Contador vuelve por sus fueros




El pinteño vence en la Tirreno-Adriático con autoridad y dos triunfos de etapa, el segundo de ellos ofreciendo una exhibición que recordó a sus mejores tiempos

Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) se ha proclamado campeón de la Tirreno-Adriático después de lograr dos victorias de etapa en las dos únicas jornadas de montaña, ofreciendo al respetable una exhibición digna del mejor Contador. Con autoridad y recuperando su “baile” sobre la bicicleta, el madrileño ha vuelto a encandilar al aficionado ciclista con sus demarrajes y su buen ritmo de escalada.

contador_ta

Foto: Tinkoff-Saxo

 

La Carrera de los dos Mares tuvo su pistoletazo de salida con una contrarreloj por equipos en la que, como es costumbre ya, venció el Omega Pharma con una insultante superioridad. El equipo belga, capitaneado por Tony Martin, reventó el crono y colocó a Mark Cavendish como primer líder. La siguiente etapa, la primera en línea, se resolvió al sprint. En esta ocasión el británico no pudo afianzar su maglia azzurra y el triunfo fue para un sorprendente Matteo Pelucchi (IAM), que dedicó su victoria a su malogrado compañero Kristof Goddaert.

La tercera etapa ofreció más espectáculo con el duro final de Arezzo. En esta ocasión los sprinters no podrían luchar por la victoria, y sí hombres más versátiles. Era un escenario adecuado para Peter Sagan (Cannondale), que no defraudó y venció con mucha potencia, superando al que se colocaría como nuevo líder de la carrera, el polaco Michal Kwiatkowski (Omega Pharma), y del que se vengaría por la derrota que sufrió el eslovaco ante el polaco en la Strade Bianche.

Tras esta etapa llegó el fin de semana, repleto de montaña. En la primera de las citas con las cumbres, Contador inició la reconquista. Venció en Selva Rotonda superando en el sprint a Nairo Quintana y después de haber atacado varias veces, pero no logró el liderato, pese a acercarse mucho a él. Se veía al madrileño con ganas, algo que demostró en la jornada siguiente con un ataque a 32 kilómetros de meta en el puerto de Lanciano. El pinteño se fue en solitario, cazó a la fuga, y venció en Guardiagrele, endosando casi dos minutos a Nairo y seis a Kwiatkwoski, con lo que dejaba la carrera vista para sentencia.

La última etapa en línea de esta carrera deparó el triunfo de Cavendish por delante de su compañero Alessandro Petacchi en un accidentado sprint en el que hubo una caída de la que se libró el Omega Pharma y pudo copar las dos primeras plazas en la meta de Porto Sant’Elpidio. El trono cayó en manos de Contador definitivamente en la contrarreloj de San Benedetto de Tronto pese a firmar el 28º mejor tiempo. El triunfo de etapa fue para Adriano Malori (Movistar), que fue capaz de superar a monstruos de la contrarreloj como Fabian Cancellara (Trek), que fue segundo en el día de su cumpleaños o Bradley Wiggins (Sky), tercero.


Deja un Comentario