DÍA V. RESUMEN. Castellet tropieza contra Sochi




Queralt Castellet accede como segunda a la final, pero termina finalmente undécima en el medio tubo de snowboard. Carolina Ruiz cae en el descenso de alpino. Alemania suma dos oros en luge y en la combinada nórdica. Comienza el hockey masculino

En 2006 llegó a Turín como una adolescente prometedora. Cuatro años después se plantó en Vancouver con 20 años y ya sorprendió a todos. Una calificación casi tan buena como la de esta mañana en Sochi le dejaba como inesperada candidata en la final del medio tubo de snowboard. Su cuerpo le manifestó que aún era pronto con una lesión inoportuna a pocas horas de la final.Y ahora, a los 24, en sus terceros Juegos, de Queralt Castellet ya se hablaba como una opción de hacer historia en el raquítico deporte invernal español. La sabadellense tenía una cuenta pendiente en el pipe del Rosa Khutor. La experiencia olímpica de Bardonecchia y de Cypress Mountain y la de otras cientos de pistas alrededor de todo el mundo podía unirse al talento en las montañas de Krasnaya. Como en la cita canadiense, la mañana fue casi perfecta en el tubo. Los jueces no dudaron en premiar la brillantez de su primera comparecencia con más de 93 puntos, una marca que habría servido para el oro. Como las grandes, segunda y directa a una final que se dibujó sin ausencias. Estaban la australiana Toran Bright y la estadounidense Hannah Teter, las dos últimas campeonas olímpicas, aunque al final fue otra americana, Kaitlyn Farrington, la que se llevó la gloria en la segunda manga, la que repartió las medallas de verdad, después de que en la primera las favoritas dimitieran. Ahí también se esperaba a Castellet, después de una primera actuación casi perfecta hasta la salida del último salto, cuando dio con su trasero en el tubo. En la definitiva no tropezó pero estuvo más dubitativa en todos sus movimientos. Los jueces la castigaron hasta la undécima posición, ni siquiera un diploma que en España y en la nieve habría sido un tesoro.

Queralt Castellet durante un salto en una competición de halfpipe

Queralt Castellet durante un salto en una competición de halfpipe

Castellet mantuvo la ilusión y la atención, y ya es mucho decir, durante un día que comenzó en Sochi con Carolina Ruiz empotrada contra las redes que encierran la pista del descenso en la sede del esquí alpino. La granadina nacida en Chile era una opción más remota en la prueba que registró el primer empate de los Juegos entre la eslovaca Tina Maze y la suiza Dominique Gisin. Un minuto, cuarenta y un segundos y hasta cincuenta y siete centésimas obligaron a guardar la plata y buscar un segundo oro. Para entonces la española se recuperaba de su caída, que sumó a gastar las dos primeras balas de España en busca de la tercera presea olímpica de su historia. La más fiable comienza mañana en la pista de patinaje artístico y responde al nombre de Javier Fernández.

Emociones propias a parte, el día en Sochi siguió con las costumbres adquiridas. No sorprendió el tercer oro alemán en luge, esta vez en la modalidad de parejas gracias a los Tobias, de apellidos Arlt y Wendl, en un podio muy familiar con los hermanos austriacos Linger y los letones Sics, primer metal del país báltico en estos Juegos. Para seguir el ritmo a los vecinos, Stefan Groothuis aportó a los holandeses el cuarto oro en el patinaje de velocidad en la distancia del kilómetro, de la que ya no es dueña el estadounidense Shani Davis, el primer negro que ganó una prueba olímpica invernal en Turín 06 y que buscaba ya el triplete sobre el hielo. Por seguir con tópicos, los rusos, ya vencedores por equipos, dominaron la modalidad de parejas en el artístico. Maxim Trankov y Tatiana Volosozhar ya suman dos victorias en casa. La combinada nórdica, la modalidad que combina los saltos con el esquí de fondo, abrochó el otro metal dorado germano de la jornada con una victoria agónica de Eric Franzel sobre el japones Akito Watabe, en un duelo que se empezó a gestar en el trampolín corto. Más fácil de seguir es el hockey hielo, donde por fin comparecieron los hombres, con el calendario menguado por las exigencias de las ligas americanas. Precisamente los dos gigantes, Estados Unidos y Canadá se midieron en el torneo femenino en la final anticipada de la primera ronda. 3-2 acabaron imponiéndose las de la hoja de arce.

Todo, deporte por deporte, aquí 

@Ismael_Prz


Deja un Comentario