Un gran elenco de ciclistas opta a ganar la Tirreno-Adriático




Richie Porte, Nairo Quintana o Michal Kwiatkowski son varios de los ciclistas favoritos para vestir el maillot que deja huérfano Vincenzo Nibali

Apenas tres días después de un gran fin de semana de ciclismo en Italia -las clásicas Strade Bianche, el sábado, y Roma Máxima (prueba que acabó ganando el ciclista de Movistar Alejandro Valverde) , el domingo,- una carrera vuelve a llenar de bicicletas las carreteras del país transalpino. En esta ocasión se trata de la Tirreno-Adriático, la carrera de los dos mares, la tercera prueba del calendario World Tour.

Jonathan Castroviejo, uno de los participantes españoles en la carrera de los mares. Foto: Somos Olímpicos

Jonathan Castroviejo, uno de los participantes españoles en la carrera de los dos mares. Foto: Somos Olímpicos

La principal carrera italiana de una semana contará con una ausencia significativa, la del ganador de las dos ediciones anteriores, Vincenzo Nibali (Astaná), que ha cambiado su país por Francia y está corriendo la París-Niza. Por el contrario, contará con el vencedor de 2013 de la prueba gala, Richie Porte (Sky). Junto al australiano -que acudió por lesión de su compañero Chris Froome-, buscarán llevarse el maillot azul de líder, corredores de la talla de Nairo Quintana (Movistar), Alberto Contador (Saxo-Tinkoff), Cadel Evans (BMC) -ganador en 2011- , Rigoberto Urán (Omega-Quick) o el polaco Michal Kwiatkowski (Omega-Quick), corredor que ha comenzado de forma sensacional la temporada y que ganó la clásica de la Toscana el pasado sábado.

La nómina de candidatos a la general -o al podio- es bastante amplia, ya que ciclistas como Chris Horner (Lampre), Dani Moreno (Katusha) o Robert Gesink (Belkin) también se encuentran entre los corredores que tomarán la salida mañana. Asimismo, la lucha por las etapas llanas también estará muy disputada, ya que sprinteres como Mark Cavendish (Omega-Quick), André Greipel (Garmin) o Marcel Kittel (Giant-Shimano) rodarán por carreteras italianas. Otros ‘malos’ compañeros de viaje para estos serán ciclistas como Peter Sagan (Cannondale) o Philippe Gilbert (BMC), que en algún momento pueden sorprender a los más rápidos.

Aproximadamente una decena de ciclistas españoles participarán en una prueba que ha tenido ganadores nacionales, como Óscar Freire (2005) o Abraham Olano (2000). Aparte de Dani Navarro acudirán corredores como Jonathan Castroviejo (Movistar) o su compañero de equipo Beñat Intxausti, ciclista que tan buenos recuerdos tiene de Italia. Dos ex-euskaltel, Igor Antón y Mikel Nieve, también serán de la partida con su respectivos nuevos equipos, Movistar y Sky.

En total, serán poco más de un millar de kilómetros (1.019,1) los que forman la cuadragésimo novena edición de la Tirreno-Adríatico. Como en años anteriores, la carrera de los dos mares estará dividida en siete etapas, de las cuales tres serán llanas; dos, de montaña y dos contrarrelojes, la primera, por equipos, y la última, individual. Serán estas, además, las que abran y cierren, respectivamente, la prueba italiana.

Una carrera que atraviesa el corazón de Italia

Mark Cavendish, uno de los ciclistas favoritos para llevarse el triunfo en los sprints. Foto: Somos Olímpicos

Mark Cavendish, uno de los ciclistas favoritos para llevarse el triunfo en los sprints. Foto: Somos Olímpicos

La localidad toscana de Donoratico será mañana el lugar de la gran salida de la Tirreno-Adriático. La contrarreloj por equipos con la que se dará el pistoletazo inicial constará de 18,5 kilómetros, que serán llanos en su totalidad. Probablemente en esta etapa se vean las primeras habilidades de ciclistas como Fabian Cancellara (Trek Factory) o Tony Martin (Omega-Quick), aunque no será la última posibilidad, ya que tienen otra oportunidad en la crono final de 9,2 kilómetros en San Benedetto del Tronto.

En la segunda etapa -jueves-, que se disputará entre San Vincenzo -lugar donde estará situada la meta en la jornada anterior- y Cascina, se abrirá la veda para los sprinters, que buscarán un triunfo que en la tercera -viernes- (Cascina-Arezzo) les será más complicado. Pese a la ausencia de puertos (en la segunda etapa hay tres, aunque están situados lejos de meta), el final es cuesta arriba. A falta de un kilómetro hay una rampa del 11 % y los últimos 900 metros tienen una pendiente media del 5 %… y pavés. Una ocasión clara para clasicómanos.

La pedanía de Indicatore (situada dentro del municipio de Arezzo) será el marco del que saldrá la cuarta etapa -sábado-, la primera que acabará en lo alto de la montaña, concretamente en la de Cittareal. En esta jornada se debería comenzar a dilucidar la clasificación general. Los corredores deberán pasar por dos puertos de montaña -Forca di Cerro (9,6 kilómetros con una pendiente media del 4,6 % y una máxima del 12 %) y Forca Capistrello (16 km al 6,7 % de pendiente media y máxima del 12 %)-, antes de enfilar la última ascensión de la etapa, Salvarotonda (14 km al 5,3 % de pendiente media y máxima del 10 %).

Las escaladas continuarán en la quinta jornada -domingo- (Amatrice-Guardiagrele) con la ascensión del passo Lanziano (11 km al 8,5 % de pendiente y máxima del 13 %) y la subida al muro de Guardiagrele, con la que terminará la etapa. El que quiera ganar deberá atravesar antes que el resto un 1,5 kilómetro final en el que hay rampas de hasta el 30 % de pendiente.

Después del fin de semana, los sprinters podrán gozar de otra oportunidad para ganar una etapa -lunes- en la Tirreno-Adriático. Si la montaña no ha decidido la clasificación final, una corta contrarreloj en la última jornada -martes- colocará a los ciclistas en el podio de San Benedetto de Tronto, en las Marcas.


Deja un Comentario