La lucha contra el crono




Cuarenta hombres y veinticinco mujeres pugnarán por las medallas de la contrarreloj individual en carretera

El primer día del mes de agosto se disputarán las contrarrelojes individuales, femenina y masculina, olímpicas en carretera. Primero será el turno de las damas, que coparán el protagonismo desde las 12.30 horas, momento en el que saldrá la participante que inaugure el evento (de Londres, 13.30 h en Madrid) hasta las 13.45, hora aproximada de la llegada, si no dobla a ninguna antes, de la última mujer en arrancar (una hora más aquí).

Después de coronar a la ganadora y entregar las medallas, comenzará, a las 14.15 h (15.15 h en la España peninsular) la lucha por las preseas en la categoría masculina. Ese honor recaerá entre tres de las veinticinco féminas que correrán la prueba mientras que en los hombres el abanico de posibles ganadores se abre hasta llegar a los cuarenta participantes.

La dinámica para llevarse el premio es sencilla. Gana el ciclista que en solitario consiga recorrer en menor tiempo la distancia determinada por los organizadores, que en Londres es de 29 kilómetros para las mujeres y de 44 en hombres. Las dos carreras tendrán el mismo punto de llegada y de meta, las inmediaciones de Hampton Court Palace, pero las participantes en categoría femenina darán una vuelta más corta por las calles de la capital británica.

No tendrán mucho que subir los corredores, ya que, si nos atenemos al perfil de la prueba, el recorrido es llano y salvo en tres pequeñas tachuelas (los pasos por Lammas Lane, Seven Hills Road – con 60 m el punto más alto de la prueba – y Esher High Street) la ruta no se eleva más allá de los 20 metros sobre el Océano Atlántico.

Como hicieran los chinos en sus olimpíadas mostrando la Gran Muralla China o los griegos en 2004 con el Partenón, los ingleses también utilizarán las pruebas ciclistas en carretera para enseñar varios reclamos turísticos de la ciudad y su alfoz. En concreto, los contrarrelojistas pasarán por el puente de Hampton Court y del de Kingston y al lado de parajes como el Hurst Meadow, el parque Bushy o el Claremont Landscape Garden.

La prueba en sí

La contrarreloj es una competición en la que los participantes salen de uno en uno desde una rampa y separados por un tiempo determinado. En las vueltas por etapas, estos días son, casi siempre, determinantes para el devenir de la competición. Muchos Tours de Francia o Giros de Italia se han ganado por la ventaja cogida en la lucha contra el crono.

En estas carreras, el orden de salida, normalmente, es el inverso de la clasificación individual. Es decir, el último en la tabla abrirá pista y el líder de la general saldrá el último. En los Juegos Olímpicos, al no ser una prueba por etapas, corresponde a la UCI decidir la colocación de los ciclistas. Casi será seguro que los favoritos sean los últimos en salir.

También es singular el lugar desde donde salen: una rampa de lanzamiento. Desde allí arriba, un cronometrador les señala con los dedos y les dice a los ciclistas el tiempo que les falta para dar la primera pedalada. Cuando la den, arrancá el tiempo y junto al corredor habrá un coche de apoyo en el que normalmente va alguien del equipo. Ir a rueda de otro participante está prohibido, al igual que cobijarse detrás de una moto o de algún vehículo. 

Actualmente los vigentes campeones de la contrarreloj olímpica son el suizo Fabián Cancellara y la estadounidense Kristin Armstrong. Ambos son reconocidos especialistas, el primero, ha llegado a ser líder del Tour gracias a sus triunfos en los prólogos, amén de mas triunfos en la prueba contra el crono, y la segunda posee dos oros mundialistas. Durante estos cuatro años han llevado un casco dorado cuando disputaron una contrarreloj en carretera.

DE INTERÉS

RECORRIDO DE LA PRUEBA

PERFIL DE LA RUTA: El segundo gráfico de la página

 


Deja un Comentario