DÍA X. RESUMEN. Domracheva no se niebla




La bielorrusa ganó su tercer oro en biatlón y es la estrella momentánea de los Juegos. El mal tiempo aplazó el snowboardcross, donde se espera a tres españoles. Sara Hurtado y Adriá Diaz finalizaron 13º en la danza del patinaje artístico. Alemania ganó los saltos por equipos.

Tiene 27 años, mide menos de 1,70m, le gusta hacer snow en sus ratos libres, lleva 15 años practicando biatlón aunque estos son sus segundos Juegos Olímpicos y en 2010 fue nombrada la deportista del año en Bielorrusia. Son algunas de las cosas que se pueden saber de Darya Domracheva. Después de su paso por Sochi todo eso pasará a segundo plano. Saldrá de esta cita como la nueva estrella del biatlón femenino. De momento, es la más laureada en la ciudad rusa después de conseguir este lunes su tercera medalla de oro en la prueba de 12.5km de salida en masa, otro dorado más que sumar a los de la persecución y los 15 kilómetros individuales y a un bronce en Vancouver 2010. O lo que es lo mismo, ha ganado tres de las cuatro pruebas en las que ha tomado partido en estos Juegos, ya posee más oros olímpicos que mundiales y tiene bastante culpa de que su país esté -en victorias, pues Anton Kushnir logró también este lunes llevarse los aerials del esquí libre cumpliendo aquello de que los triunfos en Sochi van de dos en dos- por encima de Canadá. A Dasha, que así la llaman, la bastó su dominio en la nieve para sobreponerse al único error en la última ronda del tiro -cinco mujeres no fallaron- y a una de las favoritas, la checa Gabriela Soukalova. Noruega rascó un bronce que le sabe a poco con Tiril Eckhoff, aunque su referente, Tora Bergen, enarboló definitivamente la bandera de la rendición desde el decimoquinto puesto. Domracheva destacó en el centro Laura, en el que la niebla de primera hora de la mañana obligó a posponer por segunda vez la salida en masa masculina del domingo. Un mal tiempo extendido por las montañas de Krasnaya Polyana hasta el Rosa Khutor, donde la meteorología tampoco permitió  la disputa del snowboard cross dando un día más de tregua a los tres españoles, especialmente a Lucas Eguibar, el más candidato, y a su maltrecho talón.

Darya Domracheva en una imagen de 2008. Foto de Njaelkes Lea.

Darya Domracheva en una imagen de 2008. Foto de Njaelkes Lea.

Ante tanta suspensión, España se quedó a la expectativa de sus dos bailarines, Sara Hurtado y Adriá Diaz en el programa largo del patinaje artístico, que no cambió nada de lo previsto en la zona noble de la clasificación. Estadounidenses, canadienses y rusos calcaron los méritos del domingo al criterio de los jueces. La madrileña de 21 años y el barcelonés de 23, en su debut olímpico y al ritmo de la banda sonora de la película Sobrevivir a Picasso perdieron un puesto respecto al programa corto pero tocaron su techo en Sochi continuando una esperanzadora progresión en el escalafón universal, después de ser decimonovenos en los dos últimos mundiales y décimos en el Europeo de hace un mes. Como Fernández, huyeron a Canadá en busca de una mejora casi imposible en un país alérgico al hielo y empiezan a poner a España en el mapa de un deporte que hasta ahora le era ajeno.

Por lo demás, el día que abría la semana definitiva en estos Juegos invernales no fue propicio para las sorpresas. Alemania es más líder por calidad metálica después de demostrar ser la potencia más equilibrada en los saltos de esquí por equipos, por delante de austriacos y japoneses. Con el bronce de los nipones, Noriaki Kasai se lleva de regalo el segundo metal en estos Juegos -fue subcampeón del trampolín largo el sábado- dos décadas después de la plata en Lillehammer 94. El hombre que le venció hace dos días, la estrella de los saltos en Sochi, Kamil Stoch, realizó el mejor salto de la jornada pero el resto del equipo polaco no era suficiente para recortar los once puntos que les separaron del podio. Más estrechos son los márgenes que separan a los participantes de bobsleigh, el último deporte que pasa por el tubo del centro Sanki. Después de los que se tiran boca arriba y boca abajo en trineo les toca el turno a los que se montan en el propio vehículo. Alexey Voevoda y Alexander Zubkov eran favoritos en casa y no fallaron. Ganaron con casi igual facilidad con la que Estados Unidos y Canadá resolvieron sus semifinales de hockey femenino. La final cantada.

Todo, deporte por deporte, aquí

@Ismael_Prz


Deja un Comentario