La Diosa Fortuna se alió en contra de España




El ciclismo en estos Juegos Olímpicos ha estado marcado por distintos episodios de mala suerte que han sufrido los nuestros.

La bicicleta española llegaba a Londres sin claras opciones de medalla pero con muchas esperanzas de lograr una presea en las distintas disciplinas. No teníamos claros favoritos, pero si 'outsiders' en casi todas las modalidades en las que tomábamos parte, incluso en alguna más de un aspirante de segunda línea, como en la ruta o en el mountain bike. Pero en muchas ocasiones la suerte les fue esquiva a los españoles.

El más claro ejemplo fue Luis León Sánchez, que en la contrarreloj olímpica, nada más arrancar, rompió la cadena y quedó descartado para la lucha por las medallas, a la cual aspiraba tras su fantástica última contrarreloj del Tour. Hodei Mazquiarán en la prueba de la velocidad individual en la pista también sufrió los efectos de la mala suerte, ya que perdió el sillín al inicio de su participación. El vasco, al menos, pudo repetir su vuelta después de que los jueces se lo permitiesen. El último ejemplo fue José Antonio Hermida que, cuando formaba parte del grupo cabecero en la carrera de mountain bike, a falta de poco más de una vuelta, vio como su cadena se salía y perdía toda opción de subir al podio, aunque acabó a cuatro segundos del italiano Fontana, bronce olímpico.

La competición ciclista dio inicio bien pronto, el sábado 28 de julio a eso de las 11 de la mañana con la prueba de la ruta. Partía como gran favorito Cavendish si se llegaba a meta en un gran grupo, pero no fue así, ya que todos los equipos salvo los británicos y alemanes, y en ocasiones los australianos, pelearon porque la llegada fuese en grupo reducido. Así fue, y en esa fuga había tres españoles, Alejandro Valverde, Jonathan Castroviejo y Luis León Sánchez, que no se entendieron y no pudieron luchar por el oro que se llevó Vinokúrov, seguido de Rigoberto Urán y el noruego Kristoff. En cuanto a las féminas, que corrieron al día siguiente, el oro fue para la holandesa Vos, seguida de la británica Armistead y la rusa Zabalinskaya.

La siguiente cita ciclista fue el miércoles 1 de agosto con la contrarreloj, tanto masculina como femenina. Primero fueron las mujeres las que lucharon contra el crono, siendo la campeona olímpica la estadounidense Kristin Armstrong, seguida de la alemana Judith Arndt y la rusa Zabalinskaya. En cuanto a los hombre, cabe destacar la actuación de Jonathan Castroviejo, noveno, que realizó una contrarreloj muy buena. Peor suerte tuvo Luisle que, como ya contábamos antes, rompió la cadena de su bicicleta nada más salir. El oro fue para el hombre de moda del ciclismo, Bradley Wiggins, que reventó el crono, seguido del teutón Tony Martin y el también británico Chris Froome. La decepción fue el suizo Cancellara que, después de recuperarse casi milagrosamente de su caída en la ruta, solo pudo ser séptimo.

Con esto se acababa la competición de carretera y llegaba la pista, el reino británico. Desde el primer día demostraron que este era su terreno, aunque sufrieron un gran varapalo el primer día con la descalificación en semifinales del equipo femenino de velocidad, algo que aprovechaban las alemanas para hacerse ellas con el oro. Siete fueron los oros que lograron los anfitriones en el Velopark en tan solo diez pruebas. Además, se hicieron también con la plata de Pendleton en velocidad individual y el bronce de Edward Clancy en el omnium masculino. Jason Kenny en velocidad individual masculina, Chris Hoy en keirin masculino, Pendleton  en el femenino, Laura Trott en omnium femenino y los equipos de persecución, tanto masculino como femenino, y el equipo de velocidad masculina fueron los campeones británicos. Además, Sir Chris Hoy, que se colgó dos oros, el del keirin y el de la velocidad por equipos, se erigió como el británico más laureado de la historia olímpico y se ha retirado tras el fin de esta cita olímpica. El danés Hansen fue el único hombre no británico que logró un oro, el del omnium y en el ámbito femenino, además del equipo alemán de velocidad, la otra campeona fue la australiana Anna Meares, que protagonizó el duelo más igualado y emocionante de todo el ciclismo olímpico de Londres con Victoria Pendleton.

Nuestro mejor español fue el equipo de persecución masculina, que acabó sexto. Fueron los únicos que obtuvieron diploma. Estuvieron cerca Eloy Teruel, que acabó noveno el omnium y Juan Peralta, que acabó décimo el keirin. Leire Olaberría, en el omnium donde fue la gran decepción, y Hodei Mazquiarán en la velocidad individual estuvieron más lejos de esos ocho primeros puestos.

En el BMX, en el que no había representación española, el oro de los hombres fue revalidado por el letón Maris Strombergs, seguido del australiano Willoughby y el colombiano Oquendo. En cuanto a las mujeres, la gloria olímpica fue para la colombiano Pajón, seguida de la neozelandesa Sarah Walker y la holandesa Smulders.

Por último, en el fin de semana en el que concluían estos Juegos Olímpicos, se disputaron las pruebas de mountain bike. El sábado tuvo lugar la femenina, en la que la francesa Julie Bresset ganó con mucha autoridad estando escapada en solitario gran parte de la carrera. El grupo perseguidor logró la plata y el bronce, ya que solo estaba formado por dos bikers, la alemana Spitz y la estadounidense Gould. El domingo, día que cerraba Londres 2012, salieron a escena los bikers, en los que teníamos esperanzas de medalla depositada, especialmente en José Antonio Hermida. La carrera comenzó con una escapada de tres ciclistas, Kulhavy, Schurter y Fontana, que serían los que acabarían en el podio, pero Hermida, junto al sudafricano Stander enlazaron con este grupo. El doble oro olímpico Julien Absalon abandonó en la segunda vuelta, lo que fue una sorpresa. En los últimos giros tanto Hermida por la salida de su cadena como Stander se descolgaron del grupo de cabeza y Kulhavy logró el oro, seguido de Schurter y el bronce fue para Fontana, que estuvo cerca de ser alcanzado por Hermida ya que el italiano acabó la carrera sin sillín. Cabe destacar la actuación de Carlos Coloma, que acabó sexto, al contrario que Sergio Mantecón, que no encontró buenas sensaciones y acabó más allá del vigésimo puesto.

En definitiva, las medallas en ciclismo para la delegación española se presumían difíciles, pero esta ha sido una de las disciplinas históricas donde más preseas se han logrado, con un total de once, por lo que se esperaba que cayese algún metal. La mala fortuna, las malas decisiones en determinados momentos o, como en el caso de Leire Olaberría, el mal estado de forma en el momento clave impidieron que la delegación ciclista española se fuese de Londres con una medalla debajo del brazo. Estos Juegos Olímpicos han sido los del agua, el taekwondo y las mujeres, pero desde luego no los del ciclismo, que se va de la capital británica con la sensación de haberse podido llevar algo de provecho pero que el destino no ha querido que fuese así.

MEDALLERO DEL CICLISMO

País

ORO

PLATA

BRONCE

TOTAL

GRAN BRETAÑA

8

2

2

12

ALEMANIA

1

4

1

6

FRANCIA

1

3

0

4

AUSTRALIA

1

2

3

6

ESTADOS UNIDOS

1

2

1

4

COLOMBIA

1

1

1

3

HOLANDA

1

0

2

3

DINAMARCA

1

0

0

1

KAZAJISTÁN

1

0

0

1

LETONIA

1

0

0

1

REPÚBLICA CHECA

1

0

0

1

CHINA

0

2

1

3

NUEVA ZELANDA

0

1

2

3

SUIZA

0

1

0

1

RUSIA

0

0

2

2

CANADÁ

0

0

1

1

HONG KONG

0

0

1

1

ITALIA

0

0

1

1

NORUEGA

0

 0

1

1

 


Deja un Comentario