Gerrans gana el sprint de Ans




El australiano superó a Valverde y Kwiatkowski y lográ así su segundo monumento

Las diez cotas de la Lieja-Bastogne-Lieja no evitaron que el cuarto monumento ciclista de la temporada terminara en un sprint entre la mayoría de los favoritos al triunfo. Probablemente tampoco ayudaron las primeras espadas, que no se atrevieron a dar un buen zarpazo. Y el que hizo el mejor ataque entre los candidatos al triunfo, Daniel Martin (Garmin), tuvo la mala suerte de caerse en la última curva, cuando estaba a la altura de los últimos escapados. Así se borró -involuntariamente, claro- el que fuera el ganador el año pasado de La Doyenne, dejando que su sucesor se decidiera al sprint, que ganó Simon Gerrans (Orica Greenedge), por delante de Alejandro Valverde (Movistar) -siempre bien colocado y demostrado que tenia piernas en la parte final de la clásica- y Michal Kwiatkowsky (Omega-Quick).

El ganador de la 100º edición de la Lieja-Bastogne-Lieja, Simon Gerrans. Foto de Bruce (kingArthur_aus) Licencia Creative Commons

El ganador de la 100º edición de la Lieja-Bastogne-Lieja, Simon Gerrans. Foto de Bruce (kingArthur_aus) Licencia Creative Commons

La edición número cien de la Lieja-Bastogne-Lieja no dejará grabados en la memoria del aficionado al ciclismo épicos recuerdos. Las cotas fueron pasando sin que nadie pensara en buscar el triunfo desde lejos. Ningún ataque serio. El intento de sorprender al pelotón se quedó en eso, en intento, de quienes lo buscaron, haciendo cuando ya habían pasado más de 230 kilómetros de prueba. Los primeros ataques que hicieron trabajar al pelotón fueron a cargo Julián Arredondo (Trek) y Domenico Pozzovivo (Ag2R-La Mondiale), en La Roche-aux-Falcons (a 20 kilómetros de meta). Abortada esta situación, a cinco kilómetros, Giampaolo Caruso (Katusha), se escapó con Pozzovivo, que por segunda vez buscaba llegar fugado a la meta. Esta pareja gozó hasta de doce segundos, entre Lieja y Ans pero los favoritos se los acabaron merendando en los últimos instantes de la carrera, donde se jugaron la victoria los tres hombres del podio. Por detrás, sin opciones de triunfo llegaron Caruso y Pozzovivo, cuarto y quinto, respectivamente; mientras que Tom Jelte Slagter (Garmin), Roman Kreuziger (Tinkoff-Saxo), Philippe Gilbert (BMC), Daniel Moreno (Katusha) y Romain Bardet (AG2R-La Mondiale) completaron el Top-10.

Hasta la parte final de La Doyenne los ciclistas no tuvieron más que evitar caídas y demás infortunios. La carrera se estaba desarrollado sin ningún sobresalto. Solo las bajas alteraban la marcha. Joaquím Rodríguez (Katusha), pese a las ganas que puso, no tuvo más remedio que poner el pie en el suelo y abandonar cuando aún quedaba mucho recorrido por culpa de caídas en las anteriores pruebas del tríptico de las Ardenas. También se quedó sin opción a competir antes de tiempo el campeón del mundo, Rui Costa (Lampre), afectado por una caída. Otro que terminaba la carrera sin llegar a los momentos decisivos fue Andy Schleck (Trek), aunque esto ya casi no es noticia, por desgracia.

Seis hombres, Venter (MTB), Lang (IAM), Minnaard (Wanty), Bono (Lampre), Koch (Cannondale) y Jacobs (Topsport) fueron los aventureros que se lanzaron desde el inicio a buscar protagonismo en la carrera. Eran los fugados del día. Entre ellos se disputaron el sprint de Bastogne, que ganaría el ciclista de Cannondale y los puntos por pasar primero las cotas, que también estaba premiado. Como en otras ocasiones, el ímpetu de estos corredores acabó cuando los de atrás quisieron. Bono, que aguantó hasta los últimos veinte kilómetros. Ahí comenzó la aventura de Pozzovivo y Arredondo… Lo dicho, una Lieja que, salvo su centenario aniversario, no dejará muchos recuerdos en el aficionado al ciclismo, sin menospreciar, ni mucho menos,  a Gerrans, que ya tiene en su palmarés dos monumentos: la Milán-San Remo de 2012 y la Lieja-Bastogne-Lieja de 2014.

Con esta carrera, como es costumbre, finaliza el tríptico de las Ardenas y lo hace con tres campeones diferentes. Philippe Gilbert ganó la primera prueba, la Amstel Gold Race; Alejandro Valverde, la Flecha Valona; mientras que Simon Gerrans hizo lo propio en la Lieja-Bastogne-Lieja. Desde que Gilbert ganara las tres en 2011, ningún ciclista ha logrado repetir triunfo en las Ardenas en un mismo año.

Fotografía con Licencia Creative Commons


Deja un Comentario