Los británicos descubren la grandeza de la carretera en 2012




Bradley Wiggins ha sido el gran triunfador del año, aunque la primavera de Boonen es más que destacable y también la gran temporada de Joaquim Rodríguez.

La temporada ciclista de este año ha sido muy movida, y ha tenido de todo. Victorias épicas, otras no tanto y más aburridas, polémicas, sorpresa, nuevas caras que han sorprendido, etc. Pero sin duda lo primero que sucedió y lo más bonito para el aficionado español fue el regreso del gran Alejandro Valverde, sancionado dos años por dopaje. En este resumen trataremos de recoger lo más destacado del año ciclista en las competiciones World Tour, aquellas a las que el Katusha deberá acceder por invitación tras ser expulsado de esta máxima categoría del ciclismo por la UCI.

Como cada año, la temporada ciclista da su pistoletazo de salida en Australia, en el Tour Down Under. Esta competición supuso el debut de la escuadra "aussie" Orica Green Edge y el regreso de Valverde. Como novedad se introdujo en la quinta etapa un final en alto, algo que restó posibilidades a los sprinters de ganar esta carrera de una semana que solía ser propiedad de los velocistas. El gato al agua se lo llevó un corredor autóctono, Simon Gerrans, seguido en la general por el murciano Valverde, que quedaron igualados a tiempo pero por centésimas el australiano ganó la carrera. Dos de las seis etapas fueron ganadas por españoles, una por el propio Valverde (la quinta) y otra por Freire (la cuarta). En las cuatro etapas restantes, el dominio fue para el alemán André Greipel, que ganó tres y la restante se la llevó el australiano William Clarke.

Dos meses hubo que esperar para disfrutar de la siguiente carrera World Tour pero en ese período de tiempo surgió una noticia terrible para el ciclismo español: la sanción de dos años a Alberto Contador por el famoso chuletón del Tour de Francia de 2010. La UCI desposeía al pinteño de todos los títulos logrados desde julio de 2010 y le imponía dos años de inhabilitación que comenzaban a contar desde el verano de aquel año y que concluía en agosto de 2012, pero que imposibilitaba al madrileño disputar las Clásicas de primavera, el Giro, el Tour y los Juegos Olímpicos.

La primavera fantástica de Tom Boonen

A principios de marzo volvía la competición World Tour con la París-Niza, primer gran triunfo de Bradley Wiggins en el año. El británico logró llevarse la general con tan solo ocho segundos de margen con el segundo clasificado, el holandés Westra. En tercera posición quedó el renovado Alejandro Valverde, que logró ganar también una etapa, éxito que también alcanzó Luis León Sánchez. Tras esta carrera, el pelotón se trasladó a Italia para disputar dos competiciones.

La primera de ellas fue la Tirreno Adriático, una carrera de dos semanas en la que se erigió como vencedor el "Tiburón de Messina" Vincenzo Nibali, que además se llevó también una etapa. Por primera vez aparece aquí Joaquim Rodríguez, que también fue vencedor en una jornada, la penúltima. Nibali fue acompañado en el podio de Horner y Kreuziger, que será compañero y gregario de lujo de Contador esta temporada. Purito Rodríguez no mostró su mejor cara en esta carrera y quedó sexto clasificado, pero sus momentos llegarían más adelante. En tierras trasalpinas se disputó también la clásica Milán-San Remo, la primera de las grandes carreras de un día. En esta ocasión la gloria fue para el australiano Simon Gerrans, que probaba las mieles del triunfo por segunda vez en el año superando en el sprint final a Cancellara y Nibali, dos grandes clasicómanos también. El mejor español en esta carrera fue el cántabro Óscar Freire, que logró una más que aceptable séptima posición.

Para cerrar el ajetreado mes de marzo el ciclismo de nivel viaja a España y, a la par, a Bélgica. En nuestro país se disputó durante una semana la prestigiosa Volta a Cataluña. La victoria final fue para el suizo Michael Albasini, que logró dominar la prueba desde el primer día hasta el último, sin apearse el maillot de líder y ganando las dos primeras etapas. En el podio le acompañó el asturiano Samuel Sánchez, que también logró llevarse una etapa, y el belga Jurgen Van der Broeck. Mientras tanto, el 23 de marzo se celebró en Belgica la clásica Prijs Vlaanderen-Harelbeke en la que Tom Boonen logró la primera victoria de un gran año para "Tommeke". El belga se hizo con el triunfo en un sprint masivo en el que superó a Óscar Freire, segundo y al austriaco Bernard Eisel, tercero. Dos días después se disputó la Gante-Wevelgem en la que Boonen revalidaba su título del año anterior y seguía con su buena racha primaveral, logrando ganar dos clásicas en tres días. "Tommeke" venció de nuevo en un sprint masivo, esta vez superando a Peter Sagan, segundo, y a Matti Breschel, tercero. En cuarta posición y muy cerca de estos tres quedó clasificado Óscar Freire, que estaba realizando un buen periodo primaveral.

Abril comenzó con otra carrera de un día en suelo belga, en esta ocasión el Tour de Flandes. Tom Boonen seguía con su extraordinario estado de forma y en algo más de una semana se alzó con otra victoria, ésta vez gracias a una escapada, en la que venció a Filippo Pozzato, segundo y a Alessandro Ballan. Tras esta "racha" de Clásicas, volvía una carrera de una semana y en tierras españolas, la Vuelta al País Vasco, cuya celebración peligró por problemas económicos. Esta prueba está marcada en rojo por los ciclistas del Euskaltel y no defraudaron. Samuel Sánchez ganó la general, ganando dos etapas también, seguido en la clasificación por Joaquim Rodríguez, que también venció en dos jornadas distintas y el holandés Bauke Mollema. De las seis etapas disputadas, cinco fueron ganadas por españoles, ya que además de las victorias de Samuel y Joaquim, José Joaquín Rojas logró el triunfo en la jornada inaugural.

Tras la carrera vasca, el 8 de abril volvía a disputarse una Clásica, esta vez en Francia y que, para no modificar el plan establecido, fue ganada por Boonen, que vivió una de sus mejores primaveras como ciclistas. El belga llegó en solitario a la meta tras fugarse en el adoquín francés, y a más de un minuto de Tommeke llegaron el francés Sebastien Turgot y el italiano Ballan encabezando el grupo de perseguidores en el que estaba también el catalán José Antonio Flecha, cuarto clasificado.

El tríptico de las Ardenas

Mediado el mes de abril llega el famoso "tríptico de las Ardenas", que son tres Clásicas (Amstel Gold Race, Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja) que se corren en tan solo una semana y son, tal vez, las Clásicas con más prestigio en el mundo del ciclismo. La primera de ellas, la Amstel Gold Race se corre en suelo holandés. El 15 de abril se celebró esta prestigiosa carrera en la que saltó la sorpresa cuando Enrico Gasparotto abrió un pequeño hueco acompañado de Jelle Vanendert y se llevó la victoria. El tercer cajón del podio quedó reservado para el eslovaco Peter Sagan, que ganó este puesto a Óscar Freire. Tres días después, el 18 de abril, llegaría la primera victoria World Tour del año para Joaquim Rodríguez en la Flecha Valona, en la que llegó en solitario abriendo un pequeño hueco con los perseguidores, encabezados por Albasini, segundo, y Phillipe Gilbert, tercero y ganador de esta carrera y las otras dos que forman este tríptico el año anterior. Para completar esta semana de Clásicas, el día 22 se disputó la tercera de estas carreras, la Lieja-Bastogne-Lieja. De nuevo saltó la sorpresa cuando el kazajo Maxim Iglinskiy logra descolgar de su rueda en los metros finales a Vincenzo Nibali para alzarse con la victoria. En tercera posición clasificó el ganador de la Amstel Gold Race, el italiano Enrico Gasparotto, mientras que el mejor español fue Samuel Sánchez, quedando en séptima posición.

Para cerrar el mes de abril se disputó el Tour de Romandie en el que Bradley Wiggins volvió a mostrar su superioridad en este tipo de pruebas. El británico se colocó el maillot de líder desde la segunda jornada y solo peligró su victoria final en la penúltima etapa cuando Luis León Sánchez se colocó como lider después de ganar dos etapas consecutivas, aunque el jefe de filas del Sky resolvió en la última jornada en la que se disputaba una contrarreloj donde arrasó. En la clasificación de esta prueba le siguieron el estadounidense Andrew Talansky, que daría una gran imagen en la Vuelta a España y el portugués del Movistar Rui Costa.  

El Giro se le escapa de las manos al Purito

Tras un abril más que saciado de ciclismo de élite llega mayo, el mes por antonomasia del Giro de Italia. Llegaba la primera grande del año que presentaba como novedad el inicio de la ronda italiana en tierras danesas, en concreto las tres primeras etapas. El primer portador de la maglia rosa fue Taylor Phinney, que ganó la contrarreloj del prólogo y mantuvo el liderato durante tres días. Tras este paso por Dinamarca, la carrera regresó a su hábitat con una contrarreloj por equipos en Verona donde el estadounidense perdió la maglia en favor del lituano Narvardauskas, que lo mantuvo testimonialmente durante dos días hasta que recayó en la figura de Adriano Malori. El italiano solo duró como líder un día hasta que el canadiense Ryder Hesjedal se hiciera con él y se lo "turnase" con Joaquim Rodríguez. Las etapas llanas en la carrera trasalpina fueron escasos y se los repartieron entre Cavendish (tres victorias de etapa) y Matthew Goss, Francisco Ventoso, Roberto Ferrari, Miguel Ángel Rubiano y Andrea Guardini (un triunfo).  

En la montaña el Purito Rodríguez dio un gran espectáculo y logró la maglia rosa y la mantuvo durante 10 días divididos en un periodo de cuatro etapas y otro de seis. Entre medias el liderato lo alcanzó por solo un día Hesjedal. Joaquim ganó dos etapas, la primera  en Assisi que le sirvió para vestirse por primera vez de rosa, y la segunda en Cortina d'Ampezzo. Además del catalán y Ventoso, otro español logró la gloria de la etapa en el Giro, el vasco Ion Izaguirre en Falzes. La última etapa de este Giro de Italia fue una contrarreloj en Milán a la que Rodríguez llegaba con un colchón importante de tiempo que le fue insuficiente y perdió el título en tierras italianas por tan solo 16 segundos en favor de Hesjedal, que no ganó ni siquiera una etapa. El tercer cajón del podio del Giro fue para el belga del Vaccansoleil Thomas De Gendt.

El camino hacia el Tour 

Tras el Giro de Italia algunos ciclistas descansan del gran esfuerzo en la "bota" de Europa mientras que otros buscan alcanzar poco a poco el cénit de su preparación para llegar en ese instante al Tour de Francia.  Para preparar la ronda gala, las principales carreras a las que suelen asistir los grandes ciclistas son la Dauphiné Libere y el Tour de Suiza. La primera de estas dos carreras se corre en Francia y se disputó en la primera semana de junio. En ocasiones se ascienden los mismos puertos que un mes más tarde se interpondrá en el camino del pelotón, de ahí que sea un pequeño sondeo de cara al Tour para ver que ciclistas están con más "gasolina". Bradley Wiggins volvió a demostrar su gran estado de forma y se llevó la victoria final, revalidando el triunfo del año pasado y logrando el maillot amarillo en la segunda etapa para no desprenderse de él durante toda la carrera. El único que pudo vestir ese maillot además del británico fue el aussie Luke Durbridge, que ganó la etapa prólogo. Wiggins ganó una etapa, la cuarta y fue secundado en el podio  por su compañero de equipo Michael Rogers y el australiano Cadel Evans. En cuanto a los españoles, el mejor colocado en la general fue Haimar Zubeldia, que fue décimo, pero Dani Moreno fue más protagonista, ya que ganó dos etapas.

El Tour de Suiza fue la carrera en la que Peter Sagan comenzó a demostrar todos los temores que se tenían sobre su tremendo potencial. El eslovaco se llevó el gato al agua en cuatro de las nueve etapas que se disputaron y vistió el maillot de líder durante una jornada. La victoria final fue para el portugués Rui Costa, seguido de Frank Schleck y Leipheimer. Los españoles no se dejaron ver mucho en suelo helvético y tan solo se puede destacar el quinto puesto de Mikel Nieve y el noveno de Alejandro Valverde en la general.

El Tour y los Juegos Olímpicos, el clímax de Wiggins

A finales de junio comenzaba la carrera más prestigiosa del mundo, el Tour de Francia, en la que, a priori, el duelo por el maillot amarillo sería entre Wiggins y el ganador de la edición anterior, Cadel Evans. El británico cumplió con su papel, pero el oceánico no, y solo pudo acabar séptimo. Al ciclista de Sky le acompañaron en el podio su compañero de equipo Chris Froome y el italiano Vincenzo Nibali. En cuanto a los sprints, Cavendish no pudo ejercer su hegemonía habitual al correr para un equipo que buscaba la general como el Sky y los triunfos se los repartieron entre Peter Sagan y André Greipel. En cuanto a los españoles, los nuestros ganaron dos etapas, una Luis León Sánchez y otra Valverde, y el mejor colocado en la general fue Haimar Zubeldia en la sexta posición.

En julio también se disputó la Vuelta a Polonia, una carrera de una semana en la que el italiano Moreno Moser dominó la prueba y fue líder durante casi todo el transcurso de la misma. En el podio le acompañaron el local Michal Kwiatkowski y el colombiano Sergio Henao. Respecto a los españoles, lo más destacado fue el séptimo puesto en la general de Ion Izaguirre.

Ya en agosto llegó una cita ineludible para los grandes ciclistas, como son los Juegos Olímpicos. España partía con opciones pero si un líder claro, algo que al final pudo privarnos de una medalla. En la prueba de ruta se esperaba un sprint masivo en el que Cavendish era el gran favorito, pero no fue así y Vinokurov se hizo con el triunfo liderando una escapada de la que solo sobrevivieron él y Rigoberto Urán, plata. El bronce fue para el noruego Kristoff. En cuanto a la contrarreloj ganó el que se esperaba que lo hiciese, el hombre en mejor forma en ese momento, Bradley Wiggins. La plata fue para el alemán Tony Martin y el bronce para Chris Froome dejando, contra todo pronóstico, a Fabian Cancellara fuera del podio después de que el suizo hiciese una mala prueba.

El mejor ciclismo en España vuelve fuerte

Tras la cita olímpica llegaba el período de preparación de la tercera grande del año, la Vuelta a España, y para ello se ponen a tono en el Eneco Tour. El hecho de la disputa de los Juegos Olímpicos privó a muchos corredores asistir a esta competición, pero en tierras holandesas y belgas sí que estuvo Alberto Contador, que volvió de su sanción. El maillot de líder estuvo muy movido durante la semana de competición, y lo portaron distintos ciclistas como Marcel Kittel, Jens Keukeleire, Tom Boonen o Svein Tuft, pero la victoria final fue para el holandés Lars Boom, seguido en la general por Sylvain Chavanel y Niki Terpstra. El mejor español fue Contador, que acabó cuarto en la general y Jonathan Castroviejo, que lo hizo en sexta plaza.

Como puerta de la Vuelta y ya en tierras españolas se disputa en agosto la carrera de un día más prestigiosa en nuestro territorio, la Clásica de San Sebastián. En esta carrera hay muchos favoritos pero en esta ocasión la victoria fue para un español, Luis León Sánchez que se escapó del pelotón y venció con una ínfima ventaja sobre el grueso de ciclistas, encabezados por Simos Gerrans, segundo, y Gianni Meersman, tercero.

A mediados de julio daba el pistoletazo de salida la Vuelta a España en Pamplona con una contrarreloj por equipos. Sería una vuelta extraña, con muchos favoritos y con el regreso de Contador a una carrera de tres semanas. Además, la carrera traía muchas novedades , como las subidas a Mirador de Ézaro y al Cuitu Negru, que no defraudaron al público. El maillot rojo fue para Alberto Contador, después de arrebatarselo a Joaquim Rodríguez con una etapa épica en Fuente Dé. En segunda posición en la general quedó Alejandro Valverde y el Purito solo pudo ser tercero.

Durante la celebración de la ronda española, se celebró otra clásica en Alemania, la Vattenfall Cyclassics, en la que había ciclistas de renombre como Boasson Hagen, Greipel o Boonen, pero la victoria recayó en el francés Arnaud Dèmare, que logró su primera victoria World Tour, seguido del alemán Greipel y el italiano Nizzolo.

El Mundial y el cierre de temporada

Para finalizar agosto se disputó el Gran Premio de Plouay en la región francesa de la Bretaña. Un circuito al que había que dar nueve vueltas para completar un total de 253 km. era el recorrido y el que mejor supo llevarlo fue Boasson Hagen, ganador de esta clásica. El noruego atacó en los últimos kilómetros y le siguió Rui Costa, al que descolgó de su rueda a falta de 2km para la meta. El portugués fue segundo y el australiano Haussler ganó el sprint del pelotón  para lograr el tercer puesto.

Ya en septiembre el pelotón viajó a Canadá para la disputa de dos carreras de un día allí, el GP de Québec y el GP de Montreal. En la primera de estas dos carreras la victoria fue para Simon Gerrans, seguido de Van Avermaet, los dos ciclistas que se escaparon a falta de 4km para el final. El tercer puesto lo logró el portugués Rui Costa. En la segunda de las pruebas el gato al agua se lo llevó el noruego Nordhaug que lograba así su primera victoria World Tour. El escandinavo atacó a falta de 4,5km para el final y le siguieron Moreno Moser y Alexandr Kolobnev, segundo y tercero respectivamente.

Tras este viaje a Norteamérica el pelotón volvía a Europa, en concreto a la región de Valkenburg, para disputar los Mundiales de ciclismo. En la prueba de contrarreloj no hubo sorpresas y Tony Martin revalidó el maillot arcoiris, aunque con más sufrimiento del esperado gracias al espectacular rendimiento de Taylor Phinney, segundo. El tercer cajón del podio, para sorpresa de todos, fue para el bielorruso Kiriyenka. En cuanto a la prueba de ruta, la sorpresa fue la resurrección cual ave fénix de Phillipe Gilbert que, aunque entraba en las quinielas de todos, llevaba un año nefasto que arregló con la victoria mundialista. Boasson Hagen y Valverde siguieron la estela del belga, pero tuvieron que conformarse con la plata y el bronce respectivamente.

A finales de septiembre se disputó la última gran carrera de la temporada en suelo europeo, el Giro de Lombardía. Todos los grandes ciclistas estaban aquí pero había uno que quería acabar su mejor temporada de una forma insuperable: Joaquim Rodríguez. En la última subida el catalán atacó y se llevó la victoria, que le permitió ser el ganador de la clasificación UCI por puntos. Al Purito le acompañaron en el podio Samuel Sánchez y Rigoberto Urán. La temporada World Tour concluyó en China con el Tour de Beijing. En Asia los españoles tuvieron una actuación más que discreta y la victoria final fue para Tony Martin, seguido de Gavazzi y Boasson-Hagen.

El año competitivo acabó ahí, pero no el año ciclista. En octubre se anunció el nuevo recorrido del Tour 2013, se reafirmó a Ponferrada como sede del Mundial de 2014 después de que llegase el aval a las arcas de la UCI y hubo polémicas alrededor de este organismo. La primera de ellas relacionada con el caso Armstrong y la desposesión de los títulos logrados por el texano debido a su implicación en el dopaje, aun sin pruebas fehacientes. En el mes de diciembre, el máximo organismo ciclista decidió no conceder al Katusha de Joaquim Rodríguez la licencia World Tour por "problemas éticos", algo que molestó en el equipo ruso y por lo que están recurriendo a todos los organismos posibles.

Personajes del año

Bradley Wiggins

Sin duda el ciclista del año. Fue premiado con el "Velo d'Or", el premio al mejor ciclista de la temporada y también como el mejor deportista británico del año. La París Niza más una etapa, el Tour de Romandía más dos etapas, la Dauphiné más una etapa, el Tour de Francia más dos etapas y el oro en la contrarreloj olímpica son el palmarés del británico este año.

 

Joaquim Rodríguez

Otro de los grandes triunfadores del año. Su explosividad en las ascensiones le hacen ser uno de los "cocos" en las Clásicas y un gran ciclista en carreras de tres semanas. Solo tiene que pulir la contrarreloj, algo en lo que va mejorando poco a poco. Una etapa de la Tirreno Adriático, dos en la Vuelta al País Vasco, la Flecha Valona, dos etapas en el Giro y el segundo puesto en la general, tres etapas en la Vuelta a España y la tercera plaza en la general, el Giro de Lombardía y la clasificación UCI World Tour son su extenso palmarés en 2012.

Tom Boonen

La gran primavera del velocista belga le ha propiciado meterse en esta sección de protagonistas del año. En marzo y abril fue insuperable de ahí que su palmarés este compuesto casi íntegramente por carreras primaverales como una etapa de la París-Niza, la Prijs Vlaanderen-Harelbeke, la Gante-Wevelgem, el Tour de Flandes, la París-Roubaix y el Campeonato de Bélgica en Ruta.

 
Revelación

Thibaut Pinot

El joven ciclista francés de tan solo 22 años se ha hecho un hueco en el ciclismo. Llegó al Tour de rebote, pero el director del FDJ confió en él y Pinot le correspondió: una victoria de etapa en la carrera más prestigiosa del mundo, el Tour de Francia, y décimo clasificado en la general. Además, también logró otra victoria en el Tour de l'Ain.

Andrew Talansky

De desconocido a dejarse ver, y mucho en la Vuelta a España. Andrew Talanksy vivió un fabuloso mes de agosto en el que ganó una etapa y la general del Tour de l'Ain y llegó a la Vuelta a España con poca presión, lo que le sirvió para sorprender a muchos logrando un séptimo puesto en la general y yendo de menos a más.  Sin duda, y con 24 años, es uno de los ciclistas a seguir en estos años.

Oveja negra del año

Foto: Oblongo (CC)

Pat McQuaid

El hecho de que la UCI no es el órgano deportivo mejor gestionado lo sabemos todos. Pero Pat McQuaid y sus secuaces este año se han lucido, especialmente en la parte final del año. La resolución del "caso Armstrong" saltándose las propias normas de la UCI de que los casos de dopaje expiran ocho años después de que se haya producido fue una de las grandes chapuzas del irlandés. Más tarde, la decisión de excluir al Katusha del World Tour teniendo al ciclista con más puntos del año, Joaquim Rodríguez, solo hace que confirmar las sospechas de que la UCI está dirigida por alguien que no merece su puesto. 

 


Deja un Comentario