Los protagonistas de la Milán – San Remo 2013 se vuelven a retar este año




La organización ha eliminado el paso por Le Maine y las temperaturas serán más altas que en la edición anterior  

El día de mañana está marcado en rojo para muchos clasicómanos. Mañana tendrá lugar la primera clásica de la temporada, la Milán-San Remo, la Classicissima entre los aficionados al ciclismo. Será la centésima quinta edición de una prueba más llana que en años anteriores, ya que en esta ocasión no se pasará por Le Maine, como se venía haciendo desde 2008. El resto de la carrera será el ya habitual. Los ciclistas coronarán el passo del Turchino a 150 kilómetros de meta y, probablemente, las últimas subidas -Cipressa, a 22 kilómetros de meta, y el Poggio di San Remo, a 7,- cribarán a los candidatos al triunfo final en el paseo marítimo Italo Calvino de San Remo. En total, serán 294 kilómetros, cuatro menos que en 2013.

El equipo de Ciolek, el MTN-Qhubeka, es presentado en el control de firmas de la edición de 2013. Foto: Somos Olímpicos.

El equipo de Ciolek, el MTN-Qhubeka, es presentado en el control de firmas de la edición de 2013. Foto: Somos Olímpicos.

El ganador de la tortuosa edición de 2013, el alemán Gerald Ciolek (MTN – Qhubeka), intentará repetir el triunfo logrado hace un año. Junto a él, en la salida de la capital lombarda, estarán los dos ciclistas que le acompañaron en el podio, el eslovaco Peter Sagan (Cannondale) y el suizo Fabian Cancellara (Trek). De la partida también serán el británico Mark Cavendish (Omega-Quick), el australiano Simon Gerrans (Orica), el belga Philippe Gilbert (BMC) y los teutones André Greipel (Lotto) y John Degenkolb (Giant Shimano). De estos, solo el vigente campeón, el helvético, el manés y el aussie saben lo que es ganar el primer Monumento del Ciclismo de la temporada. Los otros dos campeones que participan en la carrera son el veterano italiano Alessandro Petacchi, que con 40 años cumplidos sigue pedaleando en el Omega-Quick y su compatriota Filippo Pozzato, enrolado en el Lampre-Merida.

Por parte española participarán siete corredores en la gran clásica italiana. Cuatro serán del Movistar, dos, del Team Netapp Endura y uno, Ángel Vicioso, del Katusha. Los del equipo de Eusebio Unzúe serán José Joaquín Rojas, Juan José Lobato, Francisco Ventoso y Enrique Sanz; mientras que Iker Caamaño y David de la Cruz, los del Netapp Endura.

Además de la subida a Le Maine, otra diferencia con la edición anterior será la ausencia de nieve durante el recorrido. La previsión meteorológica es más benévola que la de 2013 -aunque se prevén unas ligeras lluvias-, cuando se tuvo que suspender la carrera sobre la marcha y se modificaron recorridos. Las imágenes de los ciclistas pasando frío dieron la vuelta al mundo. Uno de los más críticos con la actuación de la organización, el belga Tom Bonnen (Quick-Omega) no participará mañana en la Classicissima. Quiere estar junto a su compañera sentimental, que ha perdido a su hijo.


Deja un Comentario