“El Tiburón” muerde en la carrera de “los dos mares”




Nibali se lleva la Tirreno-Adriático tras ser uno de los protagonistas día a día.
Nibali

Nibali con el tridente de campeón de la Tirreno Adriático. Foto: @TirrenAdriatico

La Tirreno-Adriático suele destacar por ser una carrera dura, con variedad de perfiles y con una buena participación. Este año la carrera italiana tenía todos los ingredientes para ser interesante y no ha defraudado a los espectadores, incluso la sexta etapa ha creado polémica por la dureza superlativa de algunas rampas. La victoria final ha sido para Vincenzo Nibali que reedita su título en esta carrera a pesar de haber cambiado el Liquigas por el Astaná. La segunda posición la ocupó Froome, del Sky y el tercero fue Alberto Contador que arrebató este plaza del podio el último día Joaquim Rodríguez, 5º, por tres segundos. Entre ambos se coló una de las revelaciones de este inicio de temporada, el polaco del Omega Pharma Kwiatkowski, que quedó a tan solo un segundo del pinteño.

La carrera comenzó con una contrarreloj por equipos en la que se impuso el Omega Pharma liderado por Tony Martin, Kwiatkowski y el hombre que se colocó primero en la general, el británico Mark Cavendish. Tras el equipo belga quedó el Movistar, que se presentaba con varios posibles líderes a esta carrera: Cobo, Amador, Visconti o Intxausti. La tercera plaza fue para el BMC, liderado por el buen contrarrelojista americano Taylor Phinney.

Las dos primeras etapas en línea acabaron en sprint. El primero de ellos fue sorprendente ya que ninguno de los tres principales velocistas que se presentaban a esta cita, como son Greipel, Sagan y Cavendish,  estuvieron en la cabeza de carrera. La victoria fue para Goss, que mantendrá su particular pugna con Howard por ver quién es el velocista del Orica GreenEdge, seguido del italiano del AG2R Belletti y el alemán del MTN Gerard Ciolek. El segundo sprint fue más corriente, se impuso el eslovaco Sagan seguido de Cavendish y Greipel. En estas dos etapas el liderato de la general fue para el sprinter británico.

Las etapas más duras comenzaban a partir de ahora, la primera de ellas con final en Prati di Tivo  en la que Chris Froome ganó la etapa seguido de Santambrogio y Nibali, colocándose como líder el polaco Kwiatowski. En la siguiente etapa el británico del Sky se enfundaría el maillot azul de primer clasificado, pero la etapa tendría color español ya que Joaquim Rodríguez vencería y Contador sería tercero, quedando entre medias el holandés Bauke Mollema. La sexta etapa fue la más polémica ya que los “muros” del 30% de pendiente intercalados en el recorrido fueron criticados por su excesiva dureza. Varios ciclistas tuvieron que bajarse de la bicicleta para superarlos, otros tuvieron que abandonar como Cavendish. Froome se descolgó en el último de estos “muros” y la victoria fue para Sagan en un sprint fácil ante Joaquim Rodríguez y Nibali, que llegaron junto a él a meta, colocándose el italiano como líder. La anécdota la protagonizó Taylor Phinney que, tras quedarse solo a falta de 130km, siguió en carrera para poder disputar la contrarreloj del día siguiente y llegó a meta fuera de control, pero la dirección de la Tirreno-Adriático no hizo la vista gorda y descalificó al americano.

El último día se disputó la contrarreloj individual en la que hacer grandes diferencias era misión imposible, ya que el recorrido era cercano a los 10km. El vencedor fue Tony Martin, seguido de Adriano Malori y del costarricense del Movistar Andrey Amador. Nibali certificó su victoria en la general, seguido de Froome y Contador, que superó a Joaquim Rodríguez en esta etapa para subir al podio.


Deja un Comentario