Las dudas sobrevuelan a la UCI y sus decisiones




La UCI ha decidido arrebatarle a Armstrong los 7 Tours que logró a pesar de no tener pruebas concluyentes

El mundo del ciclismo ha sufrido un tremendo terremoto hace unos meses cuando la USADA, la Agencia Estadounidense Antidopaje, emitió un informe con declaraciones de ex-compañeros de Armstrong, médicos y demás personal del US Postal y el Discovery Channel que aseguraban que el ciclista americano se había dopado para lograr la gesta de ganar siete Tours después de sufrir un cáncer de testículo que pudo acabar con su vida.

A partir de este valioso documento la UCI decidió la pasada semana borrar el nombre de Lance Armstrong de la historia del ciclismo desposeyéndole de los siete Tours de Francia que ganó en las carreteras galas. No solo eso, sino que estas siete competiciones quedan sin ganador, ya que muchos de los segundos puestos no estaban limpios.

¿Qué ha logrado la UCI y el ciclismo en general con esto? Nada, ya que, como dijo el director de la UCI, el irlandés Pat McQuaid "Armstrong no tiene sitio en el ciclismo". Y no lo tiene porque se lo han robado. El máximo organismo ciclista internacional está comenzando a realizar prácticas que no favorecen para nada a este bello y duro deporte como sancionar sin pruebas o con pruebas muy efímeras. El caso más injusto fue el de Alejandro Valverde, un hombre que fue expulsado dos años del pelotón internacional por dopaje sin prueba alguna, tan solo por rumores. Alberto Contador también fue sancionado recientemente por una dosis de clembuterol tan ínfima que era imposible que tuviese algún efecto en su cuerpo. Ahora es Lance quien ve como se le castiga con pruebas verbales y no científicas, ya que su caso se basa en declaraciones de algunos ex compañeros y médicos.

Más dudas sobre la certeza de este caso llegan al conocer el dato de que el texano superó más de 200 controles antidoping y en ninguno de ellos dio positivo… o al menos no se hizo público. Si realmente se dopaba y tenían esa "ingeniería del dopaje" que algunos medios han vendido, es imposible que no diese positivo en ningún momento. Tal vez no se quisiera hacer publicar este suceso porque el ciclismo estaba ganando muchísimo con la épica trayectoria del americano que, tras superar un cáncer en el que le pronosticaban menos de un 40% de posibilidades de sobrevivir, logró reponerse y protagonizar la más dorada historia escrita en la "grande boucle". Compañeros, médicos y también dirigentes ciclistas se engrandecieron con Lance Armstrong en un momento en el que este deporte tocó fondo con el caso Festina.

La USADA recoge declaraciones muy variopintas y de muchos ciclistas y empleados de los equipos de los americanos, pero algunos como Chechu Rubiera, que compartió escuadra con Armstrong durante cinco años no participa en este informe y declara que no le vio jamás doparse. Muchos ciclistas defienden a Lance y creen que se le está linchando, como Samuel Sánchez, Valverde o Contador. Otros, como Wiggins, son más reacios a esta idea y apoyan más a la UCI, tal vez porque lo crea de verdad o tal vez para evitarse líos.

Lo que queda claro es que una vez más la UCI ha actuado fatal. La gran mayoría del mundo ciclista estaba molesta con la institución de mayor importancia de este deporte ya que sus fallos son constantes. El caso Armstrong es la gota que ha colmado el vaso y mucha gente de este mundillo no ha podido callarse. Los errores de la UCI en este caso son numerosísimos, pero los principales son que la investigación no ha corrido de su cuenta, que a pesar de superar numerosos controles antidopajes organizados por esta institución no se detectó el dopaje por el que se le está acusando y que se están saltando unas normas impuestas por ellos mismos, en concreto la de que el plazo para sancionar a un ciclista por dopaje es de 8 años (tan solo podrían sancionar a Armstrong por el Tour de 2005 si hubiesen seguido esta norma). Aun así, el tema que más inquieta a las voces discordantes con la UCI es el de basar su veredicto tan solo en declaraciones. Ni una prueba de sangre, de orina, ni una sola prueba científica concluyente sostiene la decisión del organismo.

Muchos son los supuestos de los opositores de la UCI. Desde un complot contra el texano hasta pensamientos como que la UCI es tan incapaz de llevar un caso de este tipo que se basa en cualquier documento para sancionar y evitarse problemas. Lo que está claro es que algo debe cambiar en la cúpula dirigida por McQuaid, y muchos creen que es el irlandés el principal foco de los problemas de la institución. El caso Armstrong ha destapado que el sistema antidopaje no funciona como debería, ya que o se mueve por complicidad o los métodos no son los equivocados. Ya han surgido movilizaciones, como el "Manifiesto por un ciclismo creíble" en el que varios medios dan una serie de consejos a la UCI para mejorar el ciclismo. Este manifiesto lo han firmado los periódicos Le Soir y Het Nieuwsblad (Bélgica), The Times (Reino Unido), L'Equipe (Francia) y La Gazzetta dello Sport (Italia). Además, se han adherido a él los diarios españoles El País y El Periódico de Cataluña, De Telegraaf (Holanda), The Sydney Morning Herald (Australia) y Süddeutsche Zeitung (Alemania). Este es el manifiesto y el artículo escrito sobre este tema por el compañero de El Periódico de Cataluña Sergi López Egea (@sergi_lopezegea)


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] de la UCI y hubo polémicas alrededor de este organismo. La primera de ellas relacionada con el caso Armstrong y la desposesión de los títulos logrados por el texano debido a su i…, aun sin pruebas fehacientes. En el mes de diciembre, el máximo organismo ciclista [...]

    Deja un Comentario