Vinokúrov logra la gloria olímpica en Londres




El ciclista kazajo logra el oro en Londres, su segunda presea olímpica tras la plata en ruta de Sidney 2000

El primer día de competición polideportiva ha tenido como uno de los platos fuertes la prueba de ruta masculina en la que el veteranísimo ciclista kazajo Alexandre Vinokurov se colgó la medalla de oro, seguido del colombiano Rigoberto Urán y el noruego Alexander Kristoff.  Los españoles Luis León Sánchez (14º),Alejandro Valverde (18º) y Jonathan Castroviejo (26º) estuvieron involucrados en la fuga definitiva pero no hubo suerte para ellos y no pudieron lograr ninguna medalla

La salida se dio sobre las 11:00h en The Mall, enfrente del Palacio de Buckingham y muy cerca de la Abadía de Westminster y de Trafalgar Square, enclaves míticos de Londres. Antes de la salida, el príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila Parker saludaron a los ciclistas, comenzando por los españoles y centrándose en el británico Bradley Wiggins, flamante campeón del Tour de Francia 2012.

Los primeros kilómetros de la carrera fueron muy tranquilos, casi un baño de multitudes, en especial para los británicos, y sobremanera para Wiggins, que recibió el cariño y el reconocimiento de sus compatriotas tras lograr el primer maillot amarillo para su país. Los españoles se dejaron ver en la cabeza del pelotón durante los primeros instantes de competición pero pronto fueron los anfitriones, los británicos, quienes tomaron el control de la carrera, ya que todos los equipos les dejaron desde el primer instante llevar el peso de la competición.

A partir de la media hora de carrera comenzaron los ataques, lanzados en primera instancia por el equipo colombiano y holandés, pero neutralizados rápidamente por un pelotón comandado por un conjunto británico que, salvo David Millar, no dejaron la cabeza del grupo general en ningún instante. Poco después se lanzó un ataque más duro que resultó ser el de "la fuga buena". En ella consiguió entrar el dorsal número uno, el vasco Jonathan Castroviejo

El primer abandono de la carrera lo protagonizó el francés Bourgain, que se retiró como estaba previsto poco después de iniciar la competición, ya que fue incluido en la lista para que pudiera competir en la pista.

La diferencia de los fugados iba poco a poco creciendo y el máximo se alcanzó llegando a Box Hill, cuando superaron los 6 minutos de ventaja. Este aumento estuvo también provocado por un caída en el centro del pelotón, ocasionado por un frenazo y en el que estuvieron involucrados varios ciclistas, entre ellos el español Francisco Ventoso. Varios de ellos tuvieron que abandonar, el más destacado fue el colombiano Fabio Duarte. También fue curiosa la colaboración en la cabeza del pelotón de Kiriyenka, el bielorruso, que podría haber tirado para buscar un sprint masivo en el que su compatriota, Hutarovich, buscase una presea.

Justo antes de comenzar el circuito de Box Hill, la cabeza de carrera perdió un integrante, ya que el coreano Park se descolgó del grupo de fugados, y la distancia se redujo hasta los 5:30 minutos. En la primera vuelta a la colina londinense la distancia aumentó hasta los 6:03 minutos y en el pelotón se sufrió un ataque, el del australiano Michael Rogers que fue neutralizado una vuelta después.

A partir de la segunda vuelta británicos y alemanes comenzaron a colaborar en la cabeza de pelotón, con un Tony Martin muy generoso en el esfuerzo. A partir de la tercera vuelta comenzaron los ataques de selecciones sin claras opciones en el sprint. El primero en probarlo fue el italiano Vincenzo Nibali, reciente ocupante del podio del Tour, que se llevó consigo entre otros a Van Avaermaet, Gilbert, Gesink, Elminger… y al español Luis León Sánchez, pero pronto fueron neutralizados. En la vuelta siguiente lo probaron el ucranio Grivko y el suizo Elminger, a los que siguieron Paolini, Nibali, Gesink, Chavanel, Kreuziger o Fugslang, que se mantendrían varias vueltas en tierra de nadie, sin demasiada ventaja sobre el pelotón. En el 5ª giro al circuito de Box Hill lo buscaron Van Garderen, Gesink y Van Avaermaet entre otros, pero la falta de entendimiento entre ellos ocasionó que su aventura no durase demasiado.

En la 6ª vuelta la caza de los escapados siguió con el grupo de perseguidores y el pelotón que se acercaban cada vez más y recortaban hasta el minuto de diferencia aproximadamente. El belga Phillippe Gilbert buscó un ataque en solitario desde el grupo de perseguidores hasta los fugados, pero pronto fue neutralizado por los Nibali, Kreuziger, Chavanel y compañía.

En la séptima vuelta cabe destacar el abandono de Tony Martin que, tras hacer su trabajo en la cabeza del pelotón, se retiró de la prueba con la intención de descansar y estar al 100% para la contrarreloj del miércoles en la que parte como favorito y gran baza para los alemanes. En esta vuelta el grupo de perseguidores neutralizó a la cabeza de carrera y formaron un grupo 22 ciclistas por delante del pelotón. El grupo se redujo ya que quedaron cortados algunos como Westra, Kristoff o Pinotti, que formaron un grupo de perseguidores con Gesink, Rui Costa y Kolobnev. Lo probó en solitario Gilbert desde el grupo de cabeza

En la última vuelta continuó la aventura de Gilbert y se produjo el ataque de Luis León Sánchez que se llevó consigo a varios ciclistas, entre ellos Alejandro Valverde. A la salida del Box Hill el belga fue neutralizado y todos los escapados se fusionaron en un grupo, en el que los españoles se colocaron en cabeza con lo suizos, ambos conjuntos con tres representantes. También colaboraron con los relevos de los fugados Van Garderen y los daneses, mientras que en el pelotón tiraban los británicos, alemanes y el austriaco Berhard Eisel, compañero de equipo de Cavendish, al que llevaba a rueda. La fuga fue cogiendo ventaja poco a poco y los británicos perdían a Froome para tirar al frente del pelotón.

A falta de 25km la distancia de los fugados superaba el minuto y Australia se puso al frente del pelotón para intentar que la llegada fuese masiva y Matthew Goss tuviese opciones de medalla. Por delante el primero en intentarlo fue  Nordhaug, pero fue neutralizado ipso facto. Poco después se produjo una caída provocada por Cancellara, en la que no hubo afectados españoles  y el ruso Kolobnev aprovechó para atacar.

En los últimos 10 kilómetros se sucedieron los ataques. Primero fue Fugslang, pero luego atacó el colombiano Rigoberto Urán que abrió hueco junto con Vinokurov, un hueco definitivo. En los últimos metros el kazajo atacó y el colombiano, que se despistó, no pudo responder al ataque, por lo que se tuvo que conformar con la plata. En el grupo de fugados el sprint lo ganó el noruego Kristoff y por lo tanto se llevó el bronce. El ciclista kazajo logra el oro en Londres, su segunda presea olímpica tras la plata en ruta de Sidney 2000.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] fuga forjada a lo largo de las casi seis horas de recorrido llevaron a la gloria al veterano kazajo Alexander Vinoukurov, que con 39 años cerró de manera inmejorable su [...]

    Deja un Comentario