Un sprinter que se hace grande en la montaña




Ratto doblegó al frío y a las pendientes para imponerse en la Collada de la Gallina, mientras que Valverde asciende al tercer puesto de la general.
Foto: Matthieu Riegler (CC)

Foto: Matthieu Riegler (CC)

Frío y lluvia. Escenario idílico para una hazaña épica pero, a la vez, terribles noticias para los ciclistas y para su salud. La etapa entre Bagá y la Collada de la Gallina, con 155 kilómetros de longitud, poseía este panorama en el que muchos ciclistas no supieron desenvolverse bien y tuvieron que abandonar, como el caso de Ivan Basso o Luis León Sánchez. La victoria fue para un sprinter que, al no poder aprovechar sus ocasiones en las llegadas masivas, lo probó desde lejos y le salió bien. Tras él llegaron Nibali y Horner, algo más atrás Purito Rodríguez y luego Valverde, que ya está en el podio de la Vuelta.

Una escapada de casi 20 corredores inició la jornada con Arroyo, Txurruka, Urtasun, Antón o Luis León Sánchez. Gilbert y Ratto se escaparían más adelante y el italiano tomó la ventaja sobre el belga. En la baja del Port de Envalira Luisle se cayó y abandonó por su “mal estado físico”.

En el último puerto de la jornada previo a la Gallina, con Ratto y Gilbert por delante, Valverde perdió contacto con el pelotón en la bajada, sufriendo mareos, pero pese a ello siguió en liza. En la Gallina, Horner y Nibali abrieron la veda. Se fueron solos, en busca de la “roja” y cazaron a Gilbert. Por detrás Purito trató de darles caza pero no pudo. Mientras, una bala del Movistar ascendía en unas condiciones físicas precarias, pero con mucho pundonor. Era Valverde, que en meta solo perdió 40 segundos con Nibali, que picó unos segundos a Horner. Valor suficiente para colocarse en la general tras ‘Lo Squalo’ y el americano, y superar a un Roche desaparecido en batalla.

CLASIFICACIONES