron al podio, aunque les faltó coronarlo en hockey hielo masculino, donde no imaginaban caer en cuartos. Mejor lo hicieron en patinaje artístico, que ganaron por equipos, por parejas y con Adelina Sotnikova en la competición femenina. Su homólogo masculino fue el japonés Yuzuru Hanyu, una de las pocas alegrías de los nipones.

España avanza

A pesar de la decepción que supuso que el patinador Javier Fernández se quedara a las puertas del podio en patinaje artístico, una medalla que incluso otorgaba la previsión de la revista Sports Illustrated, España consiguió una sensible mejora respecto a ediciones precedentes. Los dos diplomas olímpicos, el cuarto puesto del madrileño y el séptimo del guipuzcoano Lucas Eguibar en snowboard, además de suponer el mejor resultado en este siglo –un diploma en Salt Lake City 2002 y Turín 2006, ninguno en Vancouver 2010– confirmó la presencia en la élite mundial de dos deportistas de 22 y 20 años que tendrán más oportunidades olímpicas para romper una sequía de medallas que se prolongará, al menos, 26 años.

Lucas Eguibar. Foto de su Twitter.

Lucas Eguibar. Foto de su Twitter.

Ambos son ejemplos de pequeños nichos invernales que empiezan a surgir en el barbecho del deporte blanco español. Eguibar pertenece al grupo de entrenamiento de Israel Planas junto Regino Hernández y Laro Herrero, también olímpicos. Fernández es el paradigma de la necesidad de emigrar para progresar. Como él, Sara Hurtado y Adriá Diaz siguen sus pasos hacia Canadá. La pareja de danza demostró con un 13º puesto tener margen de mejora en América. Ellos, junto a Javier Raya, están construyendo sobre el desierto que era el patinaje artístico. Son los primeros resultados de la creación de la Federación de Deportes de Hielo.

Más veteranos son Queralt Castellet, afectada por la epidemia de caídas que se cebó especialmente con los esquiadores de alpino, la debutante en esquí libre Katia María Griffiths o la fondista Laura Orgue, que consiguió sus mejores resultados en los terceros Juegos. Las tres estuvieron entre las seis actuaciones de españoles entre los veinte primeros, mejorando todas las prestaciones de anteriores citas olímpicas. En el caso de Orgue, la catalana puso una pica en Flandes consiguiendo el mejor resultado de la historia de un español en esquí de fondo, mismo logro que Victoria Padial en biatlón, aunque con un puesto más modesto. En otras disciplinas sigue costando. Imanol Rojo y Javier Gutiérrez cerraron la actuación española entre los puestos 33º y 47º este domingo. En cuatro años intentarán mejorar.

Todos los resultados de los españoles, aquí

Todo lo sucedido en la última jornada, deporte por deporte, aquí

@Ismael_Prz


Deja un Comentario