La paradoja del velódromo




España suma dos platas en las pruebas no olímpicas de puntuación con Eloy Teruel y scratch con Albert Torres en el Mundial de Saint-Quentin-en-Yvelines. La dupla de madison cambia el oro por un 4º puesto. La selección pierde opciones de cara a Río.

Como viene siendo habitual desde que en 2012 cambiara el programa olímpico en favor de la velocidad, la España ciclista de la pista vive al margen de la gloria olímpica, aferrada a su tradición fondista y con sus mejores bazas colgándose medallas en las pruebas no olímpicas mientras los velocistas, perseguidores y polifacéticos del omnium tratan de esprintar hacia Río con pocos medios y menos fortuna. El mundial de Saint-Quentin-en-Yvelines, en el extrarradio de París, no fue una excepción. España subió a dos podios y se quedó a las puertas de otro, el más esperado, pero se complicó demasiado repetir los ocho ciclistas que fueron a Londres, algo que se ve de manera especialmente cruel en el sector masculino.

Eloy Teruel, con su plata en puntuación en Saint-Quentin-en-Yvelines. Foto de Loic Venance.

Eloy Teruel, con su plata en puntuación en Saint-Quentin-en-Yvelines. Foto de Loic Venance.

En la cara de la moneda, lucen las platas de Albert Torres en scratch y Eloy Teruel en puntuación. La de Torres, el ciclista español con más calidad y versatilidad, por sorpresa en una prueba de 15km en la que se quedó en el grupo cabecero y exhibió su gran final. Solo la avispada estrategia del alemán Lucas Liss, que atacó en uno de los últimos giros cuando Torres descansaba al final del grupo le privó del oro. Aún así, reaccionó a tiempo para adelantar a todos los demás mientras el estadounidense Bobby Lea se colgaba el bronce.

Teruel sí tenía el viernes el foco sobre él tras el bronce del año pasado en puntuación, que mejoró en un puesto de forma agónica. Con cierta vigilancia, se mantuvo fuera del podio durante toda la prueba, pese a ganar el séptimo sprint de camino de un largo ataque para ganar vuelta, la clave de esta prueba. A una escapada lo fió todo Teruel, que lo intentó tres veces y a la última fue la vencida, con el final de la prueba ya echándose encima. Sumó dos y tres puntos en los antepenúltimos sprints y, por fin, los 20 de la vuelta ganada lo elevaron al segundo puesto casi sobre la bocina. Solo la meta podía darle algún punto que le valiese el oro, pero ni el ruso Artur Ershov, que le batió por un punto (31 a 30) ni él sumaron al final, con lo que se quedó con la plata por delante del, tercera medalla mundial consecutiva, siempre con compañeros de podio distintos en la prueba de las 140 vueltas que glorificó a Joan Llaneras.

En el madison, una suerte de puntuación por parejas a 200 vueltas que debía poner el broche este domingo, el propio Albert Torres y David Muntaner defendían el oro logrado en Cali hace un año, por lo que la atención de sus rivales sobre ellos era máxima. La pareja lo intentó en varias ocasiones, de forma especialmente fuerte a menos de 40 vueltas, cuando asaltaron la segunda posición de una prueba de máxima igualdad ganando vuelta, pese a la estrecha vigilancia de los italianos, su sombra. Sin embargo, la dupla echó todo a perder en el sprint final, donde no estuvieron presentes y se terminaron decidiendo los puntos de la prueba, que coronó a los franceses Coquard y Keneisky en casa por delante de los italianos Bertazzo y Viviani y los belgas De Buyst y Vergerde. No fue solo una cuestión de la puntuación, porque la pareja española empató a 15 puntos y vuelta con los belgas, pero estos entraron en el reparto del final.

Cuatro pruebas y tres ciclistas en Río

Tras eso, la cruz de lo olímpico. España llegó al Mundial con plazas virtuales para Río, según el ranking, en velocidad por equipos y, por extensión, en individual y keirin femenino y una plaza en velocidad masculina, además del equipo masculino de persecución y en omnium masculino, las pruebas en las que más ha naufragado la selección, perdiendo momentáneamente su puesto en los Juegos. Con el final del campeonato se llega a la mitad del proceso clasificatorio en un proceso que exige más a los equipos europeos por el reparto continental de atletas. Ahora, a falta de un año, solo tres ciclistas podrían participar en cuatro pruebas en Brasil.

La cuarteta de persecución masculina puede quedarse fuera de los JJOO por vez primera desde 1984

Juan Peralta en la velocidad. Una de las plazas olímpicas. Foto de Loic Venance

Juan Peralta en la velocidad. Una de las plazas olímpicas. Foto de Loic Venance

El equipo persecutorio se complicó demasiado sus opciones olímpicas después de terminar décimo por detrás de sus rivales directos, algo no esperado. La cuarteta formada por Albert Torres, Eloy Teruel, Unai Elorriaga y Illart Zuazubiskar puede dejar fuera a España de la prueba por primera vez desde Los Ángeles 84. En la femenina, ni hay opciones ni tradición.

En el caso de Unai Elorriaga, un omnium catastrófico de la primera a la última prueba lo clasificó 20º cuando la Federación esperaba que entrase entre los diez primeros, algo que le aleja de Río, todo lo contrario que en la prueba femenina, donde Leire Olaberría terminó séptima tras un rendimiento regular y una gran puntuación. La plaza está ahora más cerca para la mujer que consiguiera un bronce olímpico en Pekin en la carrera de los puntos.

En términos de velocidad, el mundial galo deparó el séptimo puesto de Helena Casas y Tania Calvo como dupla. En la prueba individual, Casas se quedó en 1/16 y Calvo llegó a 1/8m y ni pasó de la primera ronda en el keirin. Su buen hacer como pareja les mantiene de momento en todas las pruebas en la carrera olímpica.

Los chicos tienen casi inaccesible entrar como tripleta, así que todas las esperanzas pasan por Juan Peralta a nivel individual, que decepcionó no pasando de la ronda de 1/16 mientras José Moreno ni siquiera llegó ahí. Los dos junto a Sergio Aliaga no pasaron de la 14ª plaza por equipos.

Francia gana en casa

Fuera de las opciones olímpicas, Sebastián Mora fue 14º en persecución individual, Leire Olaberría terminó 11ª la puntuación, Tania Calvo fue 10ª en 500m contra el reloj y Sheila Gutierrez apostó fuerte en scratch por escaparse a falta de 30 vueltas y terminó retirándose.

A nivel global, España terminó undécima en el medallero, solo un puesto por detrás de Gran Bretaña, que confirmó su debacle tras los Juegos de Londres. De potencia mundial ha pasado a no colgarse ningún oro. Los galos triunfaron en casa, con siete medallas y cinco oros, por delante de Australia (11 y 4) y Alemania (8 y 3). El francés Francois Pervis terminó como el más laureado, tras ganar keirin y contrarreloj, aunque fue la australiana Anna Meares la que venciendo en el keirin superó el récord del británico Chris Hoy como el ‘pistard’ con más medallas en los campeonatos. Ya se ha colgado 26.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario