Kristoff sorprende a los favoritos en San Remo




Cancellara y Twift completan el podio, mientras que Lobato debuta con una cuarta posición

Alexander-Kristoff-2014El sprint en el lungomare Italo Calvino de San Remo era previsible. Muchos sprinters, como Mark Cavendish (Omega-Quick), se frotaban las manos, mientras que a otros, Alejandro Valverde (Movistar) o Chris Froome (Sky) -por ejemplo-, la eliminación de subidas les restó protagonismo, cosa que a Vincenzo Nibali (Astana) no, ya que pese a no ser el mejor terreno para sus características -aunque ya subió al podio en 2012 (tercer puesto)- lo intentó en la ascensión a Cipressa. Pero este puerto ligur no es uno de los grandes passi italianos y acabó cediendo en el Poggio di San Remo ante los equipos de los principales sprinteres, que vieron como el noruego del Katusha Alexander Kristoff levantaba las manos bajo el cartel de la meta. Había ganado el sprint el primer Monumento del Ciclismo. Sucedía así a Gerald Ciolek (MTH Qhubeka) , mientras que Peter Sagan (Cannondale) tendrá que esperar otro año para ganar la Classicissima. Tras el flamente campeón llegó el suizo Fabian Cancellara (Trek), que también agitaba los brazos, pero de rabia. Otra vez se quedaba a las puertas del triunfo en la Milán-San Remo. El triunfo de 2008 será el único que siga adornando su palmarés, aunque reforzado con cuatro podios más.

En los últimos años solo el suizo repite en el podio, ya que ni el anterior campeón ni el segundo clasificado en 2013, Peter Sagan, han tenido opciones para luchar por el triunfo y se han tenido que conformar con la novena y décima plaza, respectivamente. Al menos, el eslovaco, junto a su equipo,  fue el primero en mover ficha en el Cipressa. Después del aceleron del conjunto verde llegó el ataque el de Nibali, que hizó trabajar a Giant, BMC, Cannondale… cuando quedaban unos 20 kilómetros a meta. Hasta entonces fue una jornada tranquila, con algún abandono como los de Michal Kwaitkowski y Mark Renshaw (Omega-Quick), en la que una fuga de siete corredores encabezaba la carrera. Antonino Parrinello (Androni), Nicola Boem (Bardiani), Nathal Haas (Garmin), Matteo Bono (Lampre), Jan Barta (Netapp-Endura), Marc Demart (Unitedhearlthcare) y Maarten Tjallingii (Belkin) fueron los aventureros que saltaron del pelotón cuando aún estaban camino de las playas de la Liguria. El que más lejos llegó fue Tjallingii, que fue alcanzado por Nibali cerca del Poggio.

Después de sujetar a Nibali, los equipos de los sprinteres no tuvieron mayor sobresalto para acercar hacia la meta a sus candidatos al triunfo -los intentos de Gregory Rast (Trek), Enrico Battaglin (Bardiani), Philippe Gilbert (BMC), en la subida al Poggio, de Van Avermaer (BMC), de Nordhaug (Belking), o de Sonny Colbrelli (Bardiani), ya las calles de San Remo, no inquietaron demasiado y solo sirvieron para acelerar al pelotón. El ganador fue Kristoff, bronce en Londres, mientras que el segundo puesto se lo llevó Cancellara y el tercero fue a parar al británico del Sky Ben Swift, que privó a Juan José Lobato (Movistar) de subir al podio.

Lobato, cuarto

Lo mejor de la participación española fue la actuación del ciclista andaluz Juan José Lobato, que en su primera presencia en la Classicissima ha estado con los mejores del pelotón durante toda la carrera, firmado una cuarta plaza final. Su compañero Francisco Ventoso ha terminado en decimoséptima posición, mientras que José Joaquín Rojas tuvo que retirarse durante el recorrido neutralizada por lesión. Una caída tuvo la culpa.


Deja un Comentario